ENTREVISTA

Javier Sanz: «No es bueno para la vela que la federación se enfrente al CSD»

El único candidato conocido a la presidencia de la Real Federación Española de Vela se muestra preocupado por la deriva de Julia Casanueva y su mala relación con el Consejo Superior de Deportes
JOSÉ LUIS MIRÓ

Javier Sanz Fernández (Madrid, 1950), ex vicepresidente económico de la Real Federación Española de Vela (RFEV), ex presidente del Real Club Náutico de Palma y ex presidente del Comité Organizador de la Copa del Rey de Vela, ha anunciado su candidatura a la presidencia de la RFEV. Economista y Máster MBA en Dirección de Empresas, ha desarrollado su carrera profesional durante 40 años en cargos de alta responsabilidad hasta su jubilación. Aunque inició su trayectoria profesional en Madrid, lleva ya casi 40 años viviendo en Palma.


Hace unos meses dimitió como vicepresidente económico de la Real Federación Española de Vela (RFEV). ¿Se fue con mal sabor de boca?

Quizás esa no es la expresión, pero me hubiera gustado terminar el proyecto que iniciamos con mucha ilusión en 2015. Hay veces en la vida en que hay que dar un paso atrás. Entonces dejé la vicepresidencia porque no me sentía a gusto, aunque sí satisfecho con los resultados obtenidos en el área económica, que fue la que gestioné de manera directa. Ahora creo que es el momento de dar un paso adelante.

¿Se fue por desavenencias con la actual presidenta?

Es obvio que si hubiéramos estado bien avenidos no me hubiese marchado, pero no me gustaría personalizar la cuestión. Cuando alguien ha dejado de creer en un proyecto, lo que tiene que hacer es dejarlo y, llegado el caso, plantear una alternativa. Es lo normal en una sociedad democrática, y eso es lo que estoy haciendo.

Se dice que se postuló usted muy pronto, cuando ni siquiera se habían convocado elecciones.

No lo veo así.

Pero la presidenta Casanueva ha dicho hasta hace dos días que las elecciones deberían ser en 2021 porque no ha habido Juegos Olímpicos.

Es su opinión, pero creo que se equivoca. El Consejo Superior de Deportes (CSD), que es el máximo organismo del deporte español, y esto incluye por supuesto a la vela, ha manifestado en varias ocasiones que las elecciones de todas las federaciones olímpicas han de convocarse este año. Hace apenas unos días amenazó con imponer sanciones a la Federación. Esto es gravísimo y un verdadero desastre para la vela.

¿Y si no fuera así y Julia persiste en su actitud?

No debería contemplarse esa posibilidad. No es bueno para el deporte de la vela enfrentarse al CSD, la entidad pública que más dinero aporta a la federación. En cualquier caso, mi idea es tener tiempo suficiente para explicar mi proyecto a los asambleístas de la RFEV, que al final son los que eligen al presidente. Si las elecciones se retrasan, por lo que sea, nos adaptaremos al nuevo escenario. Navegar consiste en eso, en adecuarse a lo que venga. 

¿Cree que se presentará Julia Casanueva?

No tengo ni idea, pero está en su perfecto derecho.  

Carlos Torrado, presidente de la federación valenciana, anunció un candidato de esta comunidad.

Así es, pero no dio el nombre. No creo que la presidencia de la RFEV deba plantearse en términos de influencia autonómica. Yo soy madrileño, estoy federado en Baleares, vivo en Mallorca y he presidido el Real Club Náutico de Palma, pero si algún día llego a ser presidente de la vela española, lo que para mí sería un gran honor, representaré los intereses de todos los regatistas y aficionados de nuestro país. No tiene mayor importancia de qué federación autonómica procedan los candidatos. Por esa razón no comprendo, como le decía, que se anuncie su procedencia pero no su nombre, como si lo primero significara algo por sí mismo.

¿Es bueno para la vela que haya varias candidaturas?

Siempre es bueno que se confronten ideas y que los electores tengan dónde elegir. Los matices, en una materia tan concreta como la nuestra, son importantes.

La extensión de esta entrevista no da para muchos matices. Resuma qué ofrece la candidatura de Javier Sanz.

Experiencia en la gestión deportiva y económica, transparencia, conocimiento de las estructuras federativas y, sobre todo, ilusión y mucho trabajo. Estoy en condiciones de ofrecer dedicación absoluta. La gente que me conoce sabe que cuando me implico en algo, lo hago en cuerpo y alma, y que una de mis máximas es el respeto al trabajo y la opinión de mis colaboradores. Mi pasión es dirigir equipos y aprender cada día de las personas que me rodean. 

¿Fue esa falta de respeto por los profesionales la causa de su salida de la RFEV?

Mis motivos quedaron expuestos en mi carta de despedida. Aquello es agua pasada. Es hora mirar al futuro.

¿La federación de vela lo es sólo del equipo olímpico? A veces da esa impresión.

No, en absoluto, pero los JJOO son prioritarios. El deporte actual de alto nivel requiere dedicación absoluta y nuestro deber como federación es apoyar a los regatistas que hacen un gran esfuerzo personal, renunciando a muchas cosas, por representar a España en el mayor acontecimiento deportivo del mundo. Para esto hay que tener unos objetivos y unos criterios de selección claros, ofrecer confianza a los equipos técnicos y evitar cualquier tentación de interferir en su labor. Lo anterior no quiere decir que se deban descuidar la vela de base ni las clases juveniles, que son estratégicas y un trampolín para los futuros olímpicos. Ni, por supuesto, la vela de crucero. La federación representa y defiende los intereses de todos sus federados, sin excepción. 

Antes ha dicho que el CSD aporta la mayor parte de los fondos que sustentan la RFEV. ¿Qué otras vías de financiación podrían explorarse?

Así es. El 70% de los ingresos proceden de subvenciones públicas. Lo sé bien porque he sido tesorero de la institución. La federación debe reducir el nivel de esa dependencia y generar sus propios recursos. Las licencias y los patrocinios son las otras dos fuentes de financiación de la RFEV, y hay que potenciarlas. Hemos de conseguir que haya más aficionados a la vela y que las marcas comerciales inviertan –fíjese que digo «inviertan» y no «gasten»– en nuestro deporte. En esto creo que estará de acuerdo cualquier candidato, la cuestión es cómo conseguirlo.

¿Y cómo piensa hacerlo?

Con una buena estrategia comercial, la aportación de mi experiencia y conocimiento en gestión deportiva, y la colaboración de los clubes náuticos.  

La afición por la vela nace en los clubes náuticos. ¿Cómo ve su situación actual y en qué medida colaborará con ellos?

He presidido el Real Club Náutico de Palma durante ocho años y le puedo decir con toda seguridad que nuestro deporte no existiría sin la labor que realizan los clubes. Conozco bien el sector y la situación de los clubes depende, por desgracia, de demasiados factores: de su ubicación, de si son competencia autonómica o estatal, y de la particularidad de las leyes que los regulan, que son muy dispares. En este contexto de inseguridad jurídica se puede decir que los clubes náuticos son entidades muy frágiles. No son pocos los que están en peligro de desaparición, como bien sabemos en Baleares. Son un pilar esencial y me gustaría que la federación se implicara de manera decidida en su defensa, reivindicando su utilidad social ante las máximas autoridades deportivas y saliendo al paso cada vez que un club se ve en apuros. La RFEV debe estrechar lazos con la Confederación Española de Asociaciones de Clubes Náuticos (CEACNA) y con la Asociación Española de Clubes Náuticos (AECN) para hacer un frente común que garantice la supervivencia de todos ellos, con independencia de su tamaño. Siento una gran pena por lo que le ha pasado al Club Marítimo Molinar, con más de 100 años de historia, y he echado en falta un mensaje de solidaridad por parte de la federación. Cada vez que desaparece un club, se debilita la vela.

¿Ya sabe quién le acompañara en esta aventura?

Tengo un equipo de colaboradores de la máxima confianza, personas cuya implicación en este proyecto es total. Pero, como decía, quedan algunos meses antes de las elecciones y habrá tiempo de sobra para dar a conocer los pormenores de nuestro programa y las persona que lo llevarán a cabo si los asambleistas nos prestan su confianza.


¿TE GUSTA LO QUE HACEMOS?
HAZTE SOCIO DEL CLUB GACETA NÁUTICA.

Numerosos aficionados a la mar son lectores asiduos de Gaceta Náutica en sus versiones digital e impresa. Nuesta audiencia no ha dejado de crecer en los últimos años. Pero las sucesivas crisis han provocado una importante merma en la contratación de publicidad, nuestra única fuentes de ingresos.
Desde nuestra fundación en 2002 hemos sido un medio gratuito y queremos seguir manteniendo ese espíritu. Nuestras noticias siempre estarán en abierto para quien quiera leerlas o compartirlas. Para que esto siga siendo posible hemos puesto en marcha una campaña de contribución voluntaria mediante suscripción, una especie de taquilla inversa que funciona de una manera muy sencilla: si te gusta lo que hacemos, puedes apoyarnos con una contribución y pasarás a formar parte del Club GN.
Gaceta Náutica se ha caracterizado históricamente por su independencia y por publicar informaciones que no tienen eco en otras publicaciones del sector. Esta forma de entender el periodismo nos ha hecho acreedores de algunos premios como el que nos otorgó en 2017 la Asociación de Periodistas de las Islas Baleares (APIB) por nuestra investigación sobre la contaminación marina.
Contamos con poder mantener nuestro producto mediante un sistema mixto de financiación basado en la libertad comercial y el soporte de nuestro lectores socios del Club GN.
Esperamos haberte convencido y si no es así, no importa: sigue abriendo la Gaceta Náutica cuando quieras. Estaremos encantados de informarte.