SECTOR NÁUTICO

TRIBUNALES

Un juzgado paraliza el desahucio del Marítimo del Molinar

Archiva la petición de la APB porque el TSJIB ya ha admitido a trámite un recurso del club y le corresponde a este órgano decidir si cesa la actividad
JOSÉ LUIS MIRÓ

El Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 2 de Palma ha desestimado la solicitud de la Autoridad Portuaria de Baleares (APB) para acceder a las instalaciones del restaurante del Club Marítimo Molinar de Levante (CMML).



Según entiende el magistrado Alejandro González, la medida no puede ser autorizada dado que el Tribunal Superior de Justicia de Baleares (TSJIB) admitió a trámite el pasado mes de septiembre un recurso del club contra la revocación de su autorización de ocupación del puerto. La competencia, sostiene el Juzgado de lo Contencioso, es del TSJIB, por lo que desestima la solicitud urgente de entrada y archiva el procedimiento.



La resolución judicial, contra la que la APB puede presentar recurso, ha sido acogida con alivio por parte de la directiva del Club Marítimo del Molinar, que la interpreta como un “toque de atención” al organismo portuario por su “precipitación” y como una manera de preservar el derecho de defensa del club. “No cabe duda de que es una buena noticia, pero nosotros preferimos ser prudentes y confiar en que la justicia termine fallando a nuestro favor”, asegura Rafael Vallespir, presidente del CMML.



La APB inició el pasado mayo tres expedientes sancionadores contra el Club Marítimo Molinar por desobedecer los requerimientos de cierre. Una primera multa, que asciende a 60.000 euros, responde a la negativa de la entidad “a cesar la actividad en el edificio ubicado a la dársena del Caló den Rigo del Molinar, habiendo sido requerido por la APB por mor de la ejecución de las obras de adecuación de la zona”.



Una segunda sanción, también de 60.000 euros, es por la supuesta “cesión a un tercero de la Autorización de Ocupación Temporal (AOT) concedida al CMML para la actividad de restaurante”, mientras que la tercera, de un importe de a 15.000 euros, obedece a la “retirada de los carteles informativos del cese de las actividades del CMML y del restaurante por motivos de seguridad en la ejecución de las obras de adecuación de la zona, colocados por la APB durante los días 9 y 13 de mayo”. En total 135.000 euros de multa que todavía penden sobre el club.


SUSCRÍBETE

La tensión entre el CMML y la APB no ha cesado de ir en aumento desde que el la directiva del club, con el soporte de su asamblea, presentó alegaciones al proyecto de reforma del puerto que Puertos está desarrollando con recursos públicos. Este plan contempla mantener las dimensiones y el número de amarres, así como la construcción de dos muros: uno en el puerto (ya visible) y otro, sumergido, frente a la bocana.



El CMML criticó que la APB pretendiera construir este dique exento sin informe de impacto ambiental, algo que sí se le exigió al club en su frustrado proyecto de ampliación. Ninguna asociación ecologista local se ha quejado por este hecho; todo lo contrario: tanto GOB como Terraferida y la plataforma Al Molinar Port Petit apoyan a Puertos en su batalla contra los socios del CMML.



Rafael Vallespir, por otro lado,  acusa al presidente de la APB, Juan Gual de Torrella, de haber mentido a los socios de la entidad, a los que prometió 50 años más de concesión si  retiraban su proyecto (que tenía luz verde del Ministerio de Medio Ambiente) y aceptaban el plan que él les proponía.



Esa promesa, denuncia Vallespir, no se puede cumplir, ya que, por un lado, la ley no contempla plazos de medio siglo y, por otro, impide otorgar adjudicaciones a dedo. Si el CMML, fundado en 1917, decano de la náutica balear, quiere seguir gestionando su puerto, deberá presentarse a una competencia de proyectos abierta a otras asociaciones deportivas o empresas.