CLUBES

CONCESIONES

La APB certifica la “puñalada” al Club Marítimo del Molinar

Saca a concurso los amarres y la sede social del náutico más pequeño y humilde de Baleares a pesar de que el presidente de la Autoridad Portuaria de Baleares, Joan Gual, se había comprometido a que el club pudiera conservar su gestión a través de una competencia de proyectos
Julio González

El Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria de Baleares (APB) certificó el engaño al Club Marítimo del Molinar y acordó ayer por unanimidad sacar a concurso público la gestión de la dársena y el edificio de esta instalaciones portuarias en el puerto de Palma, con un plazo de explotación máximo de 20 años y una vez concluidas las obras de remodelación a cargo del organismo portuario.


Ports IB

Esta decisión compromete enormemente el futuro del Club Marítimo Molinar de Levante, una entidad con más de 100 años de historia, el náutico más antiguo Mallorca y el más pequeño y humilde de Baleares. El concurso obliga a esta entidad sin ánimo de lucro con más de un siglo de arraigo en este barrio de pescadores a competir económicamente frente a las grandes empresas que concursan por la gestión de los puertos deportivos y varaderos.



El Club Marítimo Molinar dio muestras de su buena voluntad al retirar su proyecto de ampliación, en la creencia de que podría conservar su concesión mediante el sistema del trámite de competencia de proyectos contemplado en la Ley de Puertos del Estado.



El expresidente del Club Marítimo del Molinar, Rafael Vallespir, que dimitió de su cargo el pasado lunes, recordó que el presidente de la APB, Joan Gual, se comprometió a garantizar una concesión de incluso 50 años al club a cambio de que se retirase el proyecto presentado en su día.



Las bases del concurso establecen que el concesionario podrá dar servicio de amarre a embarcaciones de recreo de hasta ocho metros de eslora. Además, permiten la actividad de bar-cafetería-restaurante de la planta baja del edificio, mientras que la primera planta quedará reservada a oficinas y espacio para actividades sociales y culturales.



La APB señala en una nota de prensa que queda fuera del concurso una superficie unos 2.500 metros cuadrados, ocupados por un edificio de 600 metros cuadrados de nueva construcción, más una explanada y rampa varadero que se cederá al Govern de les Illes Balears para la futura ubicación de un centro de tecnificación para deportes náuticos.



El ente portuario había ofrecido este espacio a la Federación Balear de Vela (FBV) que tiene su sede en unas oficinas ubicadas en el Palma Arena mientras que su equipo (embarcaciones de apoyo, remolques, furgonetas y material deportivo) lo tiene repartido en las instalaciones de diferentes clubes náuticos.



Esta oferta no suponía ningún conflicto con el Club Marítimo Molinar que ya había llegado a un acuerdo con la FBV para compartir el espacio. La propuesta de tener una salida al mar en nueva sede debe ir “de la mano del CMML, que es el club que ha estado al frente de la instalación durante un siglo”, aseguró Chimo González Devesa, presidente de la FBV.



La APB ha asumido las obras de remodelación y modernización de la dársena y a lo largo de este año tiene previsto licitar las obras de rehabilitación del edificio que, al estar protegido, deberá conservar su fisonomía original. Estas dos actuaciones tienen un presupuesto global de casi cuatro millones de euros.



El Consejo de Administración valoró que, dado que el concesionario no deberá asumir ninguna inversión más allá del acondicionamiento del edificio y de la instalación de pantalanes en las aguas abrigadas, se justifica que el periodo máximo para la explotación de las instalaciones no supere los 20 años, tiempo suficiente para amortizar estas actuaciones.


¿TE GUSTA LO QUE HACEMOS?
HAZTE SOCIO DEL CLUB GACETA NÁUTICA.

Numerosos aficionados a la mar son lectores asiduos de Gaceta Náutica en sus versiones digital e impresa. Nuesta audiencia no ha dejado de crecer en los últimos años. Pero las sucesivas crisis han provocado una importante merma en la contratación de publicidad, nuestra única fuentes de ingresos.
Desde nuestra fundación en 2002 hemos sido un medio gratuito y queremos seguir manteniendo ese espíritu. Nuestras noticias siempre estarán en abierto para quien quiera leerlas o compartirlas. Para que esto siga siendo posible hemos puesto en marcha una campaña de contribución voluntaria mediante suscripción, una especie de taquilla inversa que funciona de una manera muy sencilla: si te gusta lo que hacemos, puedes apoyarnos con una contribución y pasarás a formar parte del Club GN.
Gaceta Náutica se ha caracterizado históricamente por su independencia y por publicar informaciones que no tienen eco en otras publicaciones del sector. Esta forma de entender el periodismo nos ha hecho acreedores de algunos premios como el que nos otorgó en 2017 la Asociación de Periodistas de las Islas Baleares (APIB) por nuestra investigación sobre la contaminación marina.
Contamos con poder mantener nuestro producto mediante un sistema mixto de financiación basado en la libertad comercial y el soporte de nuestro lectores socios del Club GN.
Esperamos haberte convencido y si no es así, no importa: sigue abriendo la Gaceta Náutica cuando quieras. Estaremos encantados de informarte.