PIRAGÜISMO

GALARDONES

Carlos Borrás Caldentey, premio Timón 2020 de Piragüismo

El palista del RCNP se quedó a tres centésimas de la medalla de bronce en la Copa de Mundo de K4 500. Simboliza el esfuerzo mental y físico de todos los deportistas durante el confinamiento.

MALLORCA PRESS

Carlos Borrás Caldentey (Palma 1995), piragüista del Real Club Náutico de Palma, se quedó el pasado mes de septiembre a tres centésimas de conseguir la medalla de bronce en la Copa del Mundo de Piragüismo disputada en Szeged (Hungría). Aunque el ajustadísimo resultado le dejó, como es lógico, un sabor agridulce –tres centésimas son literalmente “un pelo”–, el mérito de haber estado en la final y haber peleado por la medalla hasta la última palada es más que notable. Las razones son fáciles de entender: la tripulación del K4 del que Carlos formó parte no había navegado nunca junta, tuvo que pelear la clasificación y los barcos rivales se habían preparado para los JJOO (finalmente suspendidos). A todo lo anterior cabe sumarle el impacto psicológico y físico de la pandemia en el país con uno de los confinamientos domiciliarios más duros del planeta, circunstancia que impidió a los deportistas entrenar en condiciones.


Inspace

“Ha sido un año muy complicado para todo el mundo, estamos viviendo una época mala en la que lo más difícil está siendo mantener la motivación”, reconoce Carlos Borrás, galardonado con el Premio Timón de Gaceta Náutica al mejor piragüista balear de 2020 por su buena actuación en la Copa del Mundo de Szeged, la única prueba celebrada del calendario internacional, y por el enorme tesón demostrado durante los meses en que tuvo que permanecer encerrado en su casa, ejercitándose “con un simulador y dos mancuernas”.



Elena Pipó, directora de Gaceta Náutica, asegura que Carlos Borrás “simboliza el esfuerzo de todos los deportistas que han sabido sobreponerse a la adversidad de la pandemia, adaptándose a una situación excepcional y desconocida, manteniendo la ilusión y transmitiendo el mensaje de que, a pesar de todo, había que seguir remando”.



Carlos explica que todos los palistas del equipo nacional, con los que se encuentra concentrado actualmente en Asturias, han pasado por el mismo trance que él: “Hablándolo con ellos me he dado cuenta de que lo más duro ha sido superar la desmotivación de no saber a qué atenerte, de no saber qué pruebas podrían disputarse, ni siquiera si podrías llegar a competir este año. Me ha tranquilizado saber que todos hemos pensado lo mismo”.



El palista mallorquín, estudiante de tercer curso de Ciencias del Deporte en el CESAG, obtuvo el pasaporte para la Copa del Mundo después del selectivo nacional donde consiguió una tercera plaza que le supo a oro. “En la prueba de Hungría no me sentí cómodo en el K1, pero con el K4 fue distinto, a pesar de que era la primera vez que navegábamos juntos. Tuvimos que ir a la semifinal, que ganamos, y en la final nos quedamos a un suspiro del bronce. Al principio fue duro no alcanzar la medalla por tres centésimas, pero luego lo vi con perspectiva y me di cuenta de que era un muy buen resultado”.



La prueba reina de piragüismo en pista, el K4 500, se ha convertido en una de las especialidades de Carlos Borrás, que se confiesa un “palista de equipo”. La concentración de Asturias tiene por objeto seleccionar las mejores combinaciones de piragüistas para las diferentes distancias de K2 y K4, si bien la plaza se obtiene en K1.



Borrás aprovecha la ocasión que le brinda la obtención del Premio Timón 2020 para agradecer al Real Club Náutico de Palma el apoyo que le ha prestado durante los últimos años, que en 2019 le permitió viajar a Poznan (Polonia) y colgarse el oro en la prueba de K2 200, su mejor resultado hasta la fecha junto al cuarto de Szeged y el campeonato mundial universitario de K4 200 en 2018. También tiene palabras de gratitud para los responsables del Centro de Estudios Superiores Alberta Giménez de Palma, que le han dejado compatibilizar su carrera académica con la competición de alto nivel mediante clases telemáticas.


¿TE GUSTA LO QUE HACEMOS?
HAZTE SOCIO DEL CLUB GACETA NÁUTICA.

Numerosos aficionados a la mar son lectores asiduos de Gaceta Náutica en sus versiones digital e impresa. Nuesta audiencia no ha dejado de crecer en los últimos años. Pero las sucesivas crisis han provocado una importante merma en la contratación de publicidad, nuestra única fuentes de ingresos.
Desde nuestra fundación en 2002 hemos sido un medio gratuito y queremos seguir manteniendo ese espíritu. Nuestras noticias siempre estarán en abierto para quien quiera leerlas o compartirlas. Para que esto siga siendo posible hemos puesto en marcha una campaña de contribución voluntaria mediante suscripción, una especie de taquilla inversa que funciona de una manera muy sencilla: si te gusta lo que hacemos, puedes apoyarnos con una contribución y pasarás a formar parte del Club GN.
Gaceta Náutica se ha caracterizado históricamente por su independencia y por publicar informaciones que no tienen eco en otras publicaciones del sector. Esta forma de entender el periodismo nos ha hecho acreedores de algunos premios como el que nos otorgó en 2017 la Asociación de Periodistas de las Islas Baleares (APIB) por nuestra investigación sobre la contaminación marina.
Contamos con poder mantener nuestro producto mediante un sistema mixto de financiación basado en la libertad comercial y el soporte de nuestro lectores socios del Club GN.
Esperamos haberte convencido y si no es así, no importa: sigue abriendo la Gaceta Náutica cuando quieras. Estaremos encantados de informarte.