OPINION

BOTIQUÍN A BORDO

En simbiosis con el mar: los beneficios de navegar para la salud

Algo tan sencillo como disfrutar del mar aporta una gran cantidad de beneficios para la salud, tanto física como mental, que muchas veces desconocemos.
Adrián Domingo

Entendamos la simbiosis como una fusión beneficiosa entre dos cosas, y digo esto porque es evidente la conexión tan increíble que tiene el ser humano con el mar. Lo que no es tan evidente es la cantidad de beneficios para la salud que nos aportar navegar y que desconocemos.


Club de Mar

La brisa del mar: ¿hay algo más puro y limpio que la brisa del mar mientras navegas? No solo nos ayuda a relajarnos y a facilitar el sueño, sino que también es tremendamente beneficioso para nuestra salud ya que contiene yodo, y el yodo actúa regulando nuestras glándulas tiroideas (importantísimas para el metabolismo). La humedad favorece la expulsión de mucosidad y el ozono evita la infección de bacterias en los pulmones, lo que nos permite conseguir un sistema respiratorio fuerte y limpio. Además, se ha demostrado que los navegantes presentan menos tos, mejoran la mucosidad, la capacidad y las funciones de los pulmones.



Ahora hablemos del beneficio para la salud mental que nos proporciona el navegar. Estar cerca del mar nos estimula la producción de serotonina, dopamina y oxitocina (sustancias fundamentales para la salud mental) que nos proporcionarán calma, relajación y bienestar. ¿Y si contamos con el sonido de las olas, el efecto hipnótico que produce la inmensidad del mar o ese color azul en movimiento? Creo que es una de las mejores terapias naturales para la ansiedad y el estrés que una persona pudiera elegir.



¿Y nadar en el agua del mar? ¿Qué? La resistencia que ofrece el agua del mar a nuestro nado o simplemente el esfuerzo que tenemos que hacer para mantener el equilibrio en el mar, nos hace realizar un ejercicio que en otras condiciones no se podría realizar, fortaleciendo los músculos y las articulaciones. Además, el flotar en el mar, ayuda a relajar los músculos, un ejercicio perfecto para recuperaciones de lesiones.



Sabemos todos el beneficio del agua fría en la circulación, nos hemos bañado en agua fría y hemos sentido como la pesadez de las piernas se venía a menos, y es que el agua fría produce una contracción de los vasos sanguíneos, y eso hace que el retorno de la sangre desde las piernas al corazón sea más fácil.



Si tenemos la posibilidad de fondear y acercarnos a una playa, la combinación de agua y arena nos regala muchísimos beneficios más. En los pies tenemos muchísimas terminaciones nerviosas, que, al pasear por la arena húmeda, estimulamos. También activamos la circulación sanguínea y fortalecemos la musculatura.



Por último, nuestra piel también se beneficia cuando entra en contacto con el mar ya que ayuda a regenerar los tejidos, mejora la cicatrización y propiedades antisépticas y secantes sobre las heridas. Pero es muy importante protegerse de la luz solar con un buen fotoprotector, (¡y recordad que se aplica cada 2 horas!), porque sino nos quedará marca en las lesiones. Además, si tenemos cualquier otro problema cutáneo, también se verán beneficiado, como el acné, la psoriasis o la dermatitis atópica.



¿QUÉ EL MAR LO CURA TODO?



Tanto como todo, no; pero qué tiene muchísimas propiedades beneficiosas, ¡SI!, y es que es innegable y queda demostrado. Nos aporta muchas cosas, y es por eso por lo que animo a seguir cuidándolo, agradecerle todo lo que nos aporta, porque con pequeños gestos podremos hacer que siga siendo así durante muchos años más. Y entonces si conseguimos eso, llegaremos a la verdadera simbiosis.



 



Adrián Domingo / Farmacéutico adjunto Farmacia Progrès