SECTOR NÁUTICO

EMPRESAS

Nace una nueva asociación náutica para pymes y autómomos

El empresario Alex Casares, líder de las protestas contra la implantación de una nueva tasa en los puertos, será su presidente
J.L.M.

El sector náutico balear cuenta desde este mes con una nueva asociación. Se llama ADNEA (Asociación para el Desarrollo Náutico de Empresas y Autónomos) y su presidente es Álex Casares (en la foto), el empresario que en los últimos meses ha liderado las protestas contra la implantación de una nueva tasa sobre el volumen de facturación a trabajadores autónomos y pequeñas empresas en los puertos de la Autoridad Portuaria de Baleares (APB). El cargo de secretario lo ocupa Javier Calomarde y el tesorero es José Bauzá. 


Astilleros Llompart

ADNEA, según explica Casares, nace con «vocación de independencia» y el objetivo principal de dar voz a un «amplio colectivo de autónomos y pymes que no se ven representados en las asociaciones y patronales existentes». Hay lista de espera de peticiones para sumarse a la nueva asociación y su presidente está convencido de que, a medio plazo, tendrá «un gran peso dentro del sector de la náutica recreativa, especialmente en el subsector de la reparación y mantenimiento de embarcaciones, aunque sin excluir a nadie».



De momento, ADNEA no pertenece a ninguna de las principales patronales de Baleares, pero no descarta integrarse en alguna de ellas si «hay buena sintonía y ganas de trabajar por el desarrollo de la náutica». Casares recalca que esta iniciativa no llega para pisar el terreno de las demás asociaciones, a las que reconoce méritos, sino para «complementar». 



«No nos vamos a meter en asuntos como los cursos de formación, porque eso ya está bien cubierto, pero sí lucharemos con un espíritu algo más combativo para que las administraciones de las que dependemos no frenen nuestro desarrollo, y mucho menos ahora en que es necesario buscar alternativas al turismo y se ha demostrado que la náutica puede ser un motor económico», señala el presidente de ADNEA, cuyo primer paso será mantener la presión, con una nueva estrategia, «ante la injusticia del tasazo impuesto por la APB en plena pandemia y ante un inquietante escenario de crisis».



A nadie escapa que ADNEA nace, en gran medida, del descontento que provocó en su día el voto favorable de las patronales integradas en el consejo de administración de la APB a la polémica tasa, si bien luego rectificaron su postura. «Es cierto que mucha gente que no se sintió representada y que empezó a proponer la creación algo nuevo», reconoce Casares, pero insiste: «No estamos contra nadie, sino a favor del sector. Queremos sumar».