A BABOR Y A ESTRIBOR

BARTOMEU BESTARD

Presidente y CEO de Alcudiamar. Empresario y abogado, cuento con formación superior en Administración y Dirección de Empresas. Llevo más de 40 años, toda mi vida profesional, dedicado a la creación y gestión de infraestructuras náuticas. He presidido la patronal FENIB cuando aglutinaba al sector náutico, y también ANADE representando a marinas y clubes náuticos. Mejor unidos que separados. Me gusta el mar, su gente y su cultura colaborativa, que respeta el criterio independiente para poder opinar a babor o a estribor.

El partido náutico

«No es descabellado pensar en la aparición de plataformas electorales en defensa de nuestro sector, como ha ocurrido en Países Bajos con los agricultores»

El número de amarres permanece inamovible en Baleares desde el año 2000.

A principios del siglo XXI la población de las Islas Baleares era de 830.428 habitantes. En 2022 alcanzamos la cifra de 1.232.271 personas. Es decir, que cada año se incrementó la población en una media de 18.266 personas, una cifra equivalente a la población de una ciudad como Alcudia. 

En la última década se matricularon en Baleares 287.642 vehículos. Esto hace una media anual de 23.970 unidades, situando el parque de coches en Baleares en más de 1.067.897. Sólo en el año 2020, 652.640 automóviles se transportaron a bordo de buques en los puertos de Baleares.

En el año 2000 las plazas turísticas eran 264.774. En 2022 alcanzaron la cifra de 411.000 unidades, básicamente por la entrada en escena del turismo vacacional. Me estoy refiriendo  sólo al alojamiento reglado, al que habría que sumar toda la oferta alegal.   

En 2012 visitaron los puertos de Balears 632 cruceros. En 2022 recibimos 715 cruceros, cada vez de mayor tamaño y capacidad. En cambio, la actual planta de atraques es de unos 20.000 amarres, prácticamente la misma desde el año 2000. 

A pesar de estas cifras apabullantes, nuestro sector —el náutico en general y el de los puertos deportivos en particular— está permanentemente en el foco del lobby ecologista y sus aliados en la Administración como responsable de todos los males medioambientales. Somos culpables de la destrucción del territorio, la saturación, la gentrificación y el resto de plagas asociadas al turismo.  

En realidad somos un sector que, por diversos motivos, no hemos participado de la grande bouffe de los beneficios del turismo, pero ante la opinión pública el activismo ecologista pretende equipararnos a Gargantúa y Pantagruel

A su vez, la Administración nos ha tratado siempre como a una cenicienta. Lo cierto es que las instalaciones náuticas no sólo pagamos importantes cánones y tasas a la administración portuaria por el uso del dominio público (que en el caso de los puertos de interés general en Baleares alcanzó en 2020 el 68% de su recaudación total); también las obras de mejora e inversiones se pagan con los recursos financieros de las propias instalaciones náuticas, que pasan luego a engrosar el patrimonio de la administración. Esto no ocurre, por ejemplo, en el sector de los cruceros, cuya infraestructura se paga con recursos públicos y a su vez se les subvencionan las tasas por el uso del dominio público.

Pero no sólo se nos ha negado la posibilidad de crecer como los sectores antes mencionados y en consonancia con el incremento del número residentes, sino que se ha apuntado a los navegantes como responsables de la supuesta destrucción de posidonia. Semejante celo no se ha demostrado a la hora de detener los vertidos al mar de aguas residuales mal tratadas, mientras se ponía en marcha un mecanismo de vigilancia sobre los navegantes que los convertía directamente en sospechosos a los que se negaba el derecho  a la presunción de inocencia.

Con estos antecedentes nos acercamos a las elecciones, y es el momento de reclamar a los futuros gobernantes que presten al sector la atención que necesita una actividad económica de carácter estratégico para nuestra comunidad. Aquí van algunas ideas.

Una ordenación más racional de las instalaciones, ya sean amarres en agua o en seco, permitiría dar respuesta a una demanda creciente y no atendida. Esta carestía impide a los ciudadanos la realización de actividades náuticas por falta de infraestructuras portuarias suficientes. 

Es urgente la habilitación de espacios industriales en las zonas portuarias para la realización de labores de reparación y mantenimiento. No entender esta necesidad condena esta actividad a su ubicación en terrenos rústicos, o a su asfixia. 

Hay que resolver el problema de las prórrogas de las instalaciones náuticas, y hacerlo por vía legislativa tanto en el ámbito nacional como en el autonómico, dando seguridad jurídica y evitando así la actual judicialización que permite la normativa vigente. 

La armonización regulatoria entre los puertos de interés general y los puertos autonómicos es otro elemento imprescindible si no queremos incumplir el principio constitucional de igualdad ante la Ley.

La reciente reforma que permite el alquiler de embarcaciones privadas es una medida adecuada que dinamizará el sector, si bien debería exigirse para garantizar la calidad y seguridad del servicio que se haga a través de las empresas chárter debidamente autorizadas, evitando así la competencia desleal.  

Por último, es necesario dotar las zonas donde exista posidonia de equipamientos de fondeo suficientes y accesibles para las embarcaciones.

El sector, una vez más, espera una gestión comprometida de nuestros gestores públicos que vaya más allá de las buenas palabras. De lo contrario, no sería descabellado pensar en la aparición de plataformas electorales específicas para defender sus iniciativas. Así ha sucedido en Países Bajos, donde un movimiento campesino-ciudadano ha concurrido a las últimas elecciones regionales convirtiéndose en la fuerza más votada.

La multitudinaria manifestación en defensa del Real Club Náutico de Palma tal vez pueda dar una visión del peso y la fuerza potencial de los ciudadanos amantes de la navegación. El tiempo y lo que hagan nuestros políticos en el futuro inmediato dirán si ese malestar puede llegar a convertirse en la génesis de un partido en defensa de sus intereses

Guarda este artículo en formato PDF

Feria náutica, un modelo de éxito

El ahora conocido como Boat Show, que tuvo en sus orígenes un espíritu autonómico, se ha convertido en un evento de marcada proyección internacional

Nuevos retos, viejos problemas

La náutica precisa de una alta dosis de simplificación administrativa, que, sumada a la innovación, la tecnología y la sostenibilidad, permita desarrollar su gran potencial

El año que se nos va

A nivel legislativo, lo más destacable fue la modificación de la Ley de Puertos del Estado para que las concesiones portuarias anteriores a1992 puedan beneficiarse del sistema de prórrogas

Las tarifas de los amarres

Lo razonable sería que la APB las liberara los precios. Esto permitiría que los amarres de tamaño más reducido, la conocida náutica social, pudieran disfrutar de tarifas más bajas.

Los retos de Javier Sanz en la APB

Formación, conocimientos, experiencia, templanza, liderazgo y capacidad de gestión son cualidades que se concitan en la persona del nuevo presidente de la APB

La gobernanza de la APB

El Consejo debería estar formado por personas de perfil técnico

Es la hora de la política

La modificación de la Ley de Puertos del Estado para que las concesiones anteriores a 1992 puedan acogerse a prórrogas elimina una discriminación y es paradigma de la importancia de las buenas prácticas legislativas.

El mantra de la saturación

El uso de las embarcaciones en Baleares es sumamente estacional, incluso más que el turismo convencional, ya sea residencial u hotelero.

Luego lloraremos...

La administración pública ha logrado llevar al sector del mantenimiento de yates a una guerra fratricida

El imperio de la ideología

¿Por qué está vetada en Alcúdia la reparación industrial de embarcaciones mientras se promueve en el puerto de Palma? ¿Por qué las autoridades medioambientales impulsan el desarrollo de un emisario submarino en la Bahía de Alcúdia? La lista de preguntas ocuparía varios folios.

La innovación en las instalaciones náuticas

La innovación debe ser algo más que un bonito discurso, y solo se alcanza a través de la libertad de empresa y la imaginación de sus gestores.

El REB y el sector náutico

La Ley del Régimen Especial de las Illes Balears. (Ley 30/1998) ya identificaba el sector náutico como clave para el futuro de la economía balear

La hora de la alta política para el sector náutico

La Constitución y el Estatuto de Autonomía contemplan la competencia autonómica de los puertos deportivos, pero la APB necesita los ingresos de este sector para garantizar su independencia financiera.

Los ‘fondos buitre’ del sector náutico

Han aparecido en escena “depredadores” que buscan quedarse con un fondo de comercio que ni les es propio ni han contribuido a crearlo

Alcudiamar, tres décadas de singladura hacia buen puerto (y II)

El objetivo la reforma integral de la instalaciones ha sido conjugar en todo momento el desarrollo del negocio con el cuidado del entorno

Alcudiamar, tres décadas de singladura hacia buen puerto (I)

Hemos mejorado en muchos aspectos, pero siguen latentes muchos de los demonios que atenazan a la sociedad y por ende al desarrollo de nuestro sector

Por una economía azul, sin excusas verdes

La larga tradición de los mestres d’aixa, fabricantes de llauts y embarcaciones hoy se imbrica con la actual industria de la reparación y mantenimiento, conformando un potente sector

La imprescindible seguridad jurídica (y II)

Parece justo y razonable favorecer la continuidad de aquellos concesionarios y gestores que han desarrollado en los puertos potentes infraestructuras turísticas e industriales

La imprescindible seguridad jurídica (I)

Parece claro que algo está fallando en el diseño de las reglas de juego cuando se alcanzan unos niveles de litigiosidad tan elevados: es el momento de repensar el sistema