CON SENTIDO COMÚN

GABRIEL DOLS

He presidido la Asociación de Navegantes (ADN) Mediterráneo durante cuatro años. Antes fui presidente del Club Nàutic S’Arenal (8 años) y formé parte de la Junta Directiva de la Federación Balear de Vela. Soy regatista por "navegación". Abogo por un mar en libertad y al alcance de todos los ciudadanos. No hay mejor motor que el sentido común.

Esperamos una mar mejor

«Adoctrinar y prohibir son herramientas del pasado y de corto recorrido temporal»

El 20 de mayo de 2019, una semana antes de las penúltimas elecciones autonómicas, el sector náutico organizó un acto abierto al público en el que reunió a los representantes políticos y candidatos de aquel momento y pidió un cambio en el modelo de gestión medioambiental para las Islas Baleares. Por desgracia, no pudo ser.

La Federación de Asociaciones y Actividades Náuticas para temas Medioambientales (FANMED) se presentó en sociedad el pasado día 17 de marzo en la Cámara de Comercio. En el acto se remarcaron tres ideas: no politizar el medio ambiente, promover el diálogo y la sostenibilidad (social, medioambiental y económica, ejes que marca la ONU en sus 17 Objetivos de desarrollo sostenible) y recuperar el método científico para la gestión medioambiental, en detrimento de los intereses de determinados agentes sociales.

El pasado 7 de mayo de 2023, FANMED invitó a todos los representantes de los partidos políticos a una mesa redonda en la sede de la CAEB para que conocieran cuáles eran las inquietudes del sector náutico en relación al medio ambiente y se propiciara un intercambió puntos de vista. No asistieron ni PSOE ni MÉS, partidos con responsabilidad de gobierno.

En la nota emitida posterior al acto, una de las conclusiones fue que «con un talante como el mostrado por todos los integrantes de la mesa, los ciudadanos en general, y el medioambiente en particular, saldremos beneficiados».

Ahora que la sociedad balear se ha pronunciado a favor de un cambio de rumbo, el sector náutico se siente esperanzado y confía en dejar atrás estos ocho años de aguantar a la capa el temporal que ha supuesto la gestión politizada del medio ambiente, de la cual da cuenta la sentencia del TSJB sobre el decreto de protección de la posidonia cuando afirma: «Puede compartirse la apreciación de las asociaciones recurrentes en el sentido que la proclamada acción administrativa en defensa de la protección de la especie amenazada nace ya recortada cuando renuncia a adoptar medidas efectivas para el control de una de las principales causas de dicha amenaza [los vertidos de aguas residuales]. Sin duda, por la implicación de la Administración en dichos vertidos». O el propio Govern cuando, al verse apretado por el asunto de la contaminación marina, se defendió diciendo: «No hay evidencias científicas de que el funcionamiento de los emisarios produzca  una afección negativa al hábitat de la posidonia».

Tal vez, no sea mucho pedir otro tipo de gestión, a juzgar por los hechos.

No quiero dejar de mencionar la importancia del diálogo en cualquier escenario social. En mi etapa como presidente de la Asociación de Navegantes del Mediterráneo-ADN, por dos veces solicité una reunión con la presidenta del Govern, Francina Armengol, en nombre del sector náutico cuando se empezaba a hablar del decreto de la posidonia, pero no hubo suerte. Nunca nos recibió.

Como presidente de FANMED, las dos únicas autoridades que no nos han dado audiencia han sido Armengol y el conseller de Medi Ambient i Territori, Miquel Mir.

Esto contrasta con la aceptación a nivel nacional e internacional que ha tenido FANMED, que ha sido invitada a participar, y así lo ha hecho, en el 5º Congreso Nacional de Clubes Náuticos celebrado en La Palma, con una ponencia sobre Fondeos y protección del fondo marino (28 de abril); en las XIX Jornades Tècniques de Ports de Catalunya, celebradas en Blanes, con una charla sobre Gestión medioambiental en las Islas Baleares (18 de mayo); en el Rencontres du Yachting Region Sud de Antibes (Francia), donde se volvió a tratar el tema de la posidonia en las Islas Baleares (31 de mayo); y en el Foro Náutico del Partido Popular (10 de mayo), en el que tuvimos ocasión de explicar nuestra propuesta de gestión medioambiental.

El día de nuestra puesta de largo, nuestra vicepresidenta, Isabel Teruel, dijo que «evitar el diálogo es debilidad y es la prueba más evidente de la inconsistencia de tus convicciones; sin diálogo no hay futuro». Es difícil no suscribir esta afirmación.

Nuestra Federación ha nacido con la vocación de aportar, de ayudar, de mejorar, de contribuir a un futuro más azul y más limpio. Somos conscientes de que, como cualquier colectivo, tenemos sin duda muchos aspectos que mejorar y corregir. El tema medioambiental no va de babor ni estribor, va de sentido común.

Por la proa tenemos retos medioambientales difíciles, pero con dialogo, humildad, trabajo, y sobre todo valentía (diciendo toda la verdad a la ciudadanía), entre todos avanzaremos. Para vencer hay que convencer. Adoctrinar y prohibir son herramientas del pasado y de corto recorrido temporal.

Confíamos en haber dejado atrás dejar la navegación a la capa. Largamos escotas, esperamos una mar mejor.

El medio ambiente es un asunto de todos

Las imposiciones y doctrinas actuales no están dando buen resultado

El doble rasero de los políticos con los vertidos queda acreditado

Análisis del auto que confirma el archivo de la denuncia de los navegantes contra el Govern por no perseguir la contaminación marina de sus propias depuradoras

¿Será tarde para que despierte la administración?

Es necesario atraer el emprendimiento de la sociedad civil para que aporte la semilla de innovación y el impulso necesario para esta “revolución” necesaria y que la Administración por sí sola no es capaz de llevar a cabo

Formentera, el futuro que les espera a la Islas Gimnesias

Las prohibiciones sin sentido y la demagogia verde amenazan con convertir Baleares en el paraíso exclusivo de adinerados foráneos

Més per Menorca secunda ahora las tesis del sector náutico

El autor considera que la moción de este partido en el Parlament pone en evidencia las carencias del decreto de la posidonia, reconociendo la falta de efectividad del comité creado para el seguimiento de la protección de esta planta.

El músculo dormido de la náutica social

Cuando despareció el Club Marítimo del Molinar y los políticos vieron que no pasaba nada, tomaron nota. Estaría bien que nos activáramos algún día.

Endavant!

Deberíamos plantearnos respuestas a preguntas tan sencillas como ¿Defiende el Govern la posidonia?

No se dejen confundir

La única duda sobre el daño de los vertidos a nuestras costas, a su fauna y flora, ha venido desde la propia Conselleria de Medi Ambient

Comité de posidonia: cuando el sabio señala la luna, el necio mira el dedo

El órgano creado para la protección de la planta marina sólo tiene dos representantes de la náutica y no ha presentado el informe prometido sobre los vertidos y las desaladoras

Hay vida más allá de la posidonia

El investigador Enric Ballesteros asegura que no es comparable el daño que producen las anclas con la pesca de arrastre. A su juicio, las malas prácticas en el fondeo podrían afectar a los sumo al 0,5% de la posidonia.

Ports IB: donde hay patrón, manda marinero

El Govern dice dar voz a la ciudadanía, pero sólo tiene oídos para quienes le votan

Plan General de Puertos de PortsIB: análisis y conclusiones

El autor revisa la nueva normativa autonómica, destaca sus aciertos y errores y ofrece alternativas