MEDIO AMBIENTE

MEDIO AMBIENTE

El Govern admite que la posidonia más deteriorada es la sometida a vertidos en la Bahía de Palma

Un estudio realizado por la Red de Monitorización de la Consellería de Agricultura y financiado con el impuesto de turismo sostenible califica como malo el estado general de conservación de la zona de la Bahía de Palma
M.P.

La pradera de posidonia de la zona de la Bahía de Palma tiene un mal estado de conservación según las conclusiones del informe de los años 2017-2019 de la Red de Monitorización de la Posidonia.


CN Estanyol

Este proyecto financiado con el impuesto de turismo sostenible (ITS) ha consistido en el seguimiento periódico de 39 estaciones fijas repartidas por todo Baleares y ha estado supervisado por la Dirección General de Pesca y Medio marino, de la Consellería de Agricultura, Pesca y Alimentación.



Las densidades máximas de posidonia se registraron en Son Bou (Menorca) y Cala Lliteres (Mallorca), con valores por encima de 1.100 fajos/m². Los valores mínimos, de entre 270 y 300 fajos/m², se dieron a Cala Figuera (Mallorca) y Fornells (Menorca).



En cuanto a la cobertura del sustrato, los valores máximos (entre el 60 y el 70%) se obtuvieron en Son Bou, Tirant (Menorca) y en el Caló de s’Oli (Formentera). Los valores mínimos (entre 10 y 20%) se registraron a Fornells, Cala Sant Esteve, Cala Blanca (Menorca) y en el islote de en Caragoler (Ibiza).



El estudio definió un estado general de conservación para cada estación, que fue bueno o muy bueno en 27 estaciones, regular en nueve y malo en tres. Las praderas más impactadas se encuentran en la isla de Mallorca, sobre todo en la Bahía de Palma.



La mayoría de las estaciones en estado regular se concentran a la parte sur y oeste de la isla, donde también se encuentran las estaciones que tienen peor resultado: Puigderrós y la Isla des Sec en la Bahía de palma y Portopetro en la costa de Santanyí.



Entre las amenazas más recurrentes que afectarían a las praderas cuyo estado está calificado como malo y regular, el informe apunta que podrían ser la proximidad a grandes puertos y también a numerosos lugares de vertido de aguas residuales en el mar.



Pese a todo, la mayoría de las estaciones se encuentran estables o en proceso de recuperación, aumentando gradualmente la densidad y/o cobertura de posidonia oceánica, mientras que otras han reducido la densidad o cobertura en las últimas décadas por lo el informe del Govern concluye que la posidonia en Baleares se encuentra en buen estado, aunque no óptimo.



El proyecto se ha llevado a cabo gracias a la implicación voluntaria de varias instituciones, clubes de buceo y grupos de buceadores. Su tarea ha consistido a medir la densidad de los fajos de posidonia y la cobertura del sustrato disponible. Adicionalmente, también se ha registrado la presencia de la nacra (Pinna nobilis), las diferentes especies de algas invasoras, así como también se ha medido la temperatura del agua.



Algas invasoras



Durante la elaboración de este proyecto también se han detectado algas invasoras a todo el archipiélago. Este ha sido un hecho recurrente a todo el archipiélago, sobre todo de las especies Acrothamnion preissi y Caulerpa cylindracea. La detección de las principales especies de algas invasoras a las estaciones monitorizadas es muy relevante para determinar la expansión de estas especies al archipiélago y su posible relación con el estado de las praderías.



Este proyecto ha puesto también de manifiesto que entre 2017 y 2019 no se detectó ningún individuo vivo de nacra. Sin embargo, se encontraron entre 17 y 19 de muertas en siete estaciones.