PUERTOS

CONCESIONES

Ports IB ratifica la transferencia de 10 millones para los trenes de Mallorca

El representante del Consell de Ibiza en el consejo de administración del organismo portuario se abstiene en la votación y recuerda que en su isla no hay ferrocarril
J.L. MIRÓ

El consejo de administración de Ports IB, presidido por el conseller de Territorio y Movilidad, Marc Pons, ha ratificado este mediodía la transferencia de 10 millones de euros procedentes de este organismo a la empresa pública Serveis Ferroviaris de Mallorca. Todos los consejeros han votado a favor, a excepción del representante de los clubes náuticos, que se ha abstenido aduciendo que la medida le suscitaba dudas legales; el del Consell de Ibiza, que también ha optado por la abstención y ha recordado que en su isla no hay trenes; y el del sindicato UGT, que se ha manifestado en contra.



La detracción de los fondos de los puertos autonómicos a favor de los trenes de Mallorca fue aprobada el pasado mes de diciembre dentro de la Ley de Presupuestos de la Comunidad Autónoma. Sin embargo, no trascendió públicamente hasta que hace dos días fue convocada una reunión extraordinaria del consejo de administración para darle luz verde.


Inspace

La mayor oposición  a la transferencia de los 10 millones, cantidad que equivale a algo menos de la suma de los cánones que pagan los puertos deportivos por ocupar el espacio público portuario, ha surgido en el seno de Ports IB, cuyo comité de empresa ha denunciado que la medida es contraria a la Ley de Puertos de Baleares y se ha adoptado sin un estudio por parte del área económica de la empresa pública.



La portavoz de los trabajadores, María D. Sánchez, ha declarado en Es Radio que la transferencia se aprueba sin tener en cuenta la afectación que puede tener a medio plazo sobre las arcas del organismo público que gestiona las instalaciones portuarias autonómicas. Sánchez ha lamentado, asimismo, que los empleados de Ports IB cobren de media 4.000 euros anuales menos que el resto de funcionarios de la comunidad autónoma mientras la empresa se dedica a regalar dinero a otros organismos públicos.



El presidente de la Asociación de Navegantes Mediterráneo, Biel Dols, ha calificado el hecho de “inaceptable” y ha insistido en que las autoridades deberían “hacer algo” por fomentar la náutica social. “Tener un barco es muy costoso, ya sea en puertos de gestión directa como indirecta, y no se entiende que ese dinero que procede de los navegantes y usuarios se destine al tren”.



No todo, sin embargo, han sido reacciones negativas. La Asociación de Instalaciones Náuticas Deportivas de Baleares (ANADE) ha emitido un comunicado en el que se “congratula” de que la empresa pública Ports IB destine parte de sus fondos remanentes a sufragar servicios públicos de Baleares, “en tanto demuestra que la náutica de recreo es una actividad que genera riqueza y redunda en beneficio de la sociedad”.



ANADE ha votado a favor de la medida al entender que “es una muestra de la solidaridad del sector náutico con el conjunto de la sociedad”, y ha recalcado que los puertos deportivos de gestión indirecta son, con diferencia, los que más dinero aportan a las arcas de Ports IB.



“Según las cuentas oficiales de este organismo, los concesionarios pagaron 11 millones de euros a Ports IB en concepto de cánones de ocupación del espacio público portuario en 2019 y se espera que esta cifra se incremente en 250.000 euros más en 2020, lo que representa más del 52% de los ingresos del organismo portuario autonómico”, agrega la nota de ANADE.