SECTOR NÁUTICO

POLÍTICA

La náutica recreativa de Baleares paga el déficit del transporte ferroviario

Ports IB tiene previsto aprobar una transferencia de 10 millones de euros de sus presupuestos a Serveis Ferroviaris de Mallorca (SFM), un hecho que el Comité de Empresa del ente portuario considera «inaceptable»
M.P.

El organismo Ports IB, que gestiona los puertos autonómicos de Baleares, ha previsto aprobar mañana, 20 de febrero, una trasferencia de diez millones de euros a favor de la empresa pública Serveis Ferroviaris de Mallorca. Esta suma se corresponde con la cantidad anual recaudada por el Govern en concepto de cánones de ocupación del espacio público y tasas a los puertos deportivos y clubes náuticos de las Islas.


RCN Port de Pollença

Si finalmente el consejo de administración da luz verde a la operación, que carece de precedentes en los años de existencia de Ports IB, cabrá inferir que la náutica recreativa sufraga el déficit acumulado por los trenes de Mallorca, actividad que le es del todo ajena. Este hecho ha suscitado polémica en el propio seno de Ports IB, cuyos trabajadores han recordado en una carta dirigida a los responsables del ente que los cánones tienen carácter finalista y deben ser destinados, además de a garantizar el sostenimiento de la estructura de la empresa pública de puertos, al cuidado y mantenimiento de las instalaciones portuarias de gestión directa.



La propuesta será discutida en una reunión extraordinaria del consejo de administración donde la trasferencia de los diez millones de euros aparece como único punto del orden del día. Según este documento, la decisión, pendiente de ratificación, fue adoptada el pasado 11 de febrero por la Conselleria de Hacienda y Relaciones Exteriores, “en cumplimiento del artículo 42 de la ley de presupuestos de la CAIB de 2020”. La convocatoria del consejo ha sido enviada con sólo dos días de antelación, y a firma su secretario, Antoni Armengol Grau.



El Comité de Empresa de Ports IB ha envíado un comunicado en el que considera "inaceptable que se esquilmen los recursos económicos de la empresa que están disponibles para realizar inversiones que son urgentes y extremadamente necesarias ligadas a nuestro ámbito de actuación para hacer frente a préstamos o inversiones de otras empresas públicas que nada tienen que ver con la finalidad institucional de Ports de les Illes Balears".



Los representantes de los trabajadores afirman que esta transferencia económica vulnera la Ley de Puertos de las Islas Baleares, en la que se establece que "los recursos tributarios recaudados por Ports de les Illes Balears se han de afectar al cumplimiento de la finalidad institucional que esta Ley le confía".



El Comité de Empresa considera que es preciso invertir estos 10 millones en el mantenimiento y mejoras de las instalaciones y servicios portuarios habida cuenta de "la existencia de numerosas quejas de usuarios y asociaciones náuticas debido al mal estado de nuestros puertos", ha remarcado. 



Además, el personal de la empresa pública portuaria lamenta que han solicitado la equiparación de sus salarios al servicio del ente, "en vista de la carga de trabajo y la responsabilidad que el personal ha venido asumiendo desde su creación en 2005, puesto que, a pesar de ser una empresa rentable, nuestros sueldos son entre un 15 y un 30% más bajos que los del resto de compañeros/as de la CAIB".