38 COPA DEL REY MAPFRE

COMPETICIÓN

Así funciona el nuevo sistema de clasificación de la Copa del Rey

La creación de una ‘Serie Final’ pretende mantener la emoción hasta el último día
Julio González

La Copa del Rey MAPFRE incorpora este año un nuevo formato de competición cuyo objetivo es mantener la emoción en todas las clases hasta el último bordo. Es una de las dos grandes novedades de la presente edición, junto a la inclusión de una clase exclusivamente femenina.


RCNP

Javier Sanz, presidente del RCNP y del Comité Organizador, reconoce que es una apuesta arriesgada, «como todas las que hemos hecho», y apela al «espíritu innovador» de la Copa para buscar nuevos alicientes para la flota. «No es una ocurrencia. Todas las decisiones que tomamos son meditadas y consultadas con los expertos. Pensamos que dividir la regata en una fase previa y una final será beneficioso, y es evidente que la única manera de saberlo es poniéndolo en práctica».



Pero ¿en qué consiste exactamente esa fase final y de que modo puede influir en el resultado final? Gaspar Morey, oficial principal de Regatas, remite a los puntos 4 y 16 de las Instrucciones (documento que determina las normas de la competición). Ahí se explica que la 38 Copa del Rey constará de una «Serie Previa» de 8 pruebas (12 en el  caso de las clases Herbalife J80 y Purobeach Women’s Cup) y una «Serie Final» de 3 pruebas (5 para los monotipos antes citados). Será necesario que en la primera fase  se completen al menos 6 mangas (8 en J80 y la categoría femenina). La flota que por la razón que sea no alcance este número no disputará la «Serie Final». Es decir, que la clasificación se hará en ese caso con el sistema tradicional. La «Serie Previa» que se ajuste a la cifra mínima de regatas parciales permitirá un descarte.



Hasta aquí todo más o menos claro. La duda sobre cómo se conformará la clasificación definitiva se despeja en el punto 16.3 de las Instrucciones de Regata, el cual señala textualmente: «La puntuación total de cada barco será la suma de las pruebas de la ‘Serie Final’ (en caso de disputarse) más una puntuación igual a la posición de cada barco en la ‘Serie Previa’». La ventaja de quedar bien posicionado en la fase inicial de la competición –días 29, 30 y 31 de julio, y 1 de agosto– está en que se acumulan menos puntos para la regatas finales, que se disputarán los días 2 y 3 de agosto, sin posibilidad de descartes.



Gaspar Morey recalca que la división en dos fases no es clasificatoria, al no ser excluyente. «En la ‘Serie Final’ podrán competir todos los barcos con la puntuación que les corresponda en función de su posición en la ‘Serie Previa’. Nadie queda fuera los dos últimos días de regata». El sistema no es, por tanto, comparable a la Medal Race de las clases olímpicas, donde únicamente se miden los diez primeros clasificados. Hay un precedente de un método de clasificación parecido en en el Trofeo Princesa Sofía de 1994.



EXPECTACIÓN. Los armadores y regatistas se mantienen expectantes ante el cambio de mentalidad de competición que sin duda supone la creación de la ‘Serie Final’ de la Copa del Rey MAPFRE. Las opiniones se dividen entre quienes dan la bienvenida a cualquier modificación que contribuya a aumentar la emoción de la regata y quienes piensan que podría perjudicar a los barcos más regulares. Entre los que ven el cambio con buenos ojos se encuentran los regatistas Aureliano Negrín, Ricardo Maldonado y Jimena Acebedo, quienes valoran como algo sin duda positivo que la emoción por conocer al ganador se mantenga hasta el último momento.