MEDIO AMBIENTE

MEDIO AMBIENTE

El Informe del Mar Balear pasa de puntillas por el problema de los emisarios

Las principales instituciones científicas de Baleares y el Govern de les Illes han presentado hoy esta iniciativa que recopila la información disponible. Los autores reconocen que los datos existentes son insuficientes para realizar un diagnóstico sobre el estado del mar Balear.
M.P.

El Parlament de les Illes Balears ha acogido la presentación de la primera versión del Informe Mar Balear (IMB), unana iniciativa que tiene por objetivo evaluar el estado del medio marino de las Islas Baleares y las presiones a las que está sometido.


Club de Mar

Para elaborar este informe, que cuenta con 101 indicadores, han aportado datos 25 instituciones, tanto públicas como privadas, y 60 personas, entre investigadores y personal administrativo, han participado en su elaboración.



El informe, es público y accesible y puede descargarse en www.informemarbalear.org, recopila, analiza y sintetiza los datos disponibles sobre el mar Balear hasta la fecha. A pesar de toda la información recogida, los autores coinciden en que no es todo lo que se necesita para poder realizar un diagnóstico sobre el estado del mar Balear.



De hecho, el libro, que ha sido coordinado por las doctoras Raquel Vaquer-Sunyer y Natalia Barrientos, pasa de puntillas por el problema de los emisarios. En el informe se adjuntan los datos de la calidad de las aguas de baño en base a la abundancia de coliformes.



Según estos análisis de bacterias fecales en playas de Baleares, que realiza la Conselleria de Salut i Consum, en 2019 el 85% de las 157 zonas de baño estudiadas tenían una calidad del agua excelente y tan solo una playa, que no se especifica en el informe, tenía una calidad insuficiente de sus aguas de baño.



La investigadora Raquel Vaquer-Sunyer, ha asegurado en la presentación en el Parlament que el mar balear está "en bastante buen estado de conservación" si se compara con otros territorios, sobre todo por la elevada población de posidonia oceánica, la mitad de toda la que hay en España.



El director de la Fundación Marilles, Aniol Esteban, ha asegurado que el mar es "el pilar de la prosperidad económica de Baleares y de su bienestar", y ha advertido de que hay una importante carencia de datos, que son imprescindibles para poder conservarlo. "Todos queremos conservarlo y para conservar es necesario saber", ha remarcado.



Esteban ha indicado que no se puede simplificar la evaluación del estado del mar y que si bien el informe ofrece más de cien indicadores al respecto señala carencias significativas como la falta de datos de tiburones y rayas, especies muy vulnerables; sobre la percepción del estado del mar de la población; de datos de la pesca recreativa y su impacto, y del gasto público y privado en conservación del medio marino, entre otras cuestiones.



CONTAMINACIÓN



También se recogen los datos del sistema de limpieza del Litoral gestionado por la Agència Balear de l’Aigua i la Qualitat Ambiental (ABAQUA) que recoge de residuos flotantes mediante embarcaciones. Sin embargo, las cifras no admiten comparación entre años pues ha habido variaciones en el tipo, la cantidad de embarcaciones y los meses de funcionamiento del servicio, y esto condiciona la cantidad total de peso recogida cada ejercicio.



Por último, el informe señala los datos, recopilados en un estudio de 2009, de concentración de contaminantes, tóxicos para los organismos marinos y para la salud humana, en los sedimentos. Las zonas más contaminadas por metales pesados son el puerto de Sóller y el de Maó (Menorca).



El análisis detectó contaminación por compuestos bifenilos policlorados (PCB) en Sant Antoni (Ibiza) y S’Algar (Menorca), por hidrocarburos en Cala Figuera, Cala Gamba y el puerto de Maó, por compuestos orgánicos volátiles (VOC) en Cala Figuera y el puerto de Alcúdia, y por pesticidas en Sant Antoni (Ibiza), Cala Blanca (Menorca), Cala Gamba (Mallorca) y S’Algar (Menorca).



Los investigadores reconocen que estos datos provienen de un único estudio de hace más de una década y pueden haber variado con el paso del tiempo, por lo que recomiendan su actualización.