TEMPORALES Y NAUFRAGIOS

PIPE SARMIENTO DE DUEÑAS

Nací en Bilbao en 1952. Pasé mi niñez entre botes, remos y cabos en una pequeña villa marinera del Cantábrico llamada Plenzia. Me licencié en Derecho en Deusto y pronto cambié la toga por el traje de agua. He escrito de náutica y mar en casi todos los diarios de España. Soy autor, entre otras obras, de la novela ‘Entre el cielo y las olas’, el libro de viajes ‘Por las costas del mundo’, la investigación ‘Expediente Odyssey’ y este ‘Temporales y naufragios’ que ahora ofrecemos en versión corregida y ampliada por capítulos en Gaceta Náutica. Me encontrarás también en pipesarmiento.net

El matrimonio que sobrevivió 65 días a la deriva en una balsa tras ser embestido su barco por una ballena

El golpe del cetáceo fue tan brutal que ocasionó una enorme vía de agua y provocó el hundimiento de la embarcación, un velero de 12 metros, en pocos minutos

Orcas rondando una almadraba en Barbate. Imagen tomada por el autor en 2001.

Simone y William Butler, un matrimonio norteamericano con residencia en Miami, decidieron emprender una vuelta al mundo a bordo de su velero de 12 metros de eslora; pero su anhelada travesía terminó algunas semanas después de haber entrado en el Pacífico a causa de la embestida que les dio una ballena.

Eran las cuatro de la madrugada cuando escucharon los primeros ruidos. William salió a cubierta y vio a dos animales de más de 2.000 kilos que peleaban; uno cambió de dirección y embistió al velero. El golpe fue tan brutal que ocasionó una enorme vía de agua, lo que provocó que la embarcación se hundiese en apenas unos minutos.

Y comenzó una odisea a bordo de su balsa salvavidas de dos metros cuadrados, en la que habían logrado introducir latas de conserva y unos bidones de agua, además de algunos efectos personales.

Cuando naufragaron estaban a 2.000 millas de la costa más cercana. Las dos primeras semanas las pasaron animados con la esperanza de que pronto serían rescatados. Sin embargo, dos mercantes que se  acercaron hasta unos cientos de metros, no les vieron, seguramente, porque no había nadie de guardia, y comprendieron que para superar la desesperada situación en la que estaban solo contarían con sus medios. Así que comenzaron a racionar las provisiones, pescar y recoger agua de lluvia con una lona.

Barco con carena oscura atacado por orcas.

Barco con carena oscura atacado por orcas. Los cetáceos destrozaron el timón y o dejaron sin apenas gobierno.

Fueron atacados por tiburones que pincharon uno de los flotadores. Para ahorrar energías, permanecían  tumbados dando cabezadas, pero cambiando constantemente de postura para que las úlceras que les producía el agua salada no se infectasen. Tenían un juego de damas que, según dijeron, les ayudó a no enloquecer.

Tras permanecer cincuenta días a la deriva divisaron las características nubes que se forman sobre las islas: durante muchas horas trataron de acercarse a ella remando con las manos, pero la marejada y los caprichos de la corriente les obligaron a pasar de largo. Pero no se dieron por vencidos. Mientras uno debía inflar la balsa cada media hora, el otro sacaba el agua que entraba por un fondo desgastado al que habían cosido varios parches.

El día sesenta y cinco, contó William: “Se nos aproximó el tercer mercante que vimos: sin embargo, y a pesar de que unos marineros nos hicieron gestos con los brazos, pasaron de largo. Mi mujer se puso a llorar. Yo traté de consolarla diciendo que era mejor que no nos hubieran ayudado pues llevaba pabellón de Japón, y ese no era nuestro destino” -bromeó.

Al día siguiente fueron rescatados por una patrullera de Costa Rica a la que había avisado el mercante japonés. Conducidos a un hospital, les trataron con suero y les curaron las llagas que cubrían sus cuerpos. Habían perdido veinticinco kilos cada uno.

“Fue una buena forma de adelgazar –diría William en rueda de prensa-, aunque no se la recomiendo a nadie”.   

CONCLUSION

Es muy difícil prever el ataque de uno de estos enormes mamíferos en alta mar, pero está demostrado que los barcos que llevan su carena pintada de un color muy oscuro están más expuestos, pues los confunden con los lomos de otras especies. Por ello, los pescadores profesionales, al menos en el País Vasco, pintan las carenas de granate  claro y verde suave. En los veleros atacados, todas son oscuras. La experiencia les demostró que, con patente oscura, los bonitos, que se pescan con cañas, no se acercaban al barco, y no picaban.

Tampoco es buena idea jugar con estos poderoso animales. Y si se aproximan demasiado, el ruido del motor y mover trapos de colores fuertes bajo el agua los mantendrá a distancia, en contra de lo que dicen algunos, que jamás se han visto en esta tesitura. El color oscuro y redondeado de una carena de velero bajo el agua con su orza les parece otro animal; y los timones y orza, aletas.

Durante los 20 años que viví en las cercanías del Estrecho lo crucé en velero más de cien ocasiones. En verano, tres veces tuvimos orcas a nuestro lado cuando nos acercábamos a la zona de Barbate; y las tres, las espantamos metiendo en el agua con el bichero los sacos rojos de las velas que movimos con fuerza, además de que mi velero y los de mis amigos con los que navegaba teníamos las carenas pintadas de color granate suave, tal como me enseñaron los pescadores vascos con los que crecí como marino en los años sesenta del siglo pasado.

Los ataques que se vienen dando en el Estrecho se producen en primavera y verano en aguas de Tarifa, Zahara de los Atunes, Barbate y Conil, como ha sucedido siempre. La razón se debe a que las cuatro almadrabas allí montadas desde marzo a octubre atraen y excitan a varias familias de orcas que viven en esas aguas, atraídas por los sonidos desgarradores que emiten los grandes atunes migradores cuando se encuentran prisioneros en los copos, un laberinto de redes del que no pueden escapar. He buceado allí con los profesionales que montan estas trampas, y las orcas fueron un peligro constante, como ya conté en mi anterior artículo sobre las redes. Os adjunto unas fotos sacadas entonces.

En cuango al milagro de la supervivencia de esta pareja, yo lo achaco al carácter alegre y optimista de este gran marino al que conocí en las Canarias. Esa sería la razón fundamental para que lograsen superar tan terrible prueba. También el uso de los aparejos de pesca que vienen en las balsas, y la recogida de agua con una lona, aunque el doctor Alain Bombard demostró que tres sorbitos al día de agua de mar son suficientes al menos para sobrevivir tres meses, como él hizo en su Zodiac Heretic cruzando el Atlántico. Pero creo que el factor fundamental que hizo que esta historia tuviese un final feliz fue algo tan necesario e imprescindible como la suerte.

100 nudos de viento en Córcega y Cerdeña

El autor se encontraba fondeado en el Alguero cuando se desató la tormenta más aterradora de los últimos años en el Mediterráneo. No se vio afectado por muy poco, pero tuvo ocasión de recabar información de la Guardia Costera Italiana y de uno de los marinos que se salvó corriendo el temporal en alta mar.

Cuando el plácido Mediterráneo se transforma en un infierno

Dos regatas simultáneas dejaron un rastro de 10 muertos y 6 barcos hundidos al paso de una violenta tormenta con vientos de Fuerza 10 por el Golfo de León.

Mucho cuidado con dejar los portillos abiertos

Es básico hacer una revisión completa de todos los tambuchos antes de zarpar, aunque haga buen tiempo, para comprobar su buen cierre y asegurar su estanqueidad.

Atrapados en una red y rodeados de orcas

El 70% de los los barcos enganchados en aparejos de pesca se hundieron por la confluencia de distintas calamidades

Naufragar por culpa del ancla

El ‘Cántabro’ era un precioso barco de madera que se fue a pique por no haberse tomado la precaución de sujetar el ancla con un cabo de respeto.

El naufragio del Interviú: una vuelta al mundo muy corta

Eugenio Pire se propuso circunnavegar el globo en un Jouet 22 a finales de 1979, pero un temporal de Fuerza 10 en el Golfo de León se interpuso en su camino

El naufragio del Malu en la Mini Transat de 1981: al límite de lo imposible

“Asomé la cabeza por la escotilla de la cámara, y vi un aterrador acantilado definido en la noche. Buscaba una linterna cuando el barco, empujado por otras enormes masas de agua, chocó contra las rocas. La quilla se arrancó de cuajo”.

El naufragio del Estonia, una catástrofe contemporánea

El hundimiento del transbordador en medio de un fuerte temporal en el Mar Báltico se cobró 840 vidas, uno de los mayores desastres marítimos de las últimas décadas

Prisionero de su barco: 48 horas bajo la quilla y sin traje de agua

John Hutley decidió hacerse a la mar a pesar de que el parte no era bueno. Su sangre fría mientras aguardaba el rescate le salvó la vida.

Historias reales de náufragos entre la aventura y el drama

El autor recupera y amplía para Gaceta Náutica la serie de artículos de su libro ‘Temporales y naufragios’, publicado hace 22 años por Editorial Juventud, una obra de gran difusión destinada a prevenir accidentes en la mar