CLUBES

GALARDONES

Xisco Estarellas, el hombre que abrió las rutas de nuestros sueños

Discurso de la directora de Gaceta Náutica, Elena Pipó, en la presentación del Premio Brújula a la trayectoria personal: "A Xisco le estaremos siempre agradecidos por haber abierto las rutas de nuestros sueños y haber vivido las vidas que otros hemos decidido aparcar por las urgencias"
MALLORCA PRESS

El año pasado incorporamos a los Premios Timón un galardón especial destinado a reconocer trayectorias personales que hayan servido de inspiración para el desarrollo de lo que hoy conocemos como náutica de recreo.



El historiador Bernat Oliver data el nacimiento de la náutica en Mallorca a finales del siglo XIX, con la creación de los primeros clubes de regatas. Hasta ese momento el mar era un espacio exclusivo para el comercio, la guerra y el trabajo. A nadie se le había ocurrido navegar sólo por placer.



Huelga decir que sin la existencia de esos pioneros hoy no existiría el sector náutico y este puerto lleno de veleros sería, seguramente, una explanada de contenedores.


Alcudiamar

No podemos homenajear físicamente a esos navegantes de hace 130 años, pero sí a los que siguieron su estela y hoy continúan entre nosotros.



Cuando a nuestro siguiente galardonado le dijimos que queríamos darle un premio, nos preguntó por qué.



Le dijimos que “Por ser  parte de la historia de la náutica”.



A lo que él respuso: “Otra cosa no sé, pero a mis 80 años más que histórico soy una pieza de museo”.



Xisco Estarellas, nuestro querido Capitán Tormenta, ha recorrido decenas de miles de millas, ha circunnavegado el planeta con sus hijos, ha cruzado nueve veces el océano Atlántico y ha explorado hasta el último rincón de los mares de Ulises.



Si de él dependiera, hoy no estaría aquí, sino en remojo, navegando, rumbo a donde le llevara el viento, a bordo del Shira, su barco, en la búsqueda infinita de su propia Ítaca.



A Xisco le estaremos siempre agradecidos por haber abierto las rutas de nuestros sueños y haber vivido las vidas que otros hemos decidido aparcar por las urgencias. Y sobre todo por habérnoslo contado con ese verbo único e irrepetible.



Entrega: Lydia Pérez, Project Manager de Alcudiamar