VELA LIGERA

ENTREVISTA

“El Princesa Sofía de 2021 será mucho mejor que el que teníamos preparado este año”

Ferran Muniesa, director de la regata de clases olímpicas más importante de España, está convencido de que, a pesar de la suspensión, la competición saldrá reforzada
Elena Pipó

Esta primera semana del mes de abril se tenía que haber disputado en aguas de la bahía de Palma la 51ª edición en aguas de la Bahía de Palma. La competición, como todas las regatas de nuestro país se tuvo que cancelar para acatar las restricciones solicitadas por las autoridades con el objeto de hacer frente a la pandemia del COVID-19. Ferran Muniesa, director del Trofeo Princesa Sofía Iberostar, una de las mejores y más importantes regatas de vela olímpica del mundo, reconoce en esta entrevista que fue una decisión dura y complicada, aunque se muestra convencido de que el Sofía saldrá reforzado: “En 2021 celebraremos una edición mejor que la que teníamos prevista para este año”.


Bufete Frau

-¿Por qué se optó por cancelación cuando la mayor parte de las competiciones se estaban aplazando?



-Desplazarse a Mallorca por segunda vez en un año no hubiera resultado fácil para los regatistas de otros continentes, como son los americanos, coreanos, australianos, nezeolandeses… que participan en el Sofía Iberostar, donde llegamos a contar con hasta 67 nacionalidades. Y la posibilidad de que no estuvieran, no nos dejaba opción a aplazarlo. Además, en nuestro caso concreto dependemos de unas instalaciones y unos espacios públicos, como las playas, donde quedan dispuestas las embarcaciones, que en fechas posteriores no hubiéramos podido utilizar por el inicio de la temporada turística.



-Supongo que también se valoró el hecho de que el Trofeo Princesa Sofía Iberostar era prueba selectiva para muchos equipos de cara a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.



Evidentemente, en cada ciclo olímpico el Sofía Iberostar es escogido por algunos países como competición para decidir en algunas clases quién obtendrá el pasaporte para los JJOO de entre las varias tripulaciones que suelen disputarse ese honor y esa responsabilidad. Es una elección de las federaciones de vela de cada país y, por tanto, estaban a tiempo de elegir otra regata selectiva en caso de que el Sofía no pudiera celebrarse como ha sido el caso. Además, en los días previos a la cancelación, algunas federaciones, dada la situación, ya habían dado orden a sus equipos de recoger y regresar.



-¿Cuántos regatistas estaban entrenando ya en la Bahía de Palma y desde cuándo?



En el momento de la cancelación, contábamos con 950 regatistas inscritos, que representan a 750 embarcaciones. En la Bahía de Palma, se encontraban entrenando más de 500 regatistas y había casi 200 embarcaciones repartidas entre dos de las tres sedes de la regata: Club Nàutic s’Arenal y Club Marítimo San Antonio de la Playa. La mayor parte de los regatistas, entre ellos japoneses, australianos, estadounidenses, rusos, suizos, franceses, británicos, coreanos, además de españoles, llegaron a Mallorca a principios de febrero para los entrenamientos invernales, especialmente de las clases 470, 49er, Nacra 17, Finn y Laser. La flota más numerosa era, sin duda, la de 470, que entre categoría masculina y femenina excedía las 80 embarcaciones. Hay que tener en cuenta que el Club Nàutic S’Arenal iba a acoger el mundial de la clase en los días previos al Sofía Iberostar, del 13 al 21 de marzo. Otros equipos, como es el caso de los alemanes, estaban en la isla desde principios de enero.



-¿Cómo se organizó el regreso de los regatistas a sus respectivos países?



El traslado de las tripulaciones se llevó a cabo en dos fases. Entre el jueves 12 de marzo, una vez realizado el anuncio de cancelación, y el viernes 13, se marchó el 40 por ciento de la flota. Advertimos a los equipos participantes que ya estaban en las tres sedes del Sofía que podían seguir haciendo uso de las mismas, salvo que se aplicaran más restricciones de las autoridades. Y el sábado llegó el decreto de estado de alarma por parte del Gobierno, por lo que ese mismo día y el domingo se marcharon el resto de los regatistas. Algunos salieron tan rápido en avión que prácticamente se fueron con lo puesto. Estamos tramitando el envío de remolques, furgonetas y material que hemos custodiado y guardado en los clubes.



-¿Cuáles fueron los elementos claves en esta operación?



En primer lugar, quiero agradecer concretamente la estrecha colaboración que mantuvimos en todo momento con el director general de Deportes del Gobierno balear, Carles Gonyalons, quien nos informó de la gravedad de la situación y pudimos adelantar 24 horas el desplazamiento de los regatistas. Otra pieza fundamental en la logística fue nuestro colaborador Trasmediterránea, que permitió agilizar todos los trámites, dar prioridad y cabida a todos los remolques con las embarcaciones para que pudieran salir de Mallorca.



¿Puede cuantificar el coste de la no celebración de la 51 edición del Trofeo Princesa Sofía Iberostar?



Actualmente estamos evaluando la repercusión económica puesto que hay proveedores que han hecho casi todo el trabajo, otros la mitad, mientras algunos no habían empezado. Tratamos de minimizar el impacto, intentando aprovechar material que podremos usar el año que viene, intentando recuperar el dinero de los billetes de los comités, del jurado… De momento y tal como anunciamos, hemos procedido a la devolución de las inscripciones a los regatistas, en el 90 por ciento de los casos. Lo han agradecido mucho y quiero destacar su colaboración y comprensión. Los mensajes por parte de regatistas y jefes de equipo siempre han sido de apoyo a la decisión de la organización y de agradecimiento por la ayuda y celeridad en las gestiones.



-La regata Trofeo Princesa Sofía Iberostar es un ejemplo de coordinación logística tanto en tierra como en mar, con sus tres sedes y ocho campos de regatas.



Si, efectivamente. No creo que ninguna competición reúna estas condiciones, a las que además hay que añadir un despliegue de casi 600 profesionales que trabajan para ofrecer la mejor regata a los casi 1.300 deportistas que participan en el Sofía. Por esto, quiero agradecer una vez más el esfuerzo, la dedicación y la colaboración que han mostrado los clubes, nuestro principal patrocinador y los colaboradores… Todos se han volcado durante estos días, en los que el comité organizador se ha visto obligado a tomar una decisión dura y complicada.



-¿Cómo será la 51ª edición?



-Sin lugar a dudas, mucho mejor que la que teníamos preparada este año, en que ya habíamos apostado por la innovación en las comunicaciones y en reforzar nuestro programa de conservación del medioambiente con la creación de un Marine Forum, donde se iba a debatir sobre el estado de los océanos y a proponer medidas para su protección. Lo más importante es que contamos con el apoyo de los regatistas, que con sus mails, llamadas y mensajes en las redes nos han trasmitido su afecto por esta regata, garantizándonos que el año que viene volverán a estar con nosotros.