MEDIO AMBIENTE

Cort asegura que en 2022 acabará con el "problema histórico" de los vertidos

Las obras del nuevo colector y del tanque de laminación, que tienen un presupuesto global de 22,6 millones de euros, permitirán una vez acabadas a finales de 2021 reducir los vertidos en la Bahía de Palma
M.P.

EMAYA promete reducir los vertidos contaminantes en la Bahía de Palma a partir de año 2022. Para ello inició el pasado mes de enero la construcción de un nuevo colector para conducirá las aguas residuales y pluviales y también un tanque de laminación de mayor tamaño.


Fan not

En estos momentos, el proyecto se está desarrollando en cuatro lugares diferentes de la ciudad de Palma. El alcalde de Palma, José Hila y el presidente de EMAYA, Ramon Perpiñán, acompañados por el consejero de Medio Ambiente del Govern, Miquel Mir, han visitado esta mañana las obras.



Los trabajos tienen un presupuesto global de 22.609.330 euros (10.771.690 destinados al depósito de laminado y 11.837.640 al colector interceptor) que están siendo aportados por la Consellería de Medio Ambiente y Territorio del Gobierno de las Islas Baleares a través del canon de saneamiento.



Según señala la compañía de aguas y saneamiento de Palma en una nota de prensa,  una vez realizados estos proyectos se podrán reducir en un 90% los vertidos de la cuenca del Baluarte del Príncipe, y un mínimo del 40% de los vertidos totales, puesto que la duplicación del depósito en relación al proyecto inicial, permitirá tratar también agua de otras cuencas.



Los responsables municipales y del Goivern han visitado concretamente los trabajos que se realizan a la intersección entre la avenida de Gabriel Alomar y la calle del General Ricardo Ortega. Este es el punto de partida del colector interceptor general de gravedad, de tres kilómetros de longitud y dos metros de diámetro que conducirá las aguas residuales y pluviales recogidas en esta cuenca hasta el depósito de laminado que se construye junto a la depuradora del Coll d’en Rabassa, EDAR 2 de Palma. Este colector transcurrirá a una profundidad media de ocho metros.



El pasado mes de mayo se empezó a trabajar en este punto, en la construcción de los pilotes del pozo de acceso del punto de partida del colector, que ya están finalizados. La duración de los trabajos prevista en las avenidas será hasta febrero de 2021 en una primera fase y después en otoño de 2021 para las tareas de conexión con el colector.



Estas obras suponen la ocupación de una parte de la avenida de Gabriel Alomar y del primer tramo de la calle del General Ricardo Ortega, entre la avenida y la calle de Manuel Guasp, que está cortado al tráfico dejando solo un acceso para un aparcamiento. En cuanto a las avenidas, se reducen a dos carriles en cada sentido en este punto.



El colector forma parte del proyecto conjunto de construcción de esta infraestructura y del depósito de laminado que se ejecuta también ahora junto a la depuradora del Coll d’en Rabassa (EDAR 2), para recoger las aguas residuales y las aguas mixtas (residuales y pluviales) y conducirlas al depósito y a la depuradora para su tratamiento, impidiendo los vertidos en el mar. Tiene una capacidad de 50.000m³, ya se ha finalizado la excavación y se espera que esté totalmente concluido en febrero de 2021.



También se trabaja en la excavación de la estación de bombeo que se sitúa al lado del tanque y de la depuradora. En este punto se está excavando un pozo de rescate de la tuneladora. Otro punto de trabajo se sitúa en la calle de Caracas, donde está otro de los pozos de ataque de la tuneladora.



Después de los trabajos iniciales realizados dentro de 2019, las obras del tanque y del colector se iniciaron el pasado mes de enero. La previsión de puesta en servicio de la obra es de finales de 2021.