PUERTOS

INFRAESTRUCTURAS

La APB elimina un carril de circulación del Marítimo para ampliar las terrazas

El ente portuario toma esta medida para apoyar la reactivación económica de los negocios de la restauración y habilitará ese espacio con barreras de seguridad
M.P.

La Autoridad Portuaria de Baleares (APB)  destinará un carril de tráfico del Paseo Marítimo del puerto de Palma para los peatones y para ampliar las terrazas de los negocios existentes. La medida, que afectará al vial más alejado del mar, se pondrá en marcha a partir del próximo lunes 25 de mayo.


Medusa Sail

El ente portuario cortará el tráfico del carril derecho del Paseo Marítimo en el sentido de salida de la ciudad, entre la calle Monseñor Palmer y  Portopí. El espacio generado con la supresión de este carril se destinará a la ampliación de aceras y terrazas, mientras que el tráfico rodado dispondrá de dos carriles habilitados para la circulación.



La actuación se llevará a cabo en tres tramos. El primero, comprendido entre la calle Monseñor Palmer y s’Aigua Dolça, tendrá separado el tráfico rodado del espacio destinado a terrazas con barreras de hormigón tipo New Jersey, con el fin de proteger la integridad física de los clientes de las cafeterías, bares y restaurantes.



El segundo tramo, entre s’Aigua Dolça y ca’n Barbarà, verá desplazado un carril el espacio destinado ahora al aparcamiento de coches. Finalmente, el último tramo, comprendido entre ca’n Barbarà y la torre de Paraires, pasará a tener ocupado el carril derecho con vehículos aparcados en cordón, dejando libre todo  el espacio que actualmente se utiliza al estacionamiento en batería.



Los trabajos para incorporar el carril de circulación más próximo a la acera para a la zona peatonal estarán concluidos en dos semanas. Además de la colocación de barreras de seguridad, se adquirirán hitos de plástico y pintura de señalización vial para delimitar la  nueva zona. El presupuesto estimado de esta actuación ronda los 48.000 euros.



La APB ha señalado en un comunicado que toma esta medida “con el doble fin de apoyar la reactivación económica de los negocios de la restauración y facilitar también el distanciamiento social, medida adoptada por el Gobierno de España para paliar los efectos negativos ocasionados por la pandemia del Covid-19”.