SECTOR NÁUTICO

CORONAVIRUS

Algunas empresas de mantenimiento y todos los consignatarios siguen prestando servicio

La actividad en los puertos se limita a varaderos y abastecimiento de yates con personas confinadas
MALLORCA PRESS

Empresas de reparación y mantenimiento de embarcaciones siguen su actividad en los varaderos de Palma a pesar de la orden de confinamiento por la expansión de coronavirus COVID19 que mantiene el país prácticamente paralizado. Los puertos de Baleares están cerrados para el transporte de pasajeros y sólo se permite la entrada de mercancías. El Govern ha prohibido expresamente la navegación de recreo. La Comisión de Charter Náutico de la patronal APEAM ha informado de que se han cancelado todas las reservas hasta el mes de junio. Los clubes náuticos y puertos deportivos están clausurados.


Medusa Sail

Un operario del subsector de reparación ha asegurado a Gaceta Náutica que, a pesar de paralización de la actividad náutica, algunas firmas siguen prestando servicio “como si no pasara nada” porque “se miran en su competencia y deciden hacer lo que que hace su vecino”. De acuerdo con esta fuente, aunque la mayoría de trabajadores llevan mascarillas, es muy complicado respetar las normas de seguridad decretadas por el Gobierno, “cuando se realizan labores en el interior de las embarcaciones”.



Otras empresas de mantenimiento han decidido suspender su actividad y han recomendado a sus empleados que se queden confinados en sus domicilios hasta que cese el estado de alarma. Álex Casares, cofundador de Grupo Barco, empresario que en los últimos meses ha adquirido notoriedad por liderar la ‘revuelta’ sectorial contra la tasa de actividad en los varaderos y por su proyecto alternativo para el muelle de la Estación Marítima 1 (conocido como muelle de las gaviotas), remitió un vídeo a Gaceta Náutica, el cual se hizo viral en pocas horas, en el que explicaba las razones del cese temporal de su empresa. “Es un cuestión de responsabilidad. "No tiene sentido que nos confinen en fin de semana y el lunes nos dejen ir a trabajar rodeados de gente. Cuando antes paremos el coronavirus, antes podremos regresar a nuestros trabajos".



Quienes sí están manteniendo su actividad, dado que es un servicio en muchos casos de primera necesidad, son los consignatarios del puerto, que garantizan el abastecimiento de las tripulaciones –muchas de ellas formadas por ciudadanos extranjeros– que han quedado confinadas en sus barcos tras la declaración del estado de alarma. Estas empresas que prestan servicio a yates están a pleno rendimiento y algunos proveedores de comida han visto disparados los pedidos.