MEDIO AMBIENTE

CONTAMINACIÓN MARINA

Truyol clausuró 18 veces las playas de Palma antes de que saltara el escándalo de los vertidos

Emaya había realizado 1.544 vertidos con un caudal de más 9 millones de metros cúbicos desde 2003 hasta octubre de 2018
MALLORCA PRESS

La ex presidenta de Emaya Neus Truyol ordenó la clausura durante 18 días de las playas de Can Pere Antoni y Ciudad Jardín  desde mayo de 2015, coincidiendo con su nombramiento en la pasada legislatura, hasta mayo del año siguiente, fecha en la que Gaceta Náutica publicó en las redes sociales el vídeo que destapó el escándalo de los vertidos de aguas residuales a la Bahía de Palma. El Ayuntamiento de Palma ha confirmado hoy que en ese periodo se produjeron 16 vertidos potencialmente peligrosos para la salud pública y la bandera roja ondeó en alguna de las dos playas un total de 18 jornadas.



Gaceta Náutica realizó el pasado mes de octubre esta consulta al consistorio para comprobar si, efectivamente, la actual regidora de Urbanismo y presidenta de Emaya en la anterior legislatura había clausurado -y de ser así cuántas veces-, las zonas de baño de la ciudad de Palma antes de que el problema de los vertidos al mar se hiciera público y notorio.



Neus Truyol está siendo investigada en unas diligencias judiciales abiertas por la Fiscalía de Medio Ambiente (inicialmente informativas) que fueron asumidas por el Juzgado de Instrucción número 12 tras una denuncia a título particular del abogado Yago Fiol. La regidora asegura que bajo su presidencia, ante la imposibilidad de evitar los vertidos debido al estado obsoleto de las depuradoras, se izó la bandera roja cada vez que las aguas no fueron aptas para el baño. Según la información facilitada hoy por el Ayuntamiento, esto ocurrió antes incluso de que el asunto saltara a los medios.



Los vertidos de aguas grises o mal depuradas se vienen produciendo de forma masiva desde hace al menos 16 años. En realidad son muchos más, pero no hay registros históricos anteriores a 2003 y los existentes entre ese año y 2011 son oficiosos. Hasta hace un año, de acuerdo con datos facilitados por Emaya, se produjeron 1.544 vertidos, con un caudal de más 9 millones de metros cúbicos. Los años más «negros» fueron 2011 y 2016, en que se superaron los 1.500 millones de litros de vertidos potencialmente contaminantes.


Independence Space New