ENTREVISTA

«No atender a las grandes esloras repercutiría en todo el sector»

JUAN POYATOS

Diego Colón de Carvajal, consejero delegado de Astilleros de Mallorca, explica a Gaceta Náutica las características de su proyecto de un varadero para yates de hasta 5.000 toneladas en la zona de la actual Estación Marítima número 1, y defiende su modelo de gestión de “responsabilidad centralizada”. Asegura no tener nada que objetar a la propuesta de 20 empresarios que han anunciado un proyecto alternativo, siempre que se haga con “ideas, propuestas y juego limpio”   



 Pregunta.- ¿Qué ha solicitado exactamente Astilleros de Mallorca en la zona final de la Estación Marítima número 1, donde actualmente se embarca en el ferry rumbo a Barcelona?



Respuesta.-   Astilleros de Mallorca ha solicitado 68.000 metros cuadrados en seco para instalar un sistema de varada que sustituya los varaderos actuales, aumentando la capacidad hasta 5.000 toneladas.



 P.- ¿Su proyecto modificaría de algún modo la forma de trabajo actual de las empresas del varadero ya existente, situadas en ese mismo muelle?



R.-   Esta superficie solicitada no entra en conflicto con las instalaciones próximas ya existentes, que también van a ser ampliadas, ni Astilleros de Mallorca tiene ningún interés en modificar el régimen de funcionamiento de las empresas que operan allí. Todo lo contrario, nos interesa mucho tener cerca todo tipo de empresas del sector.


Inspace

P.-   ¿Su proyecto será entonces abierto o cerrado a otras empresas?



R.-  El modelo de explotación de Astilleros de Mallorca será el mismo que el actual, de responsabilidad centralizada. Aunque, como hasta ahora, las industrias auxiliares con las que colaboramos habitualmente seguirán operando igual, previsiblemente aún con mayor intensidad debido al aumento de volumen previsto y al tamaño de los barcos objetivo con las nuevas instalaciones. A buen seguro, al aumentar las esloras, aumentarán también las colaboraciones con empresas auxiliares. Las sinergias y alianzas actualmente son la clave del éxito. Ninguna empresa puede ofrecer el 100% de los servicios que demanda un superyate, nosotros no alcanzamos ni el 15%, el resto lo subcontratamos a empresas locales. Durante 2019, 352 empresas auxiliares trabajaron en proyectos de Astilleros de Mallorca con un total de 1.787 trabajadores externos en nuestras instalaciones.





P.- ¿Su proyecto contempla atender a embarcaciones de más eslora, cómo afectará eso al sector náutico general?



R.-  De no hacerse la inversión que tenemos prevista en nuestro proyecto, la capacidad de varada de la ciudad, que ahora es de 1.700 toneladas en nuestros varaderos, se vería reducida a 1.000 toneladas, lo que supondría la huida de una parte sustancial de nuestros actuales clientes, que irían a otros puertos. No atender a las grandes esloras repercutiría sin ninguna duda a todo el sector, y finalmente a toda la sociedad general. 



P.- ¿Qué están haciendo actualmente nuestros competidores? ¿Cuál es la tendencia del sector de la reparación de yates en Europa?



R.- Nuestros competidores en Barcelona, La Ciotat y Génova han hecho inversiones muy significativas en capacidad de varada hasta 5.000 toneladas, lo cual está desplazando ya  ese mercado a sus puertos.



P.- ¿Qué le parece que se presenten otros proyectos alternativos al suyo?



R.- Nada que objetar si se hace con ideas, propuestas y juego limpio.



P.- ¿Qué le diría usted a los empresarios del sector que puedan temer quedar fuera del negocio de los grandes yates?



R.- Que vengan a vernos a Astilleros de Mallorca y hablamos, que estamos abiertos a escuchar al que tenga algo que comentar o proponer. Hay que hablar para mejorar la industria, y sobretodo, les diría que no hagan valoraciones precipitadas, sin saber todo de primera mano, sin tener la información veraz.