PUERTOS

CORONAVIRUS

26.000 controles en los puertos de Baleares y solo 5 posibles positivos

Los comprobaciones consisten en un cuestionario obligatorio en el que se pregunta a las personas acerca de su salud; desde el 11 de mayo se ha incorporado también la toma de temperatura.
M.P.

La Dirección General de Salud Pública, en colaboración con Cruz Roja y Sanidad Exterior, ha realizado 26.831 controles de Covid-19 en los puertos de las islas Baleares entre el 19 de marzo y el viernes 15 de mayo.


Alcudiamar

Los controles consisten en un cuestionario obligatorio en el que se pregunta a las personas acerca de su salud y desde el lunes 11 de mayo se ha incorporado también la toma de temperatura.



De todas estas personas, que rellenaron el cuestionario obligatorio, cuatro declararon síntomas compatibles con el coronavirus (tres en Mallorca y uno en Ibiza) y otra persona más, en Ibiza, presentó fiebre igual o superior a 37,5 grados.



En Mallorca, en el Puerto de Palma se rellenaron 10.770 cuestionarios (9.080 de transportistas y 1.690 de pasajeros) y en Alcúdia se recogieron 3.110 (398 de pasajeros y 2.712 de transportistas.



En Ibiza se recogieron 6.497 hojas, en Formentera se han hecho 4.134 controles, en Maó se recogieron 522 cuestionarios y en Ciutadella los usuarios rellenaron 1.798 cuestionarios.



El protocolo de actuación



El protocolo de actuación en los puertos establece que todos los viajeros tienen que rellenar el cuestionario de manera obligatoria. Este cuestionario complementa la valoración observacional que en hacen los profesionales.



Cuando las personas declaran que sufren síntomas, son acompañadas en una zona retirada para que el personal sanitario haga una valoración clínica. Si se considera que los síntomas no son compatibles con la COVID-19, las personas continúan su camino del mismo modo que los viajeros asintomáticos.



En cambio, si los síntomas son compatibles con el coronavirus (casos sospechosos) y de carácter leve, son aisladas y se los ofrece una nueva mascarilla quirúrgica con indicaciones para volver a su domicilio de manera segura y se derivan a la unidad volante de atención al COVID-19 (UVAC) para seguir el protocolo de caso sospechoso. Las instrucciones se complementan con una hoja de consejos.



En caso de que los síntomas sean más graves, el protocolo establece que se tiene que avisar al 061. Hasta la llegada del 061 se mantiene la persona en una zona aislada que permite la vigilancia continuada por parte del personal de salud.