CORONAVIRUS

Delegación de poderes en el presidente de la APB mientras dure la alarma

El consejo de administración otorga a Juan Gual la facultad de adoptar medidas "de extraordinaria y urgente necesidad" en los puertos de interés general de Baleares
MALLORCA PRESS

El presidente de la Autoridad Portuaria de Baleares, Juan Gual, goza de poderes especiales en los puertos de interés general de las Islas desde el pasado 24 de marzo y mientras dure el estado de alarma. El consejo de administración de este organismo acordó ese día delegar en él las funciones relativas a la gestión de la crisis coronavirus, que en es momentos son  todas, ya que el puerto permanece cerrado salvo para la entrada de mercancías. La resolución trascendió ayer, 2 de abril, al aparecer publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE).


Inspace

El consejo acordó, textualmente: “Delegar en el presidente la adopción de medidas de extraordinaria y urgente necesidad como consecuencia de la crisis provocada por el COVID-19 para este supuesto exclusivamente y sólo mientras permanezca en vigor el estado de alarma decretado por el Gobierno de la Nación (incluyendo sus eventuales prórrogas), con la obligación de convocar al Consejo de Administración para su ratificación en el plazo de 7 días hábiles desde que la decisión fuera adoptada para su convalidación, quedando en caso contrario sin efecto”.



La Autoridad Portuaria de Baleares (APB) gestiona los puertos de Palma, Ibiza, Mahón, Alcúdia y Formentera. Aunque su presidente y su consejo de administración son elegidos por la comunidad autónoma, se trata de un organismo dependiente del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (antes Fomento).





Entre las medidas adoptadas en los últimos días está la autorización para descargar la mercancía de tres buques que transportan embarcaciones de recreo procedentes del Caribe, EEUU e Inglaterra. La APB ha considerado que se trata de una mercancía contemplada en el decreto de alarma. La operación ha sido autorizada por la Delegación del Gobierno a través de un permiso especial para que las tripulaciones de los yates puedan subir a bordo y navegar hasta sus amarres. El consignatario de estos mercantes es el vicepresidente de la APB, el empresario Miguel Puigserver.



Esta mañana ha arribado a Palma procedente de Antigua el primero de estos tres buques, el Panagia, que en el momento de escribir estas líneas está procediendo a desestibar su carga en el Moll Vell de Palma.