TURISMO

Las compañías de cruceros alargan la suspensión de sus viajes

Con los puertos de España, Italia, Francia cerrados, las empresas turísticas anuncian el cese de sus operaciones en algunos casos hasta casi el mes de junio
JULIO GONZÁLEZ

Las compañías de cruceros han decidido prolongar la suspensión de sus viajes por el Mar Mediterráneo como consecuencia de la situación extraordinaria derivada de la crisis del Covid-19. Pullmantur y la compañía MSC Cruceros no retomarán sus actividades antes del 29 de mayo.


Ports IB

Las empresas turísticas cancelaron inicialmente todas sus rutas hasta principios o mediados del mes de abril pero con el escenario actual, en el que todos los puertos de España, Italia, Francia o Grecia están cerrados al turismo, la suspensión está llegando en algunos casos casi al mes de junio.



Aida y Costa Cruceros, dos de las compañías habituales en el puerto de Palma, tienen parados todos sus viajes hasta el próximo 30 de abril.



Norwegian Cruise Line ha paralizado su flota hasta el 10 de mayo pero Pullmantur y la compañía MSC Cruceros, la cuarta operadora a nivel mundial y la segunda en Europa, han extendido la cancelación de todas sus salidas hasta el 29 de mayo.



Abril es el mes en el que tradicionalmente se inicia la temporada alta de cruceros en el puerto de Palma. El año pasado atracaron durante el mes de abril en la capital de las Baleares casi 40 buques con unos 150.000 turistas a bordo.



Las compañías turísticas están ofreciendo la posibilidad de cambiar la fecha de sus cruceros una vez se haya levantado la suspensión de los mismos pero la mayoría de empresas de cruceros, touroperadores y agencias de viajes no incluyen la posibilidad de que los viajeros puedan optar por el reembolso.



En este sentido, el Consejo de Ministros aprobó el 31 de marzo una nueva norma que permite a las agencias de viajes emitir bonos en lugar de efectuar reembolsos para los viajes combinados. Se trata de una modificación temporal y puntual de la normativa de viajes para no poner en aprietos a las agencias debido a que la gran mayoría de navieras y aerolíneas no están devolviendo el dinero de los viajes cancelados.