MEDIO AMBIENTE

MEDIO AMBIENTE

Marina Port de Mallorca y Palma Cuarentena limpian su fondo marino

Gracias al gran impacto visual que supone ver salir del agua objetos como motocicletas, carritos de la compra, patinetes eléctricos o señales de tráfico, muchos usuarios toman conciencia de estos malos hábitos.
M.P.

Motos, carritos de la compra, patinetes eléctricos, señales de tráfico, contenedores de basura, bicicletas, ruedas y desechos varios han acabado convirtiéndose en parte del paisaje marino de nuestro Mar Mediterráneo.


GrupoBarco

Marina Port de Mallorca y Marina Palma Cuarentena, marinas del Grupo IPM IMG, dedican anualmente buena parte de su tiempo a retirar estos desechos de este entorno al que no pertenecen, sin desaprovechar la ocasión de utilizar estas imágenes tan curiosas como impactantes para concienciar a los clientes de la importancia de evitar estos malos hábitos.



Los equipos de ambas marinas con la ayuda de los buzos dedicaron una mañana para retirar del fondo del puerto estos objetos que cada año sorprenden, y que de una forma u otra acaban tocando el fondo del mar.



La tarea comenzó con una primera inmersión para localizar los desechos más voluminosos que los buzos marcan con boyas. Poco a poco, el espejo de agua de ambos puertos se va cargando de puntos amarillos con la ubicación de dichos objetos.



Lo interesante es que una boya no siempre marca un único objeto, sino que cuando se tira del cabo que la sujeta con una grúa, aparece de debajo del agua algo similar a un gran nudo con varios objetos entrelazados.



Otras boyas, sin embargo, marcan la presencia de un gran objeto como puede ser en esta última jornada, una motocicleta o un contenedor. Andreas Schweimler, encargado de gestionar y organizar las tareas de limpieza junto con el capitán de las marinas, Oscar Fernández, comentan que les gusta “hacer esta pequeña aportación al medio ambiente. Sabemos que no es suficiente, pero si entre todos ayudamos podemos cambiar un poco esta situación”.



Gracias a esta actividad y al gran impacto visual que supone ver salir grandes objetos del fondo del mar, los clientes toman conciencia de todo lo que se esconde bajo el agua generando la necesidad de reciclar y evitar que este tipo de malos hábitos.