VELA LIGERA

CORONAVIRUS

Casanueva agacha la cerviz ante el Consejo Superior de Deportes

La presidenta de la RFEV da por concluida la concentración ilegal del equipo olímpico en plena pandemia tras enfrentarse al CSD y recibir por ello duras críticas internas
JOSÉ LUIS MIRÓ

Julia Casanueva ha terminado rindiéndose a la evidencia y ha dado por concluido el confinamiento ilegal del equipo olímpico de vela en el CEAR de Santander. La presidenta de Real Federación Española de Vela (RFEV) intentó el pasado lunes justicar su decisión de organizar una concentración deportiva en pleno estado de alarma por el coronavirus, pero la firmeza del Consejo Superior de Deportes (CSD), que censuró duramente su actuación, y las críticas internas en el seno de la asamblea federativa han terminado por vencer su obstinación. Anteayer se inició el desalojo del Centro de Alto Rendimiento Príncipe Felipe, según adelantó en primicia el periodista de Mundo Deportivo, Jaume Soler.


Inspace

La RFEV ha emitido hoy un comunicado oficial en el que argumenta que los deportistas "han dejado las instalaciones una vez cumplido el periodo de cuarentena de 14 días al que estaban sometidos por el Servicio Cántabro de Salud". La nota de prensa añade:  "Tras un caso médico en el que uno de los deportistas había mostrado síntomas leves, compatibles con una infección de vías respiratorias altas y cuyo cuadro se resolvió en pocos días, los deportistas y técnicos que les acompañaban quedaron confinados en cuarentena en dicho centro". 



La realidad, sin embargo, es que los deportistas estaban en Santander desde el pasado 12 de marzo. Tres días después, el CSD envío su primera comunicación instando al desalojo. Casanueva y su núcleo duro, formado por Inés Herrador, Xavi Torres y Pepe Martínez, miembros del Comité Técnico de la RFEV, hicieron caso omiso a los avisos de la máxima autoridad del deporte español, a través de la cual se canalizan las subvenciones de las que literalmente vive el ente federativo. 



Gaceta Náutica destapó el pasado viernes (3 de abril) que el confinamiento del CEAR se había realizando contra el criterio del CSD, que además consideraba insolidaria la actitud de la vela respecto al resto de deportes. Todas las residencias públicas de atletas españoles fueron cerradas el mismo día en que se decretó la alarma por coronavirus, el 14 de marzo.



Aunque Casanueva se ha intentando defender aduciendo que su medida era la correcta para evitar la propagación del virus (lo que venía a significar que el resto del país está equivocado), las críticas procedentes de algunas federaciones territoriales, que le han llegado en forma de carta, la han hecho recular. Uno de los presidentes le pidió sin contemplaciones que dimitiera de su cargo por haber manchado la imagen de la vela ante todo el país.