HISTORIA, PATRIMONIO, LITERATURA

MEDIO AMBIENTE

Un barco vikingo en Cabrera

El ‘Toftevaag’, que se acaba de poner a punto en Astilleros de Mallorca, colabora con asociaciones conservacionistas y entidades científicas de Baleares como Save The Med o SharkMed.
JUAN POYATOS

Toftevaag es el complicado nombre de una aldea de origen vikingo situada en el fiordo noruego de Hardanger. También es el nombre de un antiguo barco pesquero de madera construido artesanalmente allí mismo en 1910. Actualmente el Toftevaag es un habitual de las cristalinas aguas de Cabrera, muy lejos de su natal Noruega. 


Club de Mar

Hecho de madera con técnicas ancestrales heredadas de los vikingos, el Toftevaag mide 18 metros de eslora por 4 de manga. Unas medidas muy similares a las de, por ejemplo, el Gokstad, un barco original vikingo tipo Karvi, que mide 23 metros de eslora por 5 de manga, construido en el lejano año 890. 

El Toftevaag es una embarcación de quilla corrida y cubierta despejada, como los tradicionales «hafskip», barcos vikingos de trasporte. Aparejado a dos palos y con jarcia de labor manual, tiene una gran capacidad de navegación en alta mar, mucho más de lo que podría parecer. Los vikingos hacían básicamente dos tipos de barcos, los de guerra  (langskip) y los de trasporte (hafskip), más «oceánicos» y parecidos en concepto al  Toftevaag.

En 1986, tras una compleja restauración en la isla de Öckerö, el Toftevaag fue adquirido por Ricardo Sagarminaga y Ana Cañadas. Buscaban un barco adecuado para su particular percepción de lo que han dado en llamar «educación activa», es decir, una forma distinta de mostrar la ciencia y la naturaleza, directamente desde el mar. De Noruega a Cabrera, el barco, una vez restaurado, se destinó enseguida a la investigación. 





Capitaneado por Sophie Ruge desde 2019, suele verse al Toftevaag en Cabrera cada verano, cargado de complejos equipos y científicos de todo el mundo en búsqueda principalmente de la observación de tortugas marinas y cetáceos. Calderones, delfines mulares, listados o comunes, ballenas o cachalotes, muchos son los avistamientos que se producen en estas aguas desde el silencioso Toftevaag. De este modo, fotos, vídeos, textos y publicaciones recorren enseguida el mundo, uniendo el nombre de Cabrera con lo extraordinario de nuestras aguas. 

Actualmente el «barco vikingo» colabora con asociaciones conservacionistas y entidades científicas de Baleares como Save The Med o SharkMed.



Puesta a punto



El mantenimiento y puesta al día de un barco así es complejo y costoso. Astilleros de Mallorca ha colaborado desinteresadamente en la varada y mantenimiento del Toftevaag. Tras su paso por Astilleros de Mallorca, el Toftevaag ha quedado listo para una nueva campaña científica en nuestras aguas. 


¿TE GUSTA LO QUE HACEMOS?
HAZTE SOCIO DEL CLUB GACETA NÁUTICA.

Numerosos aficionados a la mar son lectores asiduos de Gaceta Náutica en sus versiones digital e impresa. Nuesta audiencia no ha dejado de crecer en los últimos años. Pero las sucesivas crisis han provocado una importante merma en la contratación de publicidad, nuestra única fuentes de ingresos.
Desde nuestra fundación en 2002 hemos sido un medio gratuito y queremos seguir manteniendo ese espíritu. Nuestras noticias siempre estarán en abierto para quien quiera leerlas o compartirlas. Para que esto siga siendo posible hemos puesto en marcha una campaña de contribución voluntaria mediante suscripción, una especie de taquilla inversa que funciona de una manera muy sencilla: si te gusta lo que hacemos, puedes apoyarnos con una contribución y pasarás a formar parte del Club GN.
Gaceta Náutica se ha caracterizado históricamente por su independencia y por publicar informaciones que no tienen eco en otras publicaciones del sector. Esta forma de entender el periodismo nos ha hecho acreedores de algunos premios como el que nos otorgó en 2017 la Asociación de Periodistas de las Islas Baleares (APIB) por nuestra investigación sobre la contaminación marina.
Contamos con poder mantener nuestro producto mediante un sistema mixto de financiación basado en la libertad comercial y el soporte de nuestro lectores socios del Club GN.
Esperamos haberte convencido y si no es así, no importa: sigue abriendo la Gaceta Náutica cuando quieras. Estaremos encantados de informarte.