SUCESOS

Consternación por la muerte del buceador Fernando Garfella

El fotógrafo y cámara submarino, de 31 años, ha perdido la vida durante una inmersión en Cala Estellencs
MALLORCA PRESS

Fernando Garfella Palmer, un conocido submarinista y documentalista mallorquín, ha fallecido hoy domingo a la edad de 31 años cuando buceaba en las inmediaciones de Cala Estellencs, en el Oeste de Mallorca. Las primeras hipótesis apuntan a que podría haberse quedado atrapado a unos 60 metros de profundidad.



El cuerpo no había sido recuperado en el momento de escribir estas líneas. El Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil intentó localizar el cadáver, pero al caer la noche se vio obligado a suspender las labores de rastreo hasta mañana. Las fuertes corrientes submarinas podrían haberlo movido de la última ubicación donde fue visto por otro buceador que acudido en su auxilio y que se encuentra en estado grave en la cámara hiperbárica de la Clínica Juaneda por un accidenta de descompresión.


GrupoBarco

Al parecer, se quedó sin aire durante la búsqueda de Garfella y no pudo realizar las paradas de descompresión que exige el buceo a gran profundidad. Un helicóptero de Salvamento Marítimo ha participado en la operación de rescate del compañero del fallecido.



El suceso, ocurrido en torno a las 15.00 horas, ha causado una gran consternación en el municipio de Andratx, donde Garfella era una persona muy querida. Al parecer, su novia dio la alerta tras preocuparse por su tardanza en regresar de la inmersión.



El fallecido era un buceador experimentado que se dedicaba a fotografiar y filmar especies marinas. En los últimos años fueron aclamados sus trabajos audiovisuales sobre cachalotes y caballitos de mar, que se creían extinguidos en Mallorca. Se trataba además de un ferviente defensor del medio ambiente que no dudaba en denunciar malas prácticas por parte de pescadores, usuarios del mar y administraciones. Hace apenas unos días se había hecho viral en las redes un espectacular vídeo realizado por él en el que se ve una raya gigante nadando a ras del lecho marino.