CRUCERO

REGATA

La Copa del Rey Mapfre se mantiene a la espera

La regata más importante del verano mallorquín está programa del 1 al 8 de agosto y la organización confía en poderla celebrar con normalidad porque eso significaría que se ha superado la pandemia
M.P.

En estos momentos es una incógnita qué va a suceder con la regata más importante del calendario veraniego. Los organizadores de la Copa del Rey Mapfre trabajan con varios escenarios, entre ellos que la Copa del Rey Mapfre se pueda celebrar con la máxima normalidad. “Eso sería una muy buena noticia porque significaría que hemos superado la pandemia”, ha asegurado Manu Fraga.


Skipper Sailing

Fraga ha afirmado en unas declaraciones a la cadena Cope que “tenemos que estar coordinados con la administración e ir de la mano de las autoridades sanitarias. Veremos cómo se vuelve a la normalidad tras el estado de alarma y a partir de ahí podremos planear el evento”.



El director de la regata ha explicado que el presidente del Real Club Náutico de Palma, Emerico Fuster, ha tomado el relevo de Javier Sanz como presidente del Comité Organizador de la competición y ha admitido que hay que estar preparados para hacer la regata con algunas restricciones “porque haya unas recomendaciones o una normativa para eventos deportivos como el nuestro donde hay mucha afluencia de público”, ha remarcado.



En una Copa del Rey Mapfre convencional participan unos 2.000 deportistas y hay cerca de 30 países representados, unas cifras muy relevantes. La organización considera que tiene un plazo prudencial de tres meses hasta la regata y ve con optimismo que algunos eventos que se debían celebrar en mayo o junio se hayan aplazado para mediados de julio, como es el caso del Trofeo conde de Godó, la regata más emblemática del Real Club Náutico de Barcelona.



“Creemos que a mediados de julio podemos haber retomado la normalidad pero no seríamos responsables si no pensáramos que no hacer la regata es algo que no puede ocurrir. La Copa del Rey Mapfre es importante pero más importante es la salud y poder superar esta pandemia”, ha remarcado Manu Fraga.



Si la Copa del Rey Mapfre no se pudiera realizar supondría un varapalo para la economía. Un estudio de la UIB cifra en cerca de 18 millones de euros el impacto de la competición para la economía de Mallorca aunque su director ha puesto de manifiesto que “si hacemos el evento será con todas las garantías y de la mano de lo que nos digan las autoridades”.



Fraga ha señalado que no se contempla un aplazamiento. “La Copa del Rey en septiembre no sería igual. La celebración cada año de la regata la primera semana de agosto ha facilitado la presencia de la Familia Real y en la agenda del Rey siempre está la entrega de trofeos. Para hacer cambios tendríamos que hablar con Casa Real y con todas las clases participantes. Aplazar el evento no me parece la mejor solución ahora porque significaría que las cosas no están bien y no hemos superado la pandemia”.



El Real Club Náutico sí ha optado por aplazar la Regata Palmavela y está buscando fechas para poder realizarla en el mes de septiembre. “Es más fácil con eventos más pequeños que con otros como la Copa del Rey que requieren mucha logística y hay tanta gente involucrada” ha sentenciado Manu Fraga.