PUERTOS

POLÉMICO TRIBUTO

Aluvión de recursos pidiendo la suspensión de la «mordida» de la APB

Autónomos y pequeños y medianos empresarios exigen que la tasa a las empresas de reparación quede sin efecto en el próximo consejo de administración del ente portuario por tener un “vicio de nulidad de pleno derecho"
JOSÉ LUIS MIRÓ

El registro de la Autoridad Portuaria de Baleares (APB) ha recibido hoy una avalancha de recursos presentados a título particular por empresarios del sector y trabajadores autónomos contra la tasa que pretende gravar con entre un 1,5% y un 2,5% la reparación de embarcaciones en los varaderos y puertos deportivos de las islas, una medida que afecta a medio millar de empresas.



La imposición de esta “mordida” sin que haya existido coordinación con otras autoridades portuarias (como las de Valencia o Cataluña, donde la tasa no se aplica) ha puesto en pie de guerra al sector náutico balear, muchas de cuyas empresas han optado por librar la batalla al margen de las patronales mediante la presentación de un escrito en el que se emplaza directamente a la APB a suspender la tasa. Alegan que se ha detectado “vicio de nulidad de pleno derecho, al faltar el estudio económico financiero, así como la memoria que exige la ley”. Es decir, que no se han calibrado las consecuecias de la entrada en vigor de la medida.



La polémica tasa fue aprobada por el Consejo de Administración de la APB el pasado junio, aunque no apareció publicada en el BOE hasta el mes de noviembre, cuando muchos empresarios y autónomos del sector se enteraron de que a partir de enero, si la APB no recula, tendrán que pagar a Puertos un 1,5% o un 2,5% del conjunto de su facturación, dependiendo de si el trabajo se ha realizado en un varadero o en un puerto deportivo.





Las patronales que representan al sector en el consejo aseguran que se vieron forzadas a aprobar la tasa tras ser advertidas de que era “obligatoria” (al estar contenida en la Ley de Puertos del Estado) y de que podían incurrir en “responsabilidades legales” si votaban en contra. Fuentes jurídicas han explicado que esta supuesta exhortación hurta la libertad de los consejeros para decidir en conciencia y defender los intereses de los colectivos a los que representan. 



Tanto la Confederación de Asociaciones Empresariales de Baleares (CAEB) como la Cámara de Comercio han solicitado una moratoria en la aplicación de la tasa “hasta que se aclaren las dudas jurídicas sobre su implantación” y tras saberse que no se está aplicando ni en Valencia ni Cataluña.



CAEB teme que la “mordida”  de Puertos afecte a la competitividad del sector náutico balear, especialmente si no se aplica en otras regiones de España y se suma al hecho de la insularidad. Empresarios y autónomos consultados por Gaceta Náutica van más allá y hablan sin tapujos del “desastre” que conllevará la implantación de una tasa que ha permanecido latente en la Ley de Puertos del Estado y de repente se ha activado en Baleares, “en perjuicio de una industria que se considera estratégica”.



Las pymes del sector y reparación de mantenimiento se preguntan cómo es posible que los cruceros turísticos estén bonificados en el puerto de Palma y, sin embargo, se implanten una tasa que pretende confiscar incluso la parte del trabajo que se realiza fuera de los puertos.  La APB ha hecho saber a un empresario que si un mecánico recoge un motor en un puerto (lo cual le lleva por ejemplo dos horas) y luego lo repara en su taller de un polígono industrial (seis horas más de trabajo), el 2,5% se calculará sobre la totalidad del trabajo. Es decir, que Puertos quiere cobrar incluso por lo que se produce en un polígono industrial donde carece de toda competencia.



Fuentes del consejo de la APB atribuyen la activación del Pliego de Condiciones Particulares del Servicio Comercial de Reparación de Buques, en el que se incluye la polémica tasa, a la insistencia de José Llorca, ex presidente de Puertos del Estado, representante de esta institución en el máximo órgano de gestión de los puertos de interés general de Baleares.


Inspace