PIRAGÜISMO

COMPETICIÓN

La piragüista Aida Caterina Bauzá, subcampeona del mundo sub23

La deportista del Reial Club Nàutic Portopetro se colgó la medalla de plata en la prueba de k-2 junto a la catalana Laia Pelachs
M.P.

El pasado fin de semana se disputó el Campeonato del Mundo Junior y Sub23 de piragüismo. La competición se celebró en la localidad de Pitesti (Rumania) y en ella participaron las mayores promesas de este deporte.


RCN Port de Pollença

Baleares contó rcon epresentación en la máxima prueba mundial con la presencia de dos palistas femeninas: Aida Caterina Bauzà, del Reial Club Nàutic Portopetro, que participó en categoría sub23 y Margalida Crespi, del Real Club Nàutic Port de Pollença, que lo hizo en categoría junior.



Aida Caterina Bauzà logró colgarse la medalla de plata en la prueba de k-2. La mallorquina formó equipo junto a la catalana Laia Pelachs y, tras una dura prueba, consiguieron cruczar la meta en segunda posición por detrás de las húngaras Karina Biber y Olga Bako. La tercera plaza fue para las bielorusas Lizaveta Vilkova y Uladzislava Skrihanava.



La deportista del Reial Club Nàutic Portopetro también consiguió un meritorio cuarto puesto en la prueba de k-4 en la distancia de 500 metros, entrando en meta solo dos segundos por detrás de las rusas, que se llevaron el bronce.



Aida Caterina Bauzà aseguró que “estoy muy contenta, tanto por el segundo puesto en K2 como por el cuarto en K4. La medalla de plata la conseguimos en una regata muy dura, con mucho viento en contra. Tuvimos que aguantar la presión porque nos iban apretando los otros barcos, íbamos por delante y teníamos que aguantar, nos ha salido bien».



Por otro lado, Margalida Crespi, palista del Reial Club Nàutic Port de Pollença, y perteneciente al centro de Tecnificación, formó parte del equipo nacional para la embarcación k-4 en categoría junior. Las españolas finalizaron en segunda posición de la final B, por lo que se clasificaron finalmente en la décimo primera posición.



La selección española de piragüismo cerró su participación en el Campeonato del Mundo Júnior y Sub-23 de Esprint acaparando siete medallas. Ala plata de Aida Bauzá y Laia Pelachs se sumaron el bronce en K1 500 júnior de Carla Frieiro, una plata en sub-23 de Pablo Graña en C1 200, y en categoría júnior, el oro de Cayetano García en C1 200 y el bronce de Gabriel Martínez en K1 200, Pablo Sánchez en K1 1.000 y Miguel Serrano junto a Adrián del Río en K2 1.000.



En el Campeonato del Mundo, que contó con la participación de 62 países, la delegación española finalizó en el noveno lugar del medallero.