SECTOR NÁUTICO

APAREJO DE FORTUNA

Los hombres de Harrelson en el fondeadero

Seis hombres de negro, chaleco antibalas, casco de kevlar, gafas y mascara a juego, automática al cinto, subfusil en bandolera, cuchillo de combate al tobillo… Descienden por el costado de un buque, abordan una semirrígida negra con motores de alta potencia e inician una peligrosa misión.
JAIME DARDER

Estás fondeado en Cala Blava, Cala Saona, donde sea… Oyes ruido de motores, estás en bañador, tu pareja en bikini, con tus invitados o tu familia disfrutando de un merecido día de descanso. Te giras hacia el ruido pensando que es otro «bobo motorizado» en el fondeadero, pero no, son nuestros héroes de negro, la semirrígida de la Guardia Civil. Sobresaltado, piensas por un momento que estás en aguas costeras de Irán en mitad de una operación de desembarco, te incorporas, ves a un cuarto de milla el «buque nodriza», una impresionante patrullera oceánica de 80 metros. 



Los «Hombres de Harrelson» deambulan por el fondeadero, piden papeles a unos, abordan a otros. A ti no te dicen nada, pero te han dado un susto de muerte. ¿Se puede saber qué hacen ese barco y esos tipos armados hasta los dientes paseándose entre gente en bañador? ¿Te imaginas lo mismo en la playa?


multinautica

Se supone que esa patrullera está para impedir el tráfico de drogas y la llegada de inmigrantes ilegales por mar, pero alguien, con la aquiescencia de nuestras autoridades autonómicas, pensó que era una buena idea pasar el verano aterrorizando navegantes.



Algo parecido ocurre cuando Aduanas verifica un yate, tipos armados hasta los dientes, botas de combate dejando la cubierta hecha unos zorros, tripulaciones e invitados de los nervios, etc…



Si añadimos el típico patrón de vigilancia de la posidonia que aparece durante el desayuno para decirte que tu cadena «podría» rozar una hoja de posidonia y tienes que moverte, entendemos por qué la gente se está largando de aquí a marchas forzadas.



Los grandes barcos se están yendo a Francia, Italia, Grecia o Montenegro, donde son bienvenidos. Los no tan grandes están empezando a seguirles y, entretanto, marinas y clubes agobiados por cánones e impuestos, siguen con precios que superan a los de Mónaco.



Mientras, la APB mantiene su tasazo y exige pagos por adelantado basados en estimaciones, sin atender a una situación excepcional que está ahogando la economía balear. Además, nuestra presidenta, ante el escándalo de la APB (tres de sus últimos cinco presidentes, Verger, Triay y Gual de Torrella han estado implicados en procesos penales por razón de su cargo), vuelve a utilizar ese sillón para acomodar una vieja gloria política.



Así nos encontramos con que Francesc Antich, un hombre de reconocida honradez e ineficacia, llega a presidir nada menos que la Autoridad Portuaria de Baleares, un ente que factura decenas de millones de euros y es la puerta de entrada de pasajeros y mercancías a nuestras islas; y llega sin, al menos que nosotros sepamos, la más mínima experiencia en el sector marítimo, portuario, y la gestión del mismo. Tal vez lo siguiente sea poner a Rodríguez Zapatero al frente del Comité Posidonia.



Esto es lo que importa el mar a nuestras autoridades, ¿estamos locos por seguir navegando o lo están ellos por tratar así al único sector con capacidad de crecimiento y generación de riqueza de las Islas Baleares?


¿TE GUSTA LO QUE HACEMOS?
HAZTE SOCIO DEL CLUB GACETA NÁUTICA.

Numerosos aficionados a la mar son lectores asiduos de Gaceta Náutica en sus versiones digital e impresa. Nuesta audiencia no ha dejado de crecer en los últimos años. Pero las sucesivas crisis han provocado una importante merma en la contratación de publicidad, nuestra única fuentes de ingresos.
Desde nuestra fundación en 2002 hemos sido un medio gratuito y queremos seguir manteniendo ese espíritu. Nuestras noticias siempre estarán en abierto para quien quiera leerlas o compartirlas. Para que esto siga siendo posible hemos puesto en marcha una campaña de contribución voluntaria mediante suscripción, una especie de taquilla inversa que funciona de una manera muy sencilla: si te gusta lo que hacemos, puedes apoyarnos con una contribución y pasarás a formar parte del Club GN.
Gaceta Náutica se ha caracterizado históricamente por su independencia y por publicar informaciones que no tienen eco en otras publicaciones del sector. Esta forma de entender el periodismo nos ha hecho acreedores de algunos premios como el que nos otorgó en 2017 la Asociación de Periodistas de las Islas Baleares (APIB) por nuestra investigación sobre la contaminación marina.
Contamos con poder mantener nuestro producto mediante un sistema mixto de financiación basado en la libertad comercial y el soporte de nuestro lectores socios del Club GN.
Esperamos haberte convencido y si no es así, no importa: sigue abriendo la Gaceta Náutica cuando quieras. Estaremos encantados de informarte.