SECTOR NÁUTICO

CAOS EN ES FREUS

La insoportable presión marítima del canal de Formentera

La cuatro navieras que operan la ruta ofertan 25.000 plazas y realizan 85 travesías diarias a La Savina. El incidente entre dos buques el mes pasado trascendió porque se difundió un vídeo en las redes sociales, pero son habituales
JULIO GONZÁLEZ

El buque Bahama Mama, de la naviera Baleària, y el Kontiki II, de la empresa Aquabus, estuvieron a punto de colisionar en Es Freus el pasado 11 de junio.

El ferry, que opera la ruta Palma-Ibiza-Dénia, llevaba rumbo de colisión con la embarcación más pequeña, que realiza el trayecto entre Ibiza y Formentera. Por fortuna, no llegaron a chocar ni hubo que lamentar daños físicos ni materiales, aunque una de las pasajeras del Kontiki II se acabó tirando al mar presa del pánico porque pensaba que la colisión era inminente.



Este suceso pone de manifiesto el exceso de tráfico de embarcaciones de alta velocidad destinadas al transporte de pasajeros entre Ibiza y la pitiusa menor, a donde cada día llegan por mar miles de turistas y trabajadores. A día de hoy cuatro empresas de transporte operan la travesía entre Ibiza y Formentera: Balearia, Trasmapi, Formentera Cargo y Aquabus. Según los horarios oficiales de las compañías, se ofrecen diariamente un total de 84 trayectos desde La Savina (Formentera) hacia Ibiza, lo que eso supone unas 25.000 plazas diarias. En sentido contrario, de Ibiza hacia Formentera se realizan 86 viajes. Los trayectos comienzan a las seis de la mañana y concluyen pasada la medianoche. En las horas punta se juntan dos y tres embarcaciones maniobrando a la vez dentro del puerto.



Al tráfico de los denominados ferrys rápidos hay que sumarle el de buques de transporte con carga rodada y coches, tanto procedentes de la península como de la propia Ibiza y también el de las excursiones, con una media de 4.000 personas diarias, que llegan desde San Antonio de Portmany, Santa Eulalia, y de otras playas de Ibiza por la mañana y regresan por la tarde tras pasar toda la jornada en Formentera. Además, en la misma zona navegan diariamente durante la temporada alta un buen número de pequeñas embarcaciones de recreo.



Histórico de las escalas en los puertos de Baleares (Fuente: APB)



Esta situación de saturación se da en el canal marítimo que une Ibiza y Formentera, que forma parte del parque natural de Ses Salines, un espacio que engloba un conjunto de hábitats marinos con valores ecológicos y paisajísticos de primer orden y que se ve afectado por el continuo trasiego de embarcaciones.

El incidente del pasado 11 de junio ha trascendido a la prensa porque una tripulante acabó en el agua y otro grabó toda la escena en video y lo subió a sus redes sociales, pero las situaciones de peligro son constantes en Formentera.



Los capitanes de los ferrys se ven forzados a entrar y salir a velocidades inadecuadas –cabe recordar que la máxima en el puerto de La Savina es de tres nudos– para poder cumplir con los apretados horarios que se ofrecen, pues en algunos casos solo disponen de media hora para cubrir el trayecto y embarcar y desembarcar al pasaje. A menudo esta última operación se realiza sin parar los motores.



Lo curioso de la situación es que esta gran densidad de tráfico de embarcaciones, una de las más elevadas del Mediterráneo, se debe más a la intensa competencia entre las empresas de transporte que a la demanda real de tráfico. En temporada alta hay una mayor necesidad de plazas pero hay algunas horas del día que registran muy poca afluencia de pasajeros, así que la media de ocupación en los meses de julio y agosto es del 30 por ciento, mientras que en junio y septiembre desciende hasta cerca del 15 por ciento.



Aunque resulte extraño, las navieras se ven forzadas por la Autoridad Portuaria de Baleares a ofrecer más frecuencias para poder optar a los «slots» de los mejores horarios, que van llenos y sí resultan muy rentables. La situación se ha agravado en los últimos años porque Balearia y Trasmapi ofrecían sus servicios de forma conjunta hasta 2011 pero la Comisión Nacional de la Competencia les obligó a operar de forma individual e independiente y doblaron su oferta. La memoria de la APB correspondiente a 2017, la última disponible en el apartado de transparencia de Ports de Balears, revela que Ibiza y Formentera son, con diferencia, los puertos con mayor número de escalas de Baleares, con 20.047 y 18.563 escalas, respectivamente, frente a las 3.142 de Palma, las 1.941 de Alcúdia y las 521 de Mahón.


Skipper Sailing