MENSAJES EN BOTELLAS

OSCAR SICHES

Navego desde los 6 años. Soy graduado del Liceo Naval en Argentina. Participé en cuantiosas regatas locales y algunas internacionales, y entre los 18 y los 29 años instalé circuitos eléctricos, reparé motores y monté neveras y congeladores en yates. Conozco bien el Mediterraneo. Fui gerente técnico de Sunseeker Alemania en Port Adriano hasta el 2000. En 2001 comenzó mi etapa de puertos deportivos como socio gerente del Pantalán del Mediterraneo y luego, en 2011, el Moll Vell.

El primo del aduanero

"No era alto, pero el descuido en el uniforme, su gran barriga y esa mirada desde detrás de la papada mal afeitada, imponía respeto a sus inmediatas decisiones y cómo nos afectarían..."

Su aspecto era el típico del funcionario que espera una nueva víctima. Iba armado y acabábamos de llegar a un lugar donde las garantías de toda índole escaseaban. No era alto, pero el descuido en el uniforme, su gran barriga y esa mirada desde detrás de la papada mal afeitada, imponía respeto a sus inmediatas decisiones y cómo nos afectarían. Su escritorio mostraba un bloc de papel, un periódico ya leído, la fórmica levantada y rota en tres lugares, un teléfono de dial giratorio, y la butaca donde asomaba la espuma a través de una costura abierta del tapizado.

Estábamos ante un oficial de inmigración y aduana en la costa africana.  Mi francés es bueno, e informé que yo era argentino, que habíamos recalado buscando abrigo por el mal tiempo. «Ah! Un Argentin! Ça c’est bon!», dijo el funcionario, y ví la luz del otro lado del túnel.

Es un fenómeno internacional, los ciudadanos de países del tercer mundo establecemos inmediatamente una conexión. El funcionario y yo ya estábamos hermanados. A continuación preguntó si llevábamos elementos prohibidos a bordo. No. ¿Vino?  Sólo para consumo propio. ¿Sobra alguna botella?  Podría ser. 

El Virgo Maris, Standfast 40 de bandera holandesa en ruta a Canarias y Martinica, era gratamente bienvenido en el reino. Pregunté dónde podía comprar un alternador, ya que el del motor del barco se había estropeado y sabía que las posibilidades de repararlo y que aguantara los 20 días de cruce del Atlántico eran remotas.  «¡Un primo mío le ayudará!», respondió el aduanero con cara de palabra de honor.

Ansiedad innecesaria

Seguir el viaje con cuatro huéspedes y sin baterías significaba no tener bombas de achique ni bomba de agua potable ni instrumentos ni radio ni luces de navegación. Poder se podía, pero sólo en emergencia, ya que a los huéspedes esa situación les generaba cierta ansiedad innecesaria.

Llega el primo, con aspecto de experiencia adquirida en prisión y riñas callejeras. «On y va!», comanda, una vez le muestro lo que necesitaba (llevaba el alternador roto conmigo por lo de la imagen que vale mil palabras). Instintivamente busqué el coche donde subirme, pero sólo vi una Mobilette que era la viva imagen mecánica de su dueño.  El primo llevaba bien el vehículo pese a mis 95 kilos en la grupa y el viejo alternador trabado entre su coxis y mi aparato reproductor. Las calles de tierra apisonada no ayudaban. Llegamos a la avenida principal y creí por un momento que ya casi estábamos. Los neumáticos de los camiones-tolva nos pasaban muy cerca, altos, amenazantes. Yo apretaba el alternador como si su integridad tuviera algo que ver con la mía.

Pasaban los letreros en francés y árabe, se reducía el ancho de las calles, se avejentaba la edad media de los coches en los que el óxido era el estado imperante. Vuelven las calles de tierra, una zona de chabolas, carteles sólo en árabe, y de repente paramos frente a una caseta hecha de bloques de cemento sin revoque donde un señor local bebía té de menta en un vaso algo grasiento. 

El primo me pide el alternador mientras yo calculaba los minutos que me quedaban de vida.  El del té lo observa, y se mete a través de una cortina de lona engomada.  A los cinco minutos aparece con un alternador nuevo como el que yo necesitaba. Pregunto el precio y pago en cash la mitad del costo de uno de segunda mano.  La vuelta al puerto en moto ya no pareció tan peligrosa. Llegamos a Martinica el 23 de diciembre de 1983 con las baterías cargadas. El aduanero ya había disfrutado su botella de vino.

 

CONÉCTATE AL PODCAST DE GACETA NÁUTICA

Quid pro quo

Somos maestros en evitar las obligaciones, sin darnos cuenta de que sólo si las cumplimos son posibles, como contrapartida, los derechos que tanto llevamos en la boca

Incongruencias

Suspender la construcción de nuevos puertos deportivos no me parece mal, aunque sería muchísimo más acertado planificarla utilizando los conocimientos de nautas, ingenierías y expertos en sostenibilidad.

Perdiendo calidad

Un varadero donde cantidad de pequeñas empresas hormigueen alrededor de un yate de gran eslora es un modelo que no funciona

Una agonía evitable

Francesc Antich es un Quijote político-administrativo que se deja llevar por el miedo de su falta de conocimiento y no se detiene a pensar en las consecuencias de sus acciones

Miquel, el patriarca

Coincidí con Miquel Suñer en varias reuniones, y en una donde me había expresado vehementemente, se me acerca y me suelta: «Oscar, eres buena persona, pero el buen mallorquín escucha y no abre la boca»

Nirvana de molusco

Pep tiene a mano una grúa de madera con una cuerda de mejillones y otra de ostras. Los alza, nos muestra, nos hace tocar. A mí ya me parece estar con Cousteau.

Morir por la boca

El conseller Mir dice que Baleares es el único lugar en el mundo donde hay planes de protección de la Posidonia:  será en su mundo pequeño.

Navegando el Camino de Santiago

Una experiencia muy recomendable para conocer Galicia desde el mar y disfrutar de sus encantadoras costas y del calor de sus gentes. Los gallegos te tiran su alma por la cabeza.