SECTOR NÁUTICO

TRIBUNA ABIERTA

La náutica puede reactivar la economía y el empleo en Baleares

El autor propone rebajas justificadas de los cánones portuarios y la activación de reformas portuarias que no supongan ampliaciones
RICARDO FERRER

Ante la drástica y prolongada paralización de la actividad de los puertos en las Islas Baleares, se hace necesaria la adopción de medidas extraordinarias para paliar sus efectos y promover la reactivación del sector náutico, tan importante en la economía de nuestras Islas.


SUSCRÍBETE

Sabido es que el Govern de las Illes Balears puede adoptar Decretos Leyes en casos de extraordinaria y urgente necesidad, tal como prevé el artículo 49 del Estatuto de Autonomía. Y no hay duda que en esta situación estamos.



Así lo ha hecho el Govern recientemente con la impulsión del  Decreto8/25020 de 13 de mayo sobre medidas urgentes y extraordinarias para el impulso de la actividad económica y la simplificación administrativa en el ambito de las administraciones públicas de las Illes Balears, para paliar los efectos de la crisis ocasionadad por la Covid-19



El Sector Náutico necesita  aprovechar esta oportunidad con medidas urgentes, adaptadas a la realidad de los puertos que sirvan de palanca para una rápida recuperación del sector y, con otros efectos  colaterales favorables, como el empleo, el sector  de la construcción, la propia hacienda pública (tasas, impuestos derivados de la actividad económica, etc). 



Los puertos de gestión indirecta del Govern Balear, es decir los que se gestionan a través de concesiones, son los que están tirando del carro aportando solidaridad y  permitiendo que a través de Ports se financien los puertos de gestión directa “los públicos”, a la vivienda o al transporte.



Con el Covid 19, los puertos concesionados han sufrido y están sufriendo las dificultades de sus clientes y amarristas de pequeñas embarcaciones. En efecto, este posible Decreto Ley de Medidas Urgentes para el Sector Náutico podría incorporar medidas como:



1) Plantear ayudas, rebajas justificadas de canon, como está previsto aplicar por la AP en sus puertos, o para los usuarios que disfrutan de amarres públicos. Los concesionarios necesitan ser competitivos ofreciendo seguridad y confort, sostenibilidad e innovación y esto lo consiguen, entre otras cosas,  a través de  las inversiones que ellos mismos proponen y realizan  con su dinero garantizando su futuro. No se trata de crear deuda con aplazamientos de cánones que endeudan a los concesionarios ya que el negocio no se ha generado y no se generará; la temporada pasará con la huella de Covid 19 y  las reservas o superávit de PIB se han  generado mediante los cánones que muchas veces con sacrificio han aportado los concesionarios. Es el momento de ser solidarios con este motor de la economía turística.



2) Regulación de un sencillo y rápido procedimiento que permitiera en un breve plazo de tiempo, 1 o 2 meses desde la publicación del Decreto Ley, autorizar obras tanto interiores como exteriores de los puertos que se justificasen por razones de seguridad de las instalaciones, embarcaciones y personas,  en definitiva en la mejora del dominio público marítimo terrestre. Obras que en muchos casos ya han sido presentadas y aprobadas como proyectos para la renovación de los títulos concesionales y que se encuentran en fase de tramitación. En ningún caso estas obras podrían suponer incremento del número de amarres, es decir, quedarían excluidas cualquier obra de ampliación de los puertos. Por el contrario dicho procedimiento, garantizando unos mínimos, debería facilitar ciertos trámites administrativos en aras a posibilitar  “de facto” el inicio de la  ejecución de dichas obras este mismo año 2020,  una vez pasada la temporada veraniega. Los proyectos están ahí, esperando crear puestos de trabajo desestacionalizado  y aportando un granito de esperanza  a la reactivación de la  economía.