PUERTOS

CONCESIONES

El Club Marítimo del Molinar pide una competencia de proyectos

La histórica entidad ofrece invertir dos millones de euros en cuanto la Autoridad Portuaria de Baleares termine las obras del puerto para poder recuperar la gestión de los amarres y fomentar el deporte de la vela
M.P.

El Club Marítimo Molinar de Levante (CMML), el más antiguo de Baleares, se resiste a desaparecer. A pesar de los crecientes rumores que apuntan a que la Autoridad Portuaria de Baleares (APB) no está ya por la labor de conservar esta institución de la náutica recreativa en Baleares, los dirigentes del CMML mantienen su confianza en que el presidente del organismo portuario cumpla su «promesa», hecha el 22 de febrero de 2017, de «aceptar la propuesta del club». 


Fan not

«Nosotros no podemos hacer caso de dimes y diretes, sino actuar en función de los compromisos que la APB adquirió públicamente hace tres años a través de su presidente, Juan Gual, cuando prometió a los socios del club que, una vez concluidas las obras de reforma, recuperarían la gestión de las instalaciones», asegura Rafael Vallespir, presidente del CMML, que añade: «No creo que en este tiempo se haya producido ningún cambio legal que nos impida optar al puerto, así que hemos iniciado el trámite para recuperar la gestión».

El trámite al que se refiere Vallespir ha consistido en solicitar a la APB que abra una competencia de proyectos en virtud del artículo 85 de la Ley de Puertos del Estado y la Marina Mercante para las licitaciones destinadas a entidades sin ánimo de lucro con fines sociales (tal es el caso del CMML) y para embarcaciones no superiores a los 12 metros de eslora. Esta petición lleva fecha del 27 de junio de 2019, si bien la APB no ha hecho público de momento el inicio del expediente ni ha dicho si optara por esta vía o un concurso abierto a cualquier tipo de empresa. 

La solicitud del club fue reiterada el 26 de noviembre de 2019, fecha en la que se presentó un segundo escrito incorporando diversa documentación, como el plan social, el proyecto básico, la memoria económico financiera y una garantía provisional por un importe de 32.800 euros, correspondiente a 2% del presupuesto de obras e instalaciones adscritas a la concesión. La propuesta de actividad se resume en el mantenimiento del Club Marítimo del Molinar de Levante como instalación náutica y en su uso para el fomento del deporte de la vela. La entidad está dispuesta a invertir dos millones de euros, de los cuales 600.000 saldrían del bolsillo de los socios amarristas.

El CMML ha sido titular, a lo largo de más de un siglo, de cuatro concesiones administrativas otorgadas en 1919, 1929 y 1946 para ocupar, hasta esa fecha, una superficie de 345 metros cuadrados en tierra y otros 1.378 ganados al mar en la zona de servicio del puerto de Palma. En 1992 se le dio una cuarta concesión de 1.235 metros cuadrados y 5.284 de espejo de agua. Dicho permiso finalizó el 22 de febrero de 2018. 

El club solicitó una Autorización de Ocupación Temporal (AOT) por un periodo de tres años que, no obstante, se dio por finalizada en cuanto la APB consideró que era incompatible con el desarrollo de las obras que realiza en el interior de la dársena y en la zona exterior del puerto, donde ha construido un dique exento de 12 x 57 metros para frenar el oleaje.



«El compromiso era aceptar la propuesta que saliera del club»



En las últimas fechas se ha extendido el rumor de que la Autoridad Portuaria de Baleares, que ha expedientado al Club Marítimo por retirar carteles y negarse a cesar la actividad del restaurante (hasta el mes pasado), está buscando opciones alternativas a la renovación de la histórica entidad náutica, con la que, según insiste Vallespir, «no ha roto formalmente su compromiso» 

El presidente del CMML recuerda que aún se puede leer en la página web de Ports de Balears un titular que reza: «La APB aceptará la propuesta del Club Marítimo Molinar de Levante de presentar un nuevo proyecto para dar continuidad a su concesión».