MEDIO AMBIENTE

Los peces más extraños vistos en aguas de Baleares

El Registro de Datos de Peces Raros (DAPERA), creado en 2015, recoge observaciones de peces raros en el archipiélago
M.P.

El director general de Espacios Naturales y Biodiversidad, Llorenç Mas, y el director general de Pesca y Medio marino, Joan Mercant, presentaron ayer la actualización del Registro de Datos de Peces Raros (DAPERA). Esta base de datos, creada en 2015, recoge observaciones de peces raros en el archipiélago balear.


Port Calanova

Se consideran peces raros aquellos que no son habituales en aguas de Baleares pero también aquellos de especies comunes que registran medidas o pesos extraordinarios. Desde su creación, se han recogido datos de 38 especies diferentes. La mayoría (69%) fueron registradas en Mallorca; el resto, en Formentera (17%), Ibiza (8%) y Menorca (6%).



Algunos ejemplos de peces registrados en el DAPERA son un pez globo (Diodon hystrix), una especie propia de mares tropicales, de 7,8 kilos que fue capturado en 2016 en El Castell o una llampuga (Coryphaena hippurus) de 64 kilos de peso en Cala Santanyí, el mismo año.



Mas destacó la necesidad de contar con la colaboración ciudadana para dar un nuevo impulso a esta herramienta, todavía desconocida. El objetivo es mejorar la información disponible, sobre todo de peces sin interés comercial que, en algunos casos, se encuentran amenazados como especie.



Así, por ejemplo, destacó que hay un gran interés por recoger datos de especies nuevas en el Mediterráneo, como las migraciones lessepsianes (especies que llegan al Mediterráneo desde el Mar Rojo a través del canal de Suez) u otras que se consideran que son fruto del incremento del tráfico marítimo o el cambio climático.



Mas y Mercante obsequiaron con una camiseta a tres voluntarios que han colaborado con el DAPERA: Benjamín Reviriego, quién comunicó la captura de un ejemplar de anguila serpiente (Ophisurus serpens) en la Colonia de Sant Jordi. El ejemplar medía 14,6 centímetros y se encontró a una profundidad de 1,5 metros.



Montserrat Durà, que observó un ejemplar de mantelina (Gymnura altavela) que superaba los dos metros en reposo en la Reserva Marina del Toro, en Calvià y Pep Lluís Bosch, quien grabó un ejemplar de manta (Mobula mobular) a unas nueve millas de la Dragonera en dirección hacia Ibiza, pescando en unos 200 metros de profundidad.