HISTORIA, PATRIMONIO, LITERATURA

BOTÓN DE ANCLA

Juan Sebastián Elcano: 500 años de la mayor hazaña náutica de la historia

No hay discusión posible: la primera vuelta al mundo completada por el marino español, de cuyo inicio se cumplen hoy 500 años, es una de las mayores gestas de la historia de la humanidad
ANTONIO DEUDERO

Este 2019 conmemoramos varios "Quintos Centenarios" de gran envergadura: la primera circunnavegación de la tierra, de Elcano; la llegada de Hernán Cortés al actual México; la fundación de la ciudad de Veracruz o la fundación de la ciudad de La Habana. Hitos de la historia donde España es clara protagonista. 



Del primero de estos hechos versan estas líneas, aprovechando que hoy se cumplen 500 años de su inicio. Expedición marítima para abrir una ruta comercial con las islas de las especias, buscando un paso entre el océano Atlántico y el océano Pacífico. Su ideólogo fue el portugués Fernando de Magallanes que creía -al igual que Colón- en la posibilidad de hacerlo navegando hacia el Oeste, sin necesidad de ir con sus barcos por el Este bordeando toda la larguísima costa occidental de África. Acortaría el camino, así lo pensaba. Pero al presentar el proyecto a su Rey se encontró con que Manuel I desestimó su idea. Portugal ya conocía la ruta hacia Asia por África y no tenía necesidad alguna de financiar una nueva.



Magallanes decidió venir a España y exponerle a Carlos I el proyecto. Era tremendamente interesante, pues hablaba de una vía marítima alternativa a la costa africana dominada por Portugal. Así, un 22 de marzo de 1518 se firmaron las llamadas Capitulaciones de Valladolid (sistema tradicional en las Leyes de Castilla para cerrar este tipo de acuerdos) por las cuales se le otorgaba a Magallanes el título de Gobernador y Adelantado de todas las tierras que descubriese. A cambio de tan gran confianza Magallanes juró fidelidad y vasallaje al Rey de España, españolizando incluso su nombre, sirviendo siempre con lealtad a la Corona española incluso frente a los intereses de Portugal, su reino natural que le había dado la espalda.



Financiada íntegramente por la Corona española, la expedición quedó compuesta por cinco naves que partieron de Sanlúcar de Barrameda un 20 de septiembre de 1519: Concepción, Victoria, San Antonio, Santiago y Trinidad.



Portugal quiso evitar por todos los medios la empresa emitiendo una queja formal a Carlos I para que ni tan siquiera zarparan. No lo consiguió, pero Carlos I se comprometió a que sus expedicionarios no tocarían tierras portuguesas. Desde Portugal se mandó darles caza en todos sus dominios, lo que complicó enormemente el proyecto, además de causar por ello muchas muertes entre sus miembros.



Tras dos años de navegación, un 27 de abril de 1521, habiendo llegado hasta las Islas Filipinas, Magallanes moría en la playa de Mactán luchando contra los indígenas que allí habitaban.



Tras diversas vicisitudes, finalmente Elcano tomó el mando y programó la vuelta desde Asia sin escalas. Al mando de la nao Victoria atravesó el océano Índico, navegando lejos de la costa por temor a que le apresaran los portugueses. Fue una travesía sobrehumana, completando de forma épica la primera circunnavegación del globo. Habían transcurrido prácticamente tres años. Antonio Pigafetta, cronista de la expedición, escribió:



“Gracias a la Providencia, el sábado 6 de septiembre de 1522 entramos en la bahía de San Lúcar [...] Desde que habíamos partido de la bahía de San Lúcar hasta que regresamos a ella recorrimos, según nuestra cuenta, más de catorce mil cuatrocientas sesenta leguas, y dimos la vuelta al mundo entero [...] El lunes 8 de septiembre largamos el ancla cerca del muelle de Sevilla, y descargamos toda nuestra artillería.”



En mangas de camisa, descalzos, con cirios y en procesión se dirigieron a la iglesia de Nuestra Señora de la Victoria y a la capilla de la Virgen de la Antigua de la Catedral de Sevilla. El cuadro pintado en 1919 por Elías Salaverría Inchaurrandieta, que está en lugar destacado del Museo Naval de la Armada en Madrid, refleja a la perfección ese momento.



En reciente entrevista, Ángel Alvariño, patrón de la réplica de la Nao Victoria, definía la dimensión de esa navegación heroica: "Fue como ir a la luna".



Pero comprobamos con tristeza cómo la leyenda negra sigue teniendo efecto hoy día, pues el Gobierno de España ha decidido, como si se avergonzara a la hora de resaltar esta hazaña naval tan importante, acceder a compartir un supuesto mérito con Portugal. Es increíble.



Por suerte, la iniciativa privada supera estas cosas. Ejemplo de ello es la película animada de la productora Dibulitoon Studio, SL "Elcano, La Primera Vuelta al Mundo" y su canción "Confía en el Viento" del conocido grupo “La oreja de Van Gogh”. O las publicaciones del perfil tuitero @Ruta_Elcano, sin desperdicio por su rigurosidad y detalle, incluso con un vídeo en GoogleMaps con las rutas y lugares donde se fueron produciendo las bajas de la expedición a lo largo de aquella gesta.



Honor y Gloria a nuestros héroes de España. En este caso un vasco, de Guetaria.



 “Primus Circumdedisti Me /  Tu regere imperio fluctus Hispane memento"



 (El primero que la vuelta me diste / Recuerda España que tú registe el imperio de los mares)


Independence Space 20 por ciento menos