REPORTAJES

MENSAJES EN BOTELLAS

El narcotilus gallego

El artefacto detectado con 3.000 kilos de cocaína no era un submarino, sino un sumergible, lo cual lleva al autor recordar la historia de estas embarcaciones y a conjeturar sobre lo que supone navegar con una de ellas desde Colombia hasta Galicia
OSCAR SICHES

Hace un par de semanas que llegan noticias de Galicia sobre una embarcación que los medios bautizaron como “narcosubmarino" y que había sido hundida en la Ría de Aldrán abortando una operación de contrabando de más de 3.000 kilos de cocaína. Como en la tele!. Recordé la serie (buenísima) Fariña, que me había gustado tanto.



Comencé a leer el artículo y miré las fotos. Seguí leyendo, porque había algo que no cuadraba. Y entonces me di cuenta: lo que llaman submarino es un sumergible.



Revisé nuevamente la foto y como estaba en un bar de Santa Eulalia donde diariamente reciben el UH y el Diari, busqué el otro periódico y allí estaba la noticia en los mismos términos, hablando del submarino. La foto era diferente y permitía ver otros detalles que confirmaron mi certeza: casco plano en su parte superior, ausencia de timones de profundidad, torreta baja, escotilla de ingreso cuadrangular y no reforzada, ausencia de agujeros para llenar y vaciar los tanques de inmersión y tubo externo de escape del motor.



Los sumergibles navegan con su casco casi completamente sumergido, dejando la cubierta plana y la torreta sobre la superficie para poder ver el exterior al navegar y tener una entrada de aire para el motor y los tripulantes.



El primer buque de este tipo se construyó durante la Guerra de Secesión de Estados Unidos, a finales de 1861 y en sólo 101 días, ya que los Yankees (norte) se habían enterado de que los Confederados (sur) estaban construyendo un buque blindado (CSS Virginia) a partir del casco de una fragata en desuso al que agregaron placas de hierro de 10 centímetros de espesor que continuaban en las bandas hasta bajo la línea de flotación.



Era un invento de los franceses, quienes lo habían probado con mucho éxito en la Guerra de Crimea dándoles un disgusto a los rusos. Los yankees necesitaban poder enfrentarse a él con algo similar. La nueva construcción nació en Brooklyn bajo el nombre de USS Monitor, creación de un ingeniero de origen sueco, John Ericsson. Fue el primer buque que tuvo una torreta giratoria donde se hallaban los dos cañones de 279mm, enormes para un buque de menos de 60m, y que sólo ofrecía como blanco. La torreta tenía un blindaje de hierro de 200mm, y su aspecto, según comentarios de la época, era el de "un queso sobre una balsa".



Volvamos a los narcos sumergidos: la mala noticia es que haber descubierto este método de transporte es una genialidad, porque como no sea por chivateadas (como aparentemente en este caso), es extremadamente difícil detectarlos ya que la torreta da una señal de radar muy pobre al ser baja y de fibra de vidrio, y permanece semi sumergida entre las olas.  



En fotos del artículo de El País se ve el mando del motor (estándar en cualquier motora de 10-15m) y un rudimentario panel de control.  Se conjetura que no llevaban ningún equipo electrónico de navegación, sólo un compás magnético, para no ser detectados. Eso sí que lo discuto: no se cruza el Atlántico con un engendro así sólo navegando por estima y sin corregir permanentemente el rumbo, por lo menos llevarían un GPS portátil. Tengo la impresión de que a estos sumergibles los traen en buques y los botan fuera del área de vigilancia de las autoridades, a unos cientos de millas de la costa, porque el riesgo de un cruce es altísimo, son muy vulnerables al mal tiempo. Sea cual fuere el método que utilizan para llegar a Galicia, habrá que trabajar duro para frenarlos.





Cálculos, suposiciones y conjeturas de corte marítimo sobre el Narcotilus gallego.



Eslora: 22m



Manga: aprox.  3m



Puntal: aprox.2m



Motor: HP



Consumo: 18 l/h



Distancia hasta Galicia: 3.900 millas



(desde costa colombiana en el Caribe)



Velocidad: 7 nudos



Corriente en contra (ecuatorial norte): 0,4 nudos/3000MN



Velocidad promedio: 6,6 nudos



Horas: 591 (24,6 dias)



Consumo: 10.600 litros





Volumen aprox.   2/3 x (ExMxP): 88m3



Flotabilidad aprox: 88.000kg



Casco y equipamiento: -25.000kg



Carga: -3.000kg



Combustible 12.000 x 0,83 (densidad del gas oil)= -9.960kg



Vituallas 3 tripulantes: -400kg



Agua: -700 kg



Lastre, por tanto, necesario para sumergir el casco: 48.940kg o depósitos de 49m3 de agua



Grúa necesaria para botar el sumergible vacío desde un buque: 35.000kg (se carga una vez botado)



Grúa necesaria para izar sumergible hundido: 100.000 kg.





Un sumergible navegando con mal tiempo (Beaufort 6 y superior) puede comenzar a hacer agua por las ventilaciones para tripulación y motor, ya que su casco permanece semi sumergido no subiendo y bajando la ola, sino que tiende a pasar a traves de ella, y las olas pasan sobre la torreta. En esas condiciones, el movimiento del sumergible hace muy difícil el descanso de los tripulantes, aunque tuviera instalado un piloto automático. Sobrevivir se sobrevive, pero el físico acusa el palo. Si el mal tiempo fuera 7 Beaufort o superior, habría riesgo de hundimiento o de parada del motor.



Según la Pilot Chart del Atlántico Norte durante noviembre, una embarcación siguiendo la ruta Barranquilla - Galicia podría encontrarse con vientos por la amura de Babor, Beaufort 5, en la última cuarta parte del viaje, y encontraría vientos del NE B4 (Alisios, en contra) durante casi todo el viaje.  Por ello es por lo que para ir en yate del Mediterraneo al Caribe se eligen estas fechas, porque el viento está a favor. 


¿TE GUSTA LO QUE HACEMOS?
HAZTE SOCIO DEL CLUB GACETA NÁUTICA.

Numerosos aficionados a la mar son lectores asiduos de Gaceta Náutica en sus versiones digital e impresa. Nuesta audiencia no ha dejado de crecer en los últimos años. Pero las sucesivas crisis han provocado una importante merma en la contratación de publicidad, nuestra única fuentes de ingresos.
Desde nuestra fundación en 2002 hemos sido un medio gratuito y queremos seguir manteniendo ese espíritu. Nuestras noticias siempre estarán en abierto para quien quiera leerlas o compartirlas. Para que esto siga siendo posible hemos puesto en marcha una campaña de contribución voluntaria mediante suscripción, una especie de taquilla inversa que funciona de una manera muy sencilla: si te gusta lo que hacemos, puedes apoyarnos con una contribución y pasarás a formar parte del Club GN.
Gaceta Náutica se ha caracterizado históricamente por su independencia y por publicar informaciones que no tienen eco en otras publicaciones del sector. Esta forma de entender el periodismo nos ha hecho acreedores de algunos premios como el que nos otorgó en 2017 la Asociación de Periodistas de las Islas Baleares (APIB) por nuestra investigación sobre la contaminación marina.
Contamos con poder mantener nuestro producto mediante un sistema mixto de financiación basado en la libertad comercial y el soporte de nuestro lectores socios del Club GN.
Esperamos haberte convencido y si no es así, no importa: sigue abriendo la Gaceta Náutica cuando quieras. Estaremos encantados de informarte.