SECTOR NÁUTICO

REACTIVACIÓN

El Govern levanta la prohibición de los bares en golondrinas y convoca exámenes náuticos en julio

La Dirección General de Transportes atiende las demandas sectoriales para que las empresas de golondrinas y las academias retomen su actividad respetando ciertas restricciones
MALLORCA PRESS

Dos de los asuntos que más preocupaban  al sector náutico para adaptarse a la "nueva normalidad" quedaron resueltos ayer viernes. El Govern balear, a instancias del organismo Ports IB,  decidió levantar la prohibición de ofrecer servicios de bar a las empresas de excursiones turísticas, popularmente conocidas como "golondrinas", que podrán retomar su actividad al 75% de su capacidad y con medidas especiales de higiene y desinfección; asimismo, convocó para los días 22 a 25 de julio las pruebas para obtener titulaciones náuticas aplazadas como consecuencia del confinamiento. Casi 800 alumnos se habían quedado sin poder hacer sus exámenes de PBN, PER, Patrón de Yate y Capitán por esta  causa.


Medusa Sail

En el primer caso, el de las golondrinas, los empresarios del ramo se quejaban del agravio comparativo con los bares, que llevan semanas abiertos, mientras en los barcos se impedía el servicio de comida y de bebida, sin el que muchas empresas veían imposible rentabilizar sus salidas. 



Las academias de náutica fueron más lejos y enviaron un escrito conjunto al Govern balear, rubricada por 11 de estos centros de enseñanza, en el que literalmente “exigían” la convocatoria de exámenes en junio no sólo para poder abrir sus negocios, sino para reactivar la economía del sector náutico:  “La formación es el inicio laboral para muchos profesionales. Véanse los ejemplos del certificado de Patrón Profesional de Embarcación de Recreo (PPER), al que no se puede acceder si antes no se han cursado y obtenido las titulaciones de recreo, o las habilitaciones anejas de los títulos náuticos de Capitán de Yate, Patrón de Yate y Patrón de Embarcación de Recreo realizar determinadas actividades profesionales”.



Las entidades representivas del sector náutico han remarcado durante toda la crisis la buena disposición de la Dirección General de Tansporte Marítimo del Govern balear, que en todo momento se ha avenido a negociar cambios en los decretos para ayudar a que las empresas náuticas puedan realizar su actividad en condiciones óptimas. Esta actitud contrasta con la de la Autoridad Portuaria de Baleares, dependiente del Ministerio de Transportes, cuyo consejo de administración ha aumentado la fiscalidad a las empresas de mantenimiento en plena pandemia, enfrentándose a las patronales CAEB, APEAM y al clúster náutico, que solicitaron la suspensión de una nueva tasa alegando pérdidas del 50%. Juan Gual, presidente de la APB, adujo que las empresas de refit han seguido trabajando durante la pandemia.