CORONAVIRUS

Talleres desinfectados y mascarillas en el astillero

Astilleros de Mallorca ha optado por terminar los servicios de mantenimiento que ya había empezado y da prioridad a los barcos que sirven de vivienda a sus tripulaciones.
JUAN POYATOS

Astilleros de Mallorca ha optadopor mantener la actividad dentro del marco establecido en el decreto de “alarma” emitido por el Gobierno. Los trabajasdores votaron a favor de permanecer activos. El objetivo, explica la empresa, es terminar las reparaciones y mantenimientos ya iniciados. Algunas embarcaciones son también la vivienda de muchas personas, tripulaciones que precisan disponer de elementos esenciales, como electricidad, aguas potables y grises o frigoríficos para poder vivir abordo. “No se podía dejar esas cuestiones básicas sin resolver. Era preciso terminar y entregar los barcos que así lo solicitaron”, afirma Carlos Morales, director general de la empresa, quien explica que se priorizaron los trabajos urgentes sobre otros que no eran imprescindibles.


Medusa Sail

Los trabajadores de Astilleros de Mallorca pudieron elegir entre varias opciones o modalidades de trabajo. Los que pueden realizar teletrabajo -administrativos, equipos de compras, comunicación, proyectos y diseño- optaron en gran parte por seguir con su labor desde sus casas. Otros prefirieron seguir con sus trabajos presenciales, incluso algunos de administración y contabilidad.



En muchos casos el teletrabajo es imposible en un astillero. Pintores, mecánicos o talleres de electricidad, "asesorados por los responsables de seguridad laboral de la empresa", redujeron su número al mínimo y se coordinó cada proyecto teniendo en cuenta las normas legales de seguridad y las especiales circunstancias derivadas de la emergencia sanitaria por el coronavirus. Los operarios que querían seguir en el astillero fueron equipados con material de seguridad sanitaria extra, como mascarillas, guantes, equipos de desinfección y monos de trabajo desechables.



Además, indica Morales, se realizaron limpiezas y desinfecciones especiales de equipos técnicos, locales, talleres, maquinaria e instalaciones comunes. Algunas secciones o departamentos cumplieron sus encargos previos y quedaron liberados de acudir presencialmente, optando por unirse a los que ya hacían teletrabajo desde casa y pendientes de nuevas necesidades e instrucciones que pudieran llegar.



A los trabajadores también se les ofreció la posibilidad de la “compensación de horas”. Esta opción es muy relevante, especialmente para el personal de talleres, que no puede realizar teletrabajo. El equipo de dirección del astillero, según explicó a Gaceta Náutica su director general Carlos Morales, se ha mantenido en guardia constante, "asesorado por profesionales y priorizando ante todo la seguridad laboral". 



“Hemos buscado el difícil equilibrio entre cumplir nuestras obligaciones con los clientes y mantener los puestos de trabajo. No sabemos lo que nos deparará el futuro, pero sea como sea cumpliremos estrictamente la normativa y velaremos por la seguridad de todos en la medida que esta situación dinámica nos lo permita”, añade Morales.