VELA LIGERA

VELA OLÍMPICA

La mallorquina Paula Barceló y la gallega Támara Echegoyen, campeonas del mundo de 49er FX

Meda Race de infarto en el campeonato disputado en Geelong (Australia)
M.P.

Impresionante cierre de los campeonatos de Mundo de 49er, 49er FX y Nacra 17 en Geelong, Australia, del que España se despide con título mundial para Támara Echegoyen y la mallorquina del CN Arenal Paula Barceló, plata para Diego Botín y Iago López Marra en 49er, y un 6º puesto para Tara Pacheco y Florián Trittel en Nacra 17.



La jornada ha sido espectacular, con viento de hasta 20 nudos y dos regatas de flota para cada clase antes de pasar a las regatas finales, las Medal Race.


Inspace

Con Tamara Echegoyen y Paula Barceló (Movistar) en la primera posición de la tabla, a un solo punto de las británicas Dobson y Tidey, llegaba la Medal Race de los 49er FX. Con 20 nudos de viento, la final fue complicada con las españolas e inglesas en una lucha interminable desde la línea de salida en una regata de infarto. Con Tamara y Paula por delante, el último tramo de la prueba fue una prueba de control de la embarcación y los nervios. Echegoyen y Barceló hicieron una muestra de poderío y navegación, mientras sus contrincantes –por detrás de las españolas– volcaban en el último tramo. 



Los Nacra 17 estrenaban la ronda de finales, con Tara Pacheco y Florián Trittel mejorando posiciones respecto a jornadas anteriores tras firmar un cuarto y un quinto en las últimas regatas de flota. La canaria Tara Pacheco y el catalán Florián Trittel cerraban su participación en el mundial con un tercer puesto en la Medal Race que les valía para clasificarse en sexta posición de la general. El campeonato del Mundo ha sido para los británicos Gimson y Burnet, que arrebataban el oro a los australianos Outtridge y Outtridge en esta última jornada.



Los encargados de cerrar estos apasionantes mundiales eran los 49er. Diego Botín y Iago López Marra (Quirón Salud) subían del tercer al segundo cajón del podio antes de la Medal Race, y en ella entablaban un cuerpo a cuerpo con los austriacos y alemanes, principales enemigos de los españoles. El pulso lo ganaban Botín y López Marra haciéndose con la plata.