MEDIO AMBIENTE

EDUCACIÓN AMBIENTAL

Mallorca Dive Camp une el buceo con la conservación marina

El programa educativo para jóvenes de entre 8 y 17 años se desarrollará en los meses de julio y agosto en el Club Nàutic S’Arenal bajo el auspicio de Life & Sea y la asociación Vellmarí

MALLORCA PRESS

La empresa de actividades náuticas Life & Sea  ha puesto en marcha, junto a la asociación Vellmarí, un programa educativo pionero para formar a niños y jóvenes en la conservación marina y la práctica del submarinismo.


Dive Camp 1

El objetivo del Mallorca Dive Camp es conectar a los niños y jóvenes con el ecosistema marino, y crear conciencia y hábitos encaminados a mejorar sus actuaciones con el mundo submarino de una forma divertida y responsable.



Según explica Toni Frau, ingeniero, especialista en fotografía submarina y uno de los instructores y directores del camp, la actividad está destinada a niños de entre 8 y 17 años y “en ella se utilizan las herramientas del buceo y snorkel para fomentar la educación marina”.



BASE EN EL CN ARENAL



Todas las actividades tienen como base el Club Nàutic S’Arenal, donde se impartirán las clases teóricas y talleres de conservación. Además, los alumnos se embarcarán cada día a bordo de la golondrina Superman, de 13 metros de eslora, y, en función de la meteorología, está previsto que desarrollen las partes prácticas en diferentes lugares de la Reserva Marina de la Bahía de Palma.



Ferrán Muniesa, director del Club Nàutic S’Arenal, ha explicado que esta entidad realiza actividades de educación medioambiental desde 1999 y que Life & Sea, empresa de dos socios del club, les ha dado la oportunidad de hacer “algo especial” a través del Mallorca Dive Camp. Muniesa destaca que “en la Bahía de Palma hay una riqueza bestial, con una enorme extensión de posidonia oceánica situada a 500 metros de la bocana del club, en una reserva marina”. 



El líder del Mallorca Dive Camp es el biólogo Manu San Félix, que ha desarrollado este proyecto durante los últimos dos años en Formentera y que ahora se amplía a Mallorca.



Toni Frau señala que los participantes pueden elegir entre el programa de formación de snorkel (buceo con gafas, tubo y aletas), que tendrá lugar a lo largo del mes de julio, o el de buceo con botellas, que se desarrollará en agosto. Al final del programa, de una semana de duración, los alumnos recibirán un título de validez internacional reconocido en todo el mundo.



El instructor remarca que la enseñanza la realizan “profesores especializados, que son biólogos, oceanógrafos, ambientólogos e ingenieros y que además tienen experiencia en la docencia con jóvenes”



Para mayor seguridad, los responsables del Mallorca Dive Camp han diseñado unas medidas preventivas para el Covid-19 que incluyen la desinfección diaria de la embarcación, el uso individual del material para desarrollar la actividad, que se limpiará después de cada servicio, y el desarrollo de todas las clases teóricas y prácticas en un entorno exterior.



En este sentido, Toni Frau apunta que “la embarcación Superman tiene capacidad para 73 personas, pero hemos limitado la actividad a sólo 30 niños para que puedan respetar la distancia social de seguridad a bordo”.



Los jóvenes participantes disfrutarán de varias master-class en biología marina y diversos talleres sobre la posidonia, la identificación de especies, de fotografía submarina o de cómo reducir el impacto de los plásticos en el mar.



BECAS DE BUFETE FRAU Y MALIFT



La inscripción incluye todo el equipo y material durante la semana. Como asegura el instructor, la actividad de buceo es algo costosa, pero para hacerla más accesible, el programa cuenta con el patrocinio de la empresa de instalación y mantenimiento de ascensores Malift y de Bufete Frau Abogados, que aportan una cantidad económica en forma de becas para los alumnos, y de Gaceta Náutica, que se suma a la difusión de las actividades del campus “por su carácter educativo y de concienciación sobre la importancia de respetar y conservar el medio ambiente”, asegura su directora, Elena Pipó.