CARTA DE LA DIRECTORA

ELENA PIPÓ

Elena Pipó, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad de Navarra, es la directora de Mallorca Press, empresa editora de Gaceta Náutica, Diario de Regatas y Gaceta Náutica Radio. También es la directora de todas estas publicaciones y de sus versiones digitales. Cada mes escribe la "Carta de la directora", dirigida a los lectores de GN, en la que opina sobre los temas de actualidad que afectan a la náutica española.

Ecologismo sin sustancia

La sociedad civil se ocupa de lo importante mientras las autoridades y sus entidades afines y subvencionadas se dedican a lo accesorio.

Pulpo atrapado en una red fantasma.

La máxima «piensa globalmente y actúa localmente» nos impulsa a recoger un plástico del mar o reciclar un cartón de leche mientras, al mismo tiempo, una fábrica emite grandes cantidades de dióxido de carbono a la atmósfera o un ayuntamiento vierte sus residuos contaminantes a un torrente, por poner dos ejemplos reales. Si cada uno de los habitantes de la tierra actuara eficazmente sobre sus propios impactos, el mundo sería mejor, qué duda cabe. 

Las utopías tienen la facultad de servir de inspiración, aunque una no puede evitar que sus ilusiones vayan menguando con el paso de los años, ante la tozudez de la realidad y la falta de ejemplaridad de quienes tienen el poder para hacer que las cosas cambien realmente. 

Ya saben ustedes, lectores de Gaceta Náutica, lo que ocurre con las aguas residuales en Baleares. Se lo hemos contado aquí con detalle, asumiendo incluso el riesgo de aburrirles. Hemos sido deliberadamente pesados con este tema, por su extrema gravedad y porque la defensa del medio ambiente forma parte de los principios básicos de esta publicación desde el día de su nacimiento.  

Este compromiso nos ha llevado, por una parte, a ser obstinados y no decaer ante los intentos de manipulación de ciertas instituciones, y, por otra, a desenmascarar la existencia de una red clientelar de entidades, plataformas y asociaciones que ha hecho posible que un desastre ecológico de enormes dimensiones haya permanecido silenciado durante décadas. 

¿Cómo, si no, se explica que el informe de la Fiscalía de Medio Ambiente sobre el ‘caso vertidos’ confirme, punto por punto, lo que este humildísimo medio de comunicación ha venido publicando desde 2016? ¿Cómo es posible que haya tenido que ser Gaceta Náutica, con sus limitadísimos recursos, quien haya liderado este asunto, aportando pruebas y poniéndolas en manos de la justicia cuando ha sido requerida para ello? 

Dicen la verdad quienes, pretendiendo arrebatarnos cualquier mérito, alegan que nuestros vídeos de los emisarios submarinos no fueron los primeros. Así es. Pero ¿quién más le ha dedicado cinco largos años de investigación al asunto? ¿Quién se ha sumergido en las cloacas de la ciudad para tomar muestras y ponerlas en manos de la ciencia? Y, lo que tal vez es más importante, ¿por qué no lo hicieron antes las entidades ecologistas que cuentan con financiación pública? ¿Estaban ciegas? ¿No les interesaba el tema? ¿Dónde estaban Greenpeace y el GOB? 

La cuestión de fondo, nunca mejor dicho, es que mientras esto ocurría, las autoridades medioambientales se han dedicado a criminalizar a los navegantes y pescadores de recreo, a promulgar normas restrictivas absurdas –como las que impiden el dragado de los materiales inocuos de los puertos deportivos y provoca, con ello, problemas de operatividad y de contaminación de los sedimentos– y a gastar ingentes cantidades de dinero en campañas que nada aportan a la verdadera defensa de la naturaleza: conciertos, festivales, flyers, tebeos...

Las actuaciones globales y de calado son las que corresponden a las administraciones públicas, que, sin embargo, llevan años centradas en lo accesorio. Menos mal que en ocasiones la verdadera sociedad civil –ahí está el ejemplo de los vecinos de Pollença– es la que piensa en grande y, en lugar de conformarse con recoger un plástico para limpiar su conciencia, coge el toro por los cuernos y busca resolver los verdaderos problemas.

Mahón, unas bases para la esperanza

Los amarres son el medio con el que los clubes pueden cumplir su fin: fomentar el deporte

La campaña de cada año

El sector náutico tiene que combatir las mentiras y medias verdades que perjudican a los usuarios del mar y exigir respeto

Dos formas de hacer política

Xavier Ramis ha dado la cara en la polémica por los errores en los exámenes, mientras Vicenç Vidal nos ha querido tomar el pelo

La “apuesta por la náutica” es siempre un farol

La competencia en la Península se ha puesto las pilas y cada vez son más los barcos y las empresas de reparación que optan por otros destinos

Unos premios viento en popa

No es nada fácil elegir a los ganadores entre todo el talento de la náutica balear, ya sea en la rama deportiva, asociativa o empresarial

El fin de las AOT amenaza la industria náutica a corto plazo

La APB debe explorar una fórmula legal que impida que embarcaciones que tienen reserva para reparar en Mallorca busquen otro destino, lo que, de hecho, ya está pasando

Conciencia por el patrimonio

"Seamos positivos: en pocos años hemos visto nacer dos museos marítimos y ahora el Gobierno habla de proteger barcos históricos"

Incivismo en el mar

«La náutica debe marcar distancia frente a quienes no merecen ser considerados navegantes, aunque se desplacen en barco»