SECTOR NÁUTICO

ECONOMÍA

Comienza la debacle económica en el sector náutico

Las matriculaciones de embarcaciones recreativas se desploman en el mes de marzo un -42,4% y rompen una tendencia positiva del mercado que se mantenía desde hace siete años.
Julio González

Las consecuencias de la crisis sanitaria del COVID’19 no se han hecho esperar en el mercado náutico, que arroja una caída en las matriculaciones de embarcaciones de recreo, en el primer trimestre del año, del -11,79% con respecto al mismo período de 2019. 


Inspace

La cifra es todavía más grave si se tiene en cuenta sólo el mes de marzo, momento en el que el Gobierno decretó el confinamiento a causa de la pandemia, donde las matriculaciones han caído un -42,4%.

En el primer trimestre de este año, se han matriculado en España un total de 860 embarcaciones de recreo, 115 menos que en el mismo período del año pasado.

Estos datos están recogidos en el Informe del mercado de embarcaciones de recreo correspondiente al período enero-marzo de 2020, editado por ANEN a partir de los datos facilitados por la Dirección General de la Marina Mercante.

El chárter náutico se resiente también y aunque en los datos acumulados del primer trimestre presenta una caída de las matriculaciones de embarcaciones para uso de alquiler más suave del -3,78%, en el mes de marzo la bajada es del -42%.

Del total de embarcaciones matriculadas entre enero y marzo, 178 (20,7%) son destinadas al alquiler, un mercado que también venía creciendo hasta el pasado mes de febrero.



CIFRAS EN BALEARES

Por lo que respecta a las Islas Baleares, el descenso en las matriculaciones en el primer trimestre de 2020 es del -12,71%, una situación que le ha hecho ceder, en favor de Andalucía, el liderato nacional en cuanto a cuota de mercado. 

Las islas sí se mantienen a la cabeza en el mercado de alquiler. A pesar de la bajada, Baleares representa el 28% del total español, seguida de la Comunidad Valenciana con el 19,7% y Andalucía con el 16,85%. 

Cataluña sigue perdiendo cuota a nivel nacional, una tendencia que ya se había iniciado hace dos ejercicios, con caídas pronunciadas en matriculaciones en las provincias de Girona y Tarragona. 

Tras siete años de crecimiento ininterrumpido, el sector náutico deberá volver a afrontar una situación igual de complicada o más que la de 2012, cuando en plena crisis financiera se matricularon en las Islas Baleares apenas 411 nuevas unidades.

“El sector náutico está sufriendo ya los primeros efectos económicos negativos de esta crisis que previsiblemente nos dejará un año con enormes pérdidas en productividad y empleo,