A BABOR Y A ESTRIBOR

BARTOMEU BESTARD

Presidente y CEO de Alcudiamar. Empresario y abogado, cuento con formación superior en Administración y Dirección de Empresas. Llevo más de 40 años, toda mi vida profesional, dedicado a la creación y gestión de infraestructuras náuticas. He presidido la patronal FENIB cuando aglutinaba al sector náutico, y también ANADE representando a marinas y clubes náuticos. Mejor unidos que separados. Me gusta el mar, su gente y su cultura colaborativa, que respeta el criterio independiente para poder opinar a babor o a estribor.

Es la hora de la política

La modificación de la Ley de Puertos del Estado para que las concesiones anteriores a 1992 puedan acogerse a prórrogas elimina una discriminación y es paradigma de la importancia de las buenas prácticas legislativas.

Embarcaciones amarradas en el puerto de Palma de Mallorca.

Desde este espacio de opinión hemos venido argumentando que la seguridad jurídica es el elemento nuclear para atajar las amenazas que se ciernen sobre las instalaciones náuticas de competencia estatal en las Islas Baleares.

La reciente modificación aprobada en el Parlamento Español de la Ley de Puertos del Estado y Marina Mercante elimina el tratamiento discriminatorio entre concesionarios. Esta diferencia regulatoria en los plazos tenía su origen en la Ley 18/2014 de aprobación de medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia.

La modificación, que obtuvo el respaldo de la práctica totalidad del arco parlamentario, es un buen ejemplo de la importancia de una buena práctica legislativa capaz de aunar grandes consensos. El resultado de la votación fue 317 diputados a favor, 10 en contra y una abstención.

El conocido aforismo, atribuido a distintos pensadores y políticos, según el cual “la política es el arte de lo posible”, toma hoy en nuestro caso verdadero sentido. Desde que se publicó la citada modificación legislativa en 2014, hemos sido muchos los defensores de la equiparación de los plazos entre las concesiones de ámbito estatal y autonómico. Aunque por desgracia esta no ha sido una defensa unánime, profesionales con una larga trayectoria en el sector llevamos trabajando más de 8 años para resolver este agravio comparativo.  

Con la nueva redacción se evita que las concesiones en vigor en el momento de aprobarse la Ley 27/1992 se queden “a los pies de los caballos” como consecuencia del efecto 2027.

Ahora, con esta modificación que pone fin a la injusticia que sufríamos los concesionarios dependientes de Puertos del Estado, se podrán otorgar prórrogas en los términos fijados en el Texto Refundido de la Ley de Puertos del Estado y de la Marina Mercante.

Este es un ejemplo muy claro de lo que he venido defendiendo en múltiples ocasiones desde esta tribuna, es decir, la necesidad de dar una solución legislativa a los distintos problemas que han provocado una litigiosidad exagerada en los últimos años, y que han dejado “víctimas” injustas por el camino.

Los más avispados y con más recursos económicos no siempre son los mejores a la hora de prestar un servicio concesional, pero sí son los que obtienen siempre mayores ventajas si el marco jurídico no ofrece la suficiente certeza y seguridad jurídica. De estos casos de competencia desleal tenemos innumerables ejemplos en todos los ámbitos.

Cuando casi en la totalidad de los concursos las controversias se tienen que resolver en los tribunales de lo contencioso-administrativo, habrá que convenir que el legislador no ha acertado en la claridad de la Ley que ha promulgado. Son los jueces con posterioridad los que se ven en la obligación de interpretarla.  

Queda claro que este es el camino para corregir y dar respuesta a los retos que tenemos planteados. Ahora surge la oportunidad para que el Govern que salga de las próximas elecciones dé respuesta a estas cuestiones que atenazan a empresas y clubes náuticos. Hay una madurez suficiente en el sector, y un posicionamiento claro y mayoritario en favor de buscar soluciones que pongan fin a la conflictividad surgida en los últimos años. Es el momento de salir de una vez por todas de los marcos contenciosos, y mucho más aún de los penales.

Se abre una nueva etapa, es la hora de la política y de las buenas prácticas legislativas.

Feria náutica, un modelo de éxito

El ahora conocido como Boat Show, que tuvo en sus orígenes un espíritu autonómico, se ha convertido en un evento de marcada proyección internacional

Nuevos retos, viejos problemas

La náutica precisa de una alta dosis de simplificación administrativa, que, sumada a la innovación, la tecnología y la sostenibilidad, permita desarrollar su gran potencial

El año que se nos va

A nivel legislativo, lo más destacable fue la modificación de la Ley de Puertos del Estado para que las concesiones portuarias anteriores a1992 puedan beneficiarse del sistema de prórrogas

Las tarifas de los amarres

Lo razonable sería que la APB las liberara los precios. Esto permitiría que los amarres de tamaño más reducido, la conocida náutica social, pudieran disfrutar de tarifas más bajas.

Los retos de Javier Sanz en la APB

Formación, conocimientos, experiencia, templanza, liderazgo y capacidad de gestión son cualidades que se concitan en la persona del nuevo presidente de la APB

La gobernanza de la APB

El Consejo debería estar formado por personas de perfil técnico

El partido náutico

«No es descabellado pensar en la aparición de plataformas electorales en defensa de nuestro sector, como ha ocurrido en Países Bajos con los agricultores»

El mantra de la saturación

El uso de las embarcaciones en Baleares es sumamente estacional, incluso más que el turismo convencional, ya sea residencial u hotelero.

Luego lloraremos...

La administración pública ha logrado llevar al sector del mantenimiento de yates a una guerra fratricida

El imperio de la ideología

¿Por qué está vetada en Alcúdia la reparación industrial de embarcaciones mientras se promueve en el puerto de Palma? ¿Por qué las autoridades medioambientales impulsan el desarrollo de un emisario submarino en la Bahía de Alcúdia? La lista de preguntas ocuparía varios folios.

La innovación en las instalaciones náuticas

La innovación debe ser algo más que un bonito discurso, y solo se alcanza a través de la libertad de empresa y la imaginación de sus gestores.

El REB y el sector náutico

La Ley del Régimen Especial de las Illes Balears. (Ley 30/1998) ya identificaba el sector náutico como clave para el futuro de la economía balear

La hora de la alta política para el sector náutico

La Constitución y el Estatuto de Autonomía contemplan la competencia autonómica de los puertos deportivos, pero la APB necesita los ingresos de este sector para garantizar su independencia financiera.

Los ‘fondos buitre’ del sector náutico

Han aparecido en escena “depredadores” que buscan quedarse con un fondo de comercio que ni les es propio ni han contribuido a crearlo

Alcudiamar, tres décadas de singladura hacia buen puerto (y II)

El objetivo la reforma integral de la instalaciones ha sido conjugar en todo momento el desarrollo del negocio con el cuidado del entorno

Alcudiamar, tres décadas de singladura hacia buen puerto (I)

Hemos mejorado en muchos aspectos, pero siguen latentes muchos de los demonios que atenazan a la sociedad y por ende al desarrollo de nuestro sector

Por una economía azul, sin excusas verdes

La larga tradición de los mestres d’aixa, fabricantes de llauts y embarcaciones hoy se imbrica con la actual industria de la reparación y mantenimiento, conformando un potente sector

La imprescindible seguridad jurídica (y II)

Parece justo y razonable favorecer la continuidad de aquellos concesionarios y gestores que han desarrollado en los puertos potentes infraestructuras turísticas e industriales

La imprescindible seguridad jurídica (I)

Parece claro que algo está fallando en el diseño de las reglas de juego cuando se alcanzan unos niveles de litigiosidad tan elevados: es el momento de repensar el sistema