ECONOMÍA

El Govern solicita a la APB que no confirme reservas de cruceros a partir de 2022

La Asociación Internacional de Líneas de Crucero (CLIA) considera que “no es momento de generar más incertidumbres en el sector turístico”
M.P.

El consejero de Modelo Económico, Turismo y Trabajo, Iago Negueruela, y el de Medio Ambiente y Territorio, Miquel Mir, han comparecido hoy en rueda de prensa para informar del estado de las gestiones del Gobierno para regular la llegada de cruceros a los puertos de las Islas Baleares.


Medusa Sail

Ambos consejeros han anunciado que el Gobierno solicitará a la Autoridad Portuaria de Baleares (APB) que “no confirme ninguna reserva de atraque para ningún crucero a partir del 1 de enero de 2022”. Esta solicitud se circunscribe únicamente al puerto de Palma y el objetivo que se persigue es “disponer de un marco de tiempo suficiente para continuar con las negociaciones” con el sector, en busca de un acuerdo que permita regular y limitar la actividad, “consiguiendo un escalonamiento efectivo y real en las escalas a Palma”.



Negueruela ha recordado cómo desde que empezó la legislatura, en julio del año pasado, se están manteniendo encuentros “al más alto nivel” y de manera coordinada entre ambas consellerías, el Ayuntamiento de Palma y la APB con CLIA, la Asociación Internacional de líneas de cruceros. “Así está recogido en los Acuerdos de Bellver y cumpliremos con los acuerdos”, ha manifestado el titular de Turismo.



En esta línea, Negueruela se ha mostrado seguro de “conseguir un acuerdo con las navieras” y ha recordado que se trata de una medida orientada a “proteger a nuestro principal sector y conseguir un turismo más sostenible”. Por su parte, Mir ha añadido que “el Govern ha tomado varias medidas ambientales de manera transversal y una de ellas es la de solicitar a la Autoridad Portuaria de Baleares esta moratoria, convirtiéndonos en la primera comunidad autónoma que lo reclama”.



Tras conocer las declaraciones del conseller Negueruela, el director nacional de la Asociación Internacional de Líneas de Crucero (CLIA)- principal autoridad y voz de la comunidad global de cruceros- Alfredo Serrano, ha señalado en una nota de prensa que “no es momento de generar más incertidumbres en el sector turístico. En la feria de Hamburgo, hace ya unos meses, empezamos unas conversaciones que esperamos que sigan avanzando y culminen en un acuerdo positivo para todas las partes”.



Serrano subraya la importancia de que el sector de los cruceros “perciba un escenario de certidumbre para poder avanzar en su planificación. Trabajamos con un plazo de anticipación de dos años y no atender las solicitudes de reserva afectaría al trabajo de las compañías y además tendría un efecto negativo en el impacto económico y también en el mercado laboral de las Islas, especialmente en el actual entorno de desaceleración económica”.



Cabe recordar que el último estudio realizado por la Autoritat Portuària de Balears (APB) en 2015, con la Universitat de les Illes Balears y la Cámara de Comercio, constataba que el impacto económico de la actividad de cruceros en Palma es de 224 millones de euros. De esta cantidad global, el 39,44 % fue a parar al pequeño, mediano y gran comercio, mientras que el 12,54 % y 12,46 % benefició a la oferta de alojamiento (hoteles) y transporte (taxis y autobuses de transporte regular y discrecional), respectivamente. La escala de un solo crucero en el puerto de Palma genera más de 325.000 euros de ingresos.



Finalmente, Alfredo Serrano ha remarcado que “todos nuestros esfuerzos, y entendemos que los del Govern también, están puestos en encontrar soluciones que satisfagan a todas las partes. Desde CLIA hemos demostrado en reiteradas ocasiones nuestra voluntad de diálogo porque queremos que el turismo de cruceros sea sostenible y una experiencia positiva tanto para los propios cruceristas como para los residentes de los destinos que visitamos”.