SECTOR NÁUTICO

PUERTOS

Una empresa apoderada por la hija de Díaz Ferrán gana el concurso de los históricos Astilleros Llompart

Ofrece un canon superior a la suma de los otros dos licitadores. Ports IB convocó la mesa de contratación sin responder a las alegaciones del actual concesionario, que califica la oferta elegida de “temeraria”
J.L. MIRÓ

La comisión técnica del concurso del varadero del puerto de Ciutadella, convocado por el organismo autonómico Ports IB, eligió el pasado viernes a la sociedad Marina Seca Port de Ciutadella, S.L., como “oferta mejor valorada” para gestionar este espacio público de mantenimiento de embarcaciones por un periodo de 20 años. La propuesta surgida del análisis técnico de los tres proyectos presentados será elevada al Consejo de Administración del ente portuario, que es el que finalmente decidirá si da curso a la adjudicación.


GrupoBarco

Marina Seca, cuyos apoderados son Marta Díaz e Higinio Aldaz, hija y yerno de Gerardo Díaz Ferrán, ex presidente de la patronal española CEOE condenado, entre otros casos, por alteración de subastas y concursos en el proceso denominado Mar Blau, ha obtenido 85,76 puntos, frente a los 67,22 de Astilleros Llompart, la empresa local familiar que viene explotando el varadero desde los años 80 bajo la dirección del carpintero de ribera Jaume Llompart, personaje histórico de la náutica menorquina, conocido en el puerto como “en Met”. Una tercera oferta a cargo de una Unión Temporal de Empresas (UTE) con base en Menorca ha sumado 53,47 puntos.



El resultado de los proyectos presentados al concurso del varadero se dio a conocer el 19 de junio en la mesa de contratación telemática a la que pudieron acudir representantes de las firmas concursantes. Una de las empresas había cursado una invitación para que Gaceta Náutica asistiera a la convocatoria, pero el gerente de Ports IB, Pedro Puigdengoles, consideró que no se trataba de un acto público y el redactor de este periódico fue instado a “desconectarse”. Uno de los abogados presentes pidió que constara en el acta que si un acto es público presencialmente, también debería serlo cuando se realiza por medios telemáticos.



Marina Seca ha hecho valer su oferta de 101.000 euros anuales de canon (el alquiler que pagará a Ports IB), muy superior a los 38.900 de la UTE y los 36.500 de Astilleros Llompart. Esta empresa, que ha explotado el varadero durante casi 50 años, asegura, sin embargo, que la cantidad ofrecida por el ganador del concurso es “temeraria”, por cuanto es superior a la suma de los cánones de los otros dos licitadores y no permite cubrir la prestación de servicios a los que el concesionario está obligado en régimen de exclusividad y con unas tarifas máximas para varadas, botaduras y estancias en seco.



La comisión técnica, no obstante, dio por buena toda la documentación acreditativa del proyecto de Marina Seca y no apreció temeridad en el canon. Los abogados de Astilleros Llompart alegaron que la Ley de Contratos del Sector Público establece la anormalidad de una oferta cuando supera en un 10% la media aritmética si concurren tres licitadores y que en este concurso es superior “en un 276%”.



Dada la oposición de las empresas descartadas –especialmente de Astilleros Llompart–, se da por sentado que la adjudicación será impugnada, primero ante la propia administración portuaria de Baleares y, llegado el punto, a través de una demanda contenciosa administrativa. Uno de los argumentos jurídicos que se esgrimirán es que Ports IB convocó la mesa de contratación del pasado viernes sin haber dado respuesta a las alegaciones de ninguna de ambas sociedades.



La concesión del varadero de Ciutadella consta de una explanada de 1.484 metros cuadrados y un espejo de agua de 785, de los cuales 500 pertenecen a la rampa de varada y no son útiles para amarre. Actualmente dispone de una grúa de 12,5 toneladas y un tren de varada de 300 toneladas. Marina Seca Port de Ciutadella se ha  comprometido a realizar una inversión de 500.000 euros en mejoras.



El concurso se viene tramitando desde el año 2018. Ports IB realizó una modificación de las bases el 27 de diciembre de 2018 y justo un día después, la jornada de los Santos Inocentes, Marina Seca Port de Ciutadella cambió su objeto social para incluir servicios de industria naval.  En esa misma fecha, Marta Díaz cesó como administradora única  y fue nombrado Damián Díaz  Camps, que es quien aparece ahora al frente de la empresa.