HISTORIA, PATRIMONIO, LITERATURA

IN MEMORIAM

Bartolomé Deudero: un hombre bueno y de mar

Antonio Deudero recuerda las cualidades marineras y humanas de su padrino, fallecido el pasado martes cuando se encontraba fondeado en Es Carbó junto a su familia a bordo del Cranc IV
ANTONIO DEUDERO

Bartolomé Deudero Alorda es mi padrino. Y lo digo con orgullo. Hijo y nieto de oficiales de la Armada, siguió la saga, junto a su hermano Antonio, como Oficial de la Marina, llegando a alcanzar el empleo de Capitán de Navío.


Fan not

Hombre bueno y de mar, no se separaba nunca del amor de su vida, Salud Company, con quien navegó sin cesar por la aguas de Baleares en los veleros que fueron teniendo y que vinieron en llamar “Cranc” (cangrejo, en buen mallorquín), seguido del numeral correspondiente.

Además de su carrera de marino, dedicó periodos de su vida a la docencia deportiva como monitor de vela, destacando su actividad en la Escuela Nacional de Vela Calanova y también en el Club Náutico de Cala Gamba, su cuna marinera y club del que era socio, junto al Real Club Náutico de Palma, donde está amarrado el Cranc IV.

Contaba con orgullo como fue él quien trajo el primer 420 (embarcación de vela ligera) a Mallorca en un buque de la Armada.

Destacaba por ser bueno en ciencias, especialmente en matemáticas y en sistemas navales, incluyendo todo cuanto hace a la realidad de a bordo: mecánica, electrónica, jarcia fija y de labor. Todo.

Tan lúcido era que en la Armada estuvo entre los preseleccionados para poder hacer frente al reto de los entonces nuevos y complejos sistemas nucleares, finalmente descartados por decisión gubernativa.

Estando ya en la reserva, en el sector privado fue el escogido, de entre otros candidatos altamente cualificados, para encargarse del submarino turístico de Puerto Portals, destino en el que pudo aplicar todos sus conocimientos, siendo que bajo su supervisión funcionó sin incidencia alguna haciendo cientos de inmersiones, quedando acreditado así lo acertada que fue la decisión de la empresa. Incluso se sorprendían de ver cómo conseguía reponer piezas y sistemas con proveedores españoles, frente a los extranjeros que inicialmente le proponían, mucho más caros y de calidad análoga o a veces incluso peor. Y es que sus años de destino en Porto Pi, haciéndose cargo del mantenimiento de la base y de toda la flotilla de dragaminas que allí estaba destacada, fueron una escuela sin parangón, donde también consiguió -con gran limitación presupuestaria- mantener flota y base plenamente operativos.

Famoso fue el caso de la corbeta a la que, llegado como joven oficial de máquinas, daban por prácticamente para el desguace. Tras tres intensos meses de duro estudio y trabajo consiguió poner la corbeta en perfecto estado de revista, siendo de hecho la que finalmente más duró de todas las de su clase.

Recuerdo las navegaciones en el Cranc, un velero kaiteret hecho en Mallorca de algo más de 7 metros. Con él nos acercábamos a alguno de los portaaviones americanos que acostumbraban fondear en la bahía. Su tacto a la caña era innato. Y nos decía -me lo recordaba mi hermano Miguel el otro día- "coge la caña, siente el barco, no fuerces... eso es". Lecciones de vida.

El fondeadero era seguro, lo conocía perfectamente. Los tripulantes -esposa, hijos, nietos- departiendo distendidamente a bordo en el entorno paradisíaco de Es Carbó. El “Cranc IV”, un Wind 46 de preciosa silueta, daba cobijo a toda la familia.

Si se pudiera escoger el momento de partir, sin duda era este. A bordo de su velero, acompañado de los suyos. Y la Mar, siempre la Mar.



---



Bartolomé Francisco DEUDERO ALORDA nació en Palma el 27/8/1943 y falleció a bordo del Cranc IV, en aguas de És Carbó, Mallorca, el 11/08/2020.


¿TE GUSTA LO QUE HACEMOS?
HAZTE SOCIO DEL CLUB GACETA NÁUTICA.

Numerosos aficionados a la mar son lectores asiduos de Gaceta Náutica en sus versiones digital e impresa. Nuesta audiencia no ha dejado de crecer en los últimos años. Pero las sucesivas crisis han provocado una importante merma en la contratación de publicidad, nuestra única fuentes de ingresos.
Desde nuestra fundación en 2002 hemos sido un medio gratuito y queremos seguir manteniendo ese espíritu. Nuestras noticias siempre estarán en abierto para quien quiera leerlas o compartirlas. Para que esto siga siendo posible hemos puesto en marcha una campaña de contribución voluntaria mediante suscripción, una especie de taquilla inversa que funciona de una manera muy sencilla: si te gusta lo que hacemos, puedes apoyarnos con una contribución y pasarás a formar parte del Club GN.
Gaceta Náutica se ha caracterizado históricamente por su independencia y por publicar informaciones que no tienen eco en otras publicaciones del sector. Esta forma de entender el periodismo nos ha hecho acreedores de algunos premios como el que nos otorgó en 2017 la Asociación de Periodistas de las Islas Baleares (APIB) por nuestra investigación sobre la contaminación marina.
Contamos con poder mantener nuestro producto mediante un sistema mixto de financiación basado en la libertad comercial y el soporte de nuestro lectores socios del Club GN.
Esperamos haberte convencido y si no es así, no importa: sigue abriendo la Gaceta Náutica cuando quieras. Estaremos encantados de informarte.