SECTOR NÁUTICO

MENSAJES EN BOTELLAS

Tacones de vértigo en los muelles de Mónaco

Moda, acrobacias, aire cargado de hormonas comerciales y mucha testosterona en el MYS 2019
OSCAR SICHES

Empezó a gustarme la moda en los años 70. Navegar en el delta del Tigre fue mi típico fin de semana, muchas veces con una pareja francesa, ella tenía en ese momento la mejor "maison de couture" de Argentina, un edificio de 5 pisos en el mejor vecindario, 4 modelos en nómina, telas propias producidas en Europa . . . Vanina de War era un nombre a respetar, y disfrutábamos una amistad unidos por una diferencia de edad de 40 años.


Independence Space 20 por ciento menos

Recién cumplidos los 20, fui una esponja de sus enseñanzas: cómo usar perfumes, protocolo social, modales, observación de detalles, la moda como combinación de una persona y su vestimenta. Vanina pensaba que cuando recuerdas detalles que no son el tema principal de un evento, algo iba mal, pero recordarías el evento de todos modos, por lo que se lograba parte del propósito.



Pasé el miércoles en el Monaco Yacht Show. Un buen amigo mío que trabaja para una de los principales brokers mundiales mencionó que las pequeñas empresas ya no exhiben en stands, sus miembros circulan y se encuentran con colegas y clientes, mientras las grandes empresas contratan cada vez más superficie y fortalecen su presencia.



El 50% de los expositores eran desconocidos para mí, que fui visitante habitual de este evento desde mediados de los 90 y testigo presencial de la fantástica transformación y proyección a nivel mundial  del mismo gracias al genio de Luc Pettavino. Había personas muy elegantes caminando por los muelles, y una gran multitud de treintañeros de ambos sexos dispuestos a tener éxito y esperando en sus stands la llegada del cliente mágico que podría cambiar su futuro (inmediato, tal vez).



MYS no es una garantía de éxito, es para algunos la plataforma para un posible crecimiento, para muchos la plataforma para confirmar su liderazgo. Se asiste al MYS tanto para estar allí como para no dejar de estar. En los muelles, personas dispuestas a ver y ser vistas y, sobre todo, kilómetros de tacones altos. Se debe prestar más atención a las técnicas acrobáticas necesarias para permanecer de pie mientras se camina con gracia por la superficie irregular de los muelles de Port Hercule con esos Jimmy Choo, Manolos, Louboutins o versiones similares tan atractivas y mucho más baratas que usan algunas mujeres dispuestas a ser elegantes sin exhibir un estado financiero en sus pies.



Remontando, pantalones, faldas, blusas y joyas. Mucho dinero gastado y algunas muestras de muy buen gusto muy bien llevado. Esto es una característica inherente a Monaco desde los ’50, y siempre ha sido objeto de observación y juicio  (sí, las mujeres también). Hace 20 años, una amiga azafata de avión me dijo que ellas juzgaban a los hombres por dos elementos principales: zapatos y relojes. La fortuna que gasté en relojes los años siguientes me hizo conocer mejor los relojes, sin ningún otro resultado. Los zapatos estaban fuera de discusión, a mí el aspecto nuevo de un zapato no me dura más de 15 minutos.  Diferente es el caso del Director general de un astillero de grandes yates, que conoció a su futura esposa como azafata de cabina de primera clase.



Las fiestas se han apoderado de las tardes y noches de Mónaco durante el Boat Show, y ahora son un elemento importante para definir quién es quién.



MYS, sin duda, ha cambiado con el tiempo. Cerró puertas muy apreciadas por muchos de nosotros, y abrió algunas otras que a veces no podemos asimilar fácilmente.



Moda, acrobacias, aire cargado de hormonas comerciales y mucha testosterona. Abrazos teatrales que no sucederían en un entorno normal y verdaderos signos de respeto y amistad entre navegantes de la vieja escuela.



Y también había muchos yates